MAPP/OEA conmemora 4 años de la firma del Acuerdo Final de Paz y llama a persistir en su implementación

26 septiembre, 2020

Septiembre 26 de 2020. A cuatro años de la firma protocolaria del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, entre el gobierno de Colombia y las FARC-EP, la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) valora los logros alcanzados, y anima a las partes y a la sociedad en su conjunto a mantener y profundizar los esfuerzos tendientes a la implementación efectiva e integral.

El Acuerdo constituyó un hito nacional con impacto hemisférico y global. Facilitó la dejación y el silencio de miles de armas de las FARC-EP y, con ello, ha evitado miles de muertes y posibilitó el tránsito de esta guerrilla a partido político. Abrió también oportunidades para el abordaje de asuntos de dimensión histórica, como el desarrollo rural, el problema de las drogas ilícitas, y el acceso de las víctimas a sus derechos.

En el marco de su monitoreo territorial a los avances, desafíos y amenazas para la paz, la MAPP/OEA ha identificado también, como producto del Acuerdo, el impulso de numerosos espacios y procesos de participación ciudadana; el fortalecimiento de la interlocución entre comunidades y Estado; el rescate de agendas sociales, economicas, ambientales y culturales largamente postergadas por la violencia; una nueva arquitectura normativa e institucional para la atención de temas centrales para la seguridad y el desarrollo rural, y la llegada gradual de la institucionalidad a algunos territorios en los que antes no estaba o tenía limitaciones.

También que el funcionamiento del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR) contribuye a la garantía de los derechos de las víctimas y a la reconciliación. Asimismo, la puesta en marcha de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), concebidos desde y con los territorios, han resultado en una mejor comprensión de las condiciones, las necesidades y las preferencias de las comunidades.

“La MAPP/OEA reconoce que si bien la firma del Acuerdo en 2016 no ha alterado aún las estructuras que generaron y mantienen el conflicto armado, sí ha posibilitado avances significativos para la construcción de paz, a nivel social e institucional”, señala Roberto Menéndez, jefe de la MAPP/OEA. Agrega que “estos esfuerzos, incluída la solución pacífica de diferencias y conflictos subsistentes a través del diálogo, deben ser afianzados y profundizados para aliviar los graves impactos que sigue generando la violencia armada organizada, principalmente en la ruralidad”.  

La implementación del Acuerdo ha estado atravesada por dinámicas críticas. Grupos armados ilegales se disputan el control de las zonas dejadas por las FARC-EP, causando graves afectaciones a la población civil y amenazando la consolidación de la paz. A esto se suma el mantenimiento en armas de algunas facciones de esta guerrilla y la reincidencia de otras, que hoy conforman el fenómeno de las llamadas disidencias o grupos residuales.

Producto de estas dinámicas de conflicto armado, criminalidad e inequidad, la Misión ha alertado sobre la persistencia de desplazamientos forzados, confinamientos, instalación de minas antipersonal, homicidios, violencia sexual y amenazas que afectan, de manera diferencial, a mujeres, menores de edad, jovenes, liderazgos sociales, y autoridades y comunidades étnicas. También ha constatado la continuidad de la vinculación, reclutamiento forzado, uso y violencia sexual de niños, niñas y adolescentes. Además ha expresado preocupación por el incremento, desde 2016, de la violencia contra liderazgos que promueven la sustitución de cultivos ilícitos, la acción comunal, los Derechos Humanos y la defensa de territorios, y contra personas en proceso de reincorporación.

Si bien los obstáculos que persisten son variados y complejos, consolidar la paz completa es un fin último que requiere los más arduos esfuerzos y la responsabilidad de toda la sociedad. Por eso, la MAPP/OEA reitera su compromiso de seguir acompañando a las acciones de paz de comunidades e instituciones de Colombia, directamente desde los territorios más afectados por la violencia.

MAPP/OEA expresa preocupación por aumento de violencia de género en zonas vulnerables de Colombia durante la pandemia

22 junio, 2020

Bogotá, 22 de junio de 2020. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) expresa su preocupación por el aumento de las violencias basadas en género en contra de jóvenes, mujeres, lideresas y defensoras de derechos humanos en el marco de la crisis sanitaria, social y económica que supone el Covid-19 en el país.

En el marco de su monitoreo permanente, la MAPP/OEA ha constatado la profundización de las brechas, riesgos para el ejercicio de liderazgo de las mujeres y persistencia de afectaciones basadas en género en las zonas afectadas por el conflicto armado, específicamente en territorios como Antioquia, Arauca, Cauca, Córdoba, Nariño, Norte de Santander, Sur de Bolívar y Valle del Cauca.

La Misión reconoce los esfuerzos institucionales desplegados para adecuar y reforzar las medidas de atención a la violencia contra las mujeres durante la pandemia, al igual que la voluntad de sumarse a las estrategias hemisféricas de visibilización y respuesta. No obstante, hace un llamado a fortalecer el enfoque de género en los análisis, decisiones y acciones que den respuesta a la pandemia, con el fin de abordar las afectaciones generadas a los derechos de las mujeres al trabajo, la seguridad alimentaria, la participación política y a una vida libre de violencias.

“Nos sumamos al llamado por la protección de la vida de las mujeres, especialmente de quienes están en las comunidades más afectadas por el conflicto armado interno, la criminalidad y la inequidad, y reiteramos que una paz completa incluye el refuerzo de medidas institucionales que atiendan al impacto de la violencia de género, la llegada de mujeres a los espacios de decisión y el fin de los feminicidios” señaló Roberto Menéndez, jefe de la MAPP/OEA.

La Misión ratifica su compromiso con la protección de los derechos de las mujeres y su acompañamiento a mujeres, lideresas, organizaciones e instituciones colombianas en el fortalecimiento de la agenda de género y paz.

Link relacionado: CIM, OEA “COVID 19 en la vida de las mujeres. Razones para reconocer los impactos diferenciados”

MAPP/OEA advierte sobre continuidad de violencia de grupos armados ilegales contra población civil en Colombia

19 junio, 2020

Junio 19 de 2020. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) presentó hoy ante el Consejo Permanente de la Organización su vigésimo octavo informe semestral, en el que da cuenta de los altos niveles de hostilidad que, durante el segundo semestre de 2019, los grupos armados ilegales ejercieron contra comunidades y liderazgos sociales.

Roberto Menéndez, jefe de la MAPP/OEA, señaló que “alarma la persistencia del reclutamiento forzado de niños, niñas y adolescentes, así como la instalación de minas antipersonal y artefactos explosivos improvisados, el secuestro, la violencia sexual, el confinamiento y el desplazamiento”, que generan profundos impactos en comunidades indígenas, afrodescendientes y campesinas.

En 1.200 misiones de monitoreo, la MAPP/OEA constató que la continuidad en las acciones de expansión y control territorial de los grupos armados ilegales generaron afectaciones a la población del Bajo Atrato, Alto y Medio Baudó, Bajo Cauca, Sur de Córdoba, Sur de Bolívar, Catatumbo, Pacífico Nariñense y en los departamentos de Arauca, Antioquia, Cauca, Caquetá, Meta, Guaviare, Valle del Cauca y Putumayo.

La Misión de la OEA también advierte, con alta preocupación, sobre amenazas, hostigamientos, estigmatización, desplazamientos forzados y homicidios contra liderazgos comunales, de derechos humanos, reclamantes de tierras, promotores de la sustitución de cultivos ilícitos y autoridades étnicas, en territorios como Cauca, Antioquia, Caquetá, Guaviare, Meta, Nariño, Norte de Santander, Valle del Cauca y Chocó. El informe señala que el acceso a la tierra y la defensa del territorio siguen configurándose como escenarios de riesgo en el país. Además, llama la atención sobre graves afectaciones contra excombatientes en proceso de reincorporación.

Frente a este panorama, la MAPP/OPEA reitera su exigencia a los grupos armados ilegales a cesar todo ataque contra la población civil. También insta a las autoridades nacionales y locales a fortalecer la articulación de esfuerzos en favor de la protección y la no repetición de violencias. Además, renueva su llamado al Gobierno y al ELN a continuar la búsqueda de escenarios de diálogo.

La MAPP/OEA destaca los impactos positivos que ha traído para la paz la implementación de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), así como la activación de los Consejos Territoriales de Paz. Además, valora la llegada sostenida del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR) a los territorios más vulnerables.

Desde el semestre anterior, la Misión viene observando la persistencia del cultivo de hoja de coca como principal fuente de sustento en varios municipios, presiones e incentivos de grupos armados ilegales, desafíos frente a la implementación de planes de sustitución voluntaria y confrontaciones derivadas de la erradicación forzosa. “Insistimos en la necesidad de avanzar en la transformación de los territorios; también, en la generación de un diálogo amplio que aborde con determinación todas las dimensiones del fenómeno, en especial los relacionados con la narcoactividad. Es urgente ponerle fin a uno de los impulsores de la violencia en Colombia”, dijo el Jefe de Misión.

Frente a estos desafíos y el actual contexto de pandemia, la MAPP/OEA reafirma su compromiso con las comunidades e instituciones para seguir avanzando hacia una Paz Completa en Colombia.

El informe completo y los informes anteriores están disponibles aquí.

Declaración: un nuevo llamado a la Paz Completa

29 abril, 2020

Abril 29 de 2020.

El Covid-19 ha modificado hábitos, lógicas y dinámicas en el mundo entero. Y en medio de todos los esfuerzos para afrontar la crisis, emerge una prioridad: preservar la vida; apostarle a la vida.

En Colombia, esa apuesta también pasa por un imperativo: alcanzar la PAZ COMPLETA.  Es urgente ponerle fin a la violencia, la criminalidad y la inequidad, que siguen impactando de forma directa y preocupante a la población civil, especialmente a la más vulnerable que habita zonas rurales y profundas.

Defender la vida es jugársela por una paz que cese todas las afectaciones contra comunidades y liderazgos sociales; que silencie todas las armas y fusiles; que abra escenarios de diálogo y de acuerdos con los distintos grupos armados ilegales; que facilite la llegada integral y articulada del Estado, y que procure la seguridad y el desarrollo en todos los territorios de Colombia.

Lo hemos dicho e insistimos. La paz no es una opción; es un imperativo moral, social, cultural, económico, ambiental y político, y es, sobre todo, un compromiso con las comunidades más vulnerables y con las víctimas del conflicto armado.

La paz se construye con hechos. Por eso, reiteramos nuestro saludo a las recientes medidas adoptadas por el gobierno colombiano y el ELN, y los animamos a ampliarlas. También exigimos a todos los grupos armados ilegales cesar los ataques contra la población civil y el medio ambiente.

Hacemos un nuevo llamado al Estado para redoblar los esfuerzos que permitan cumplir políticas, acuerdos y medidas de paz; e invitamos a la sociedad colombiana en su conjunto a vencer la indiferencia y a involucrarse en la búsqueda de del derecho a la paz. La paz es de todas y todos.

No es momento de dar pasos atrás. Colombia está frente a una nueva oportunidad para acercar posiciones, alcanzar acuerdos y cumplirlos con los efectos transformadores que la realidad exige. Cuenten con la MAPP/OEA, porque seguiremos acompañando a Colombia en sus esfuerzos de paz. Ese ha sido, es y seguirá siendo nuestro compromiso.

Equipo MAPP/OEA

https://twitter.com/MAPPOEA/status/1255512582716297220?s=20

MAPP/OEA condena situación de violencia y llama a la Paz en Colombia

28 marzo, 2020

En estas horas difíciles, reiteramos la exigencia a los grupos armados ilegales a cesar todo tipo de afectación contra la población civil, la infraestructura y el ambiente.

Bogotá, marzo 29 de 2020. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) condena los graves hechos de violencia que se han registrado en los últimos días contra liderazgos sociales y de derechos humanos, así como las persistentes afectaciones a varias comunidades del país a causa del conflicto armado y la criminalidad, en medio de los enormes desafíos y amenazas que supone el COVID-19.

La MAPP/OEA reitera su repudio por el asesinato de Carlota Salinas, en el sur de Bolívar; Marco Rivadeneira, en el Putumayo; Ángel Ovidio Quintero, en Antioquia; y Omar Guasiruma y Ernesto Guasiruma, del pueblo indígena Embera en el Valle del Cauca, así como de tres personas en proceso de reincorporación en zona rural de La Macarena, Meta, e insta a las autoridades a avanzar en las investigaciones pertinentes.

La Misión de la OEA ha constatado con preocupación la continuidad de afectaciones por parte de grupos armados ilegales, como amenazas, confinamientos y desplazamientos forzados de comunidades en el Alto Baudó (Chocó), Roberto Payán (Nariño), Argelia y El Tambo (Cauca), y de hostigamientos a estaciones de policía en el Norte del Cauca que ponen en alto riesgo a la población civil. Asimismo, la Misión advierte sobre el incremento de tensión social en el marco de las erradicaciones forzadas de cultivos ilícitos en regiones como Caquetá, Putumayo y el Catatumbo, donde se registró una lamentable muerte.

La MAPP/OEA hace un llamado al Estado colombiano a multiplicar las medidas de prevención y protección del liderazgo social y de la población civil que habita zonas fuertemente impactadas por la violencia y la inequidad, reconociendo su preocupación y las diversas iniciativas implementadas hasta la fecha.

La Misión destaca los esfuerzos que están adelantando las autoridades nacionales, regionales y locales para prevenir y contrarrestar los efectos del COVID-19, y los alienta a disponer los recursos y las acciones necesarias para atender a las poblaciones que, en las actuales circunstancias, son vulnerables tanto al virus como a los efectos de las violencias y la desigualdad.

En estas horas difíciles, la MAPP/OEA reitera la exigencia a los grupos armados ilegales a cesar todo tipo de afectación contra la población civil, la infraestructura y el ambiente, así como a respetar la integridad del personal médico, sanitario y humanitario, público y privado, que trabaja incansablemente para afrontar la emergencia sanitaria. Este es un clamor de la sociedad colombiana y de la comunidad internacional.

Finalmente, la MAPP/OEA convoca a la sociedad colombiana en su conjunto a priorizar la convivencia pacífica, el bien colectivo, la solidaridad y el respeto de los derechos fundamentales. En este difícil escenario, en el que se reafirma la urgente necesidad de la paz completa, la Misión reitera su compromiso de seguir apoyando, bajo las actuales medidas de contingencia, a las comunidades e instituciones de Colombia.

OEA y Gobierno de Colombia celebran 15 años de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz

6 noviembre, 2019

Washington, noviembre 6 de 2019. Representantes de los países miembros y observadores de la OEA, funcionarios, miembros de academia, centros de pensamiento y de la comunidad colombiana residente en Washington se dieron cita para conmemorar los 15 años de trabajo ininterrumpido de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP/OEA), que desde 2004 monitorea y acompaña los esfuerzos de paz en los territorios más afectados por el conflicto armado, la conflictividad y la inequidad en el país.

El evento contó con la participación de Alejandro Ordoñez, Embajador de Colombia ante la OEA; Koncke, Jefe de Gabinete del Secretario General de la OEA, y Roberto Menéndez, Jefe de la MAPP/OEA.

“Estar al lado de las comunidades más vulnerables describe la razón de ser y es el rasgo distintivo de esta Misión. Estar donde se debe de estar cuando se debe de estar, para disuadir y generar entornos seguros, para escuchar y acompañar, para convocar la atención de las autoridades, para servir de puente, para procurar escenarios de diálogo y entendimiento”, dijo Menéndez. Añadió que esto le ha permitido a la MAPP/OEA conocer la realidad de los territorios y hacer recomendaciones a lo largo de estos tres lustros, a más de 20 instituciones del Estado Colombiano.

La conmemoración fue acompañada por la exposición fotográfica “15 Años HECHOS DE PAZ”, que retrata los aportes realizados por la Misión en esta década y media de trabajo cercano con las víctimas, comunidades rurales, autoridades nacionales y étnicas, organizaciones sociales, instituciones y comunidad internacional, entre otros.

Esta celebración en Washington se suma a las conmemoraciones que por sus 15 años está realizando la MAPP/OEA en sus 18 zonas de trabajo territorial, como Catatumbo, Arauca, Antioquia y Guaviare, a donde también ha llegado la galería fotográfica itinerante. Asimismo, la se da en el marco de la presentación del 27 Informe de la Misión ante el Consejo Permanente de la OEA.

COMUNICADO: Informe MAPP/OEA expresa preocupación por impacto a población civil y accionar de grupos armados ilegales en Colombia

Washington, 06 de noviembre de 2019. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) presentó hoy ante el Consejo Permanente su 27º informe semestral, en el que reitera su preocupación por la continuidad de graves afectaciones e impactos a la población civil, a causa de la presencia y el accionar de grupos armados ilegales que se disputan el control de territorios y de rentas ilícitas, como el narcotráfico.

Producto de más de 1600 misiones en 860 veredas y corregimientos del país, la MAPP/OEA constató que durante el primer semestre de 2019, comunidades en el Bajo Cauca, Catatumbo, la costa pacífica nariñense y Chocó fueron víctima de confinamientos y desplazamientos forzados. También advirtió que líderes y lideresas sociales, comunales, campesinos, étnicos y de derechos humanos fueron amenazados, atacados y asesinados en los departamentos de Antioquia, Arauca, Bolívar, Caquetá, Cauca, Chocó, Nariño y Norte de Santander.

La MAPP/OEA condenó y llamó especial atención sobre la fuerte violencia y vulneración de derechos que enfrentan los pueblos indígenas. Dos atroces masacres perpetradas en el Cauca a finales de octubre de 2019, en un lapso de dos días, así como los recurrentes asesinatos de comuneros, guardias y otras autoridades indígenas, ponen de relieve las graves afectaciones a las comunidades étnicas y rurales, en contextos de conflicto, criminalidad e inequidad alimentados por el narcotráfico.

Como resultado de su monitoreo permanente en 205 municipios, la MAPP/OEA también identificó el aumento de la violencia política en contra de candidatos y candidatas a cargos de elección popular, e identificó las afectaciones que, por razones de género, enfrentaron las mujeres candidatas. Asimismo, la Misión visibilizó la continuidad de reclutamiento forzado de niños, niñas y adolescentes, principalmente en comunidades afro e indígenas.

“Insistimos en la necesidad de avanzar en acciones eficaces que tengan en cuenta las particularidades y riesgos específicos, que avancen en el involucramiento de las poblaciones afectadas en los mecanismos ya creados, y que articulen a las autoridades del orden nacional, regional y local”, señaló Roberto Menéndez, Jefe de la MAPP/OEA.

Finalmente, la Misión valoró las acciones adelantadas por el Gobierno de Colombia para avanzar en la consolidación de la paz, entendiendo la complejidad y envergadura que implica este anhelado propósito.

Entre ellas destacó el impulso a la implementación de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) y la definición de cinco Zonas Estratégicas de Intervención Integral, también conocidas como Zonas Futuro. Allí el Gobierno nacional busca garantizar una acción coordinada y sostenida del Estado para mitigar las acciones violentas y promover la integridad de las comunidades, el desarrollo local, la protección medioambiental y el control institucional del territorio. La MAPP/OEA acompañará y monitoreará de cerca esta iniciativa, y continuará advirtiendo los desafíos en éstas y otras zonas que también requieren la actuación efectiva del Estado.

El informe completo y los informes anteriores están disponibles aquí.

MAPP/OEA condena masacre contra autoridades indígenas del resguardo Tacueyó, Cauca

29 octubre, 2019

Bogotá, 29 de octubre de 2019. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) repudia el asesinato de al menos cinco autoridades y guardias indígenas del resguardo Tacueyó, en el departamento del Cauca, perpetrados por grupos armados ilegales con presencia en la zona. La Misión hace un urgente llamado a la institucionalidad competente para coordinar con las autoridades indígenas los recursos necesarios que garanticen la seguridad de sus comunidades y liderazgos.

La MAPP/OEA lamenta el homicidio de Cristina Bautista, autoridad Neehwe’sx, y de los comuneros José Gerardo Soto, Asdruval Cayapú, Eliodoro Inscue y James Wilfredo Soto, al tiempo que se solidariza con sus familiares, la comunidad Nasa y las seis personas que resultaron heridas en estos repudiables ataques, entre los que se encuentran miembros de la guardia indígena.

La MAPP/OEA está al tanto, monitoreando el desarrollo de estas dinámicas y visibilizando los impactos de la grave situación que se registra en el Cauca.

Asimismo, reitera su compromiso de seguir acompañando a los grupos y colectivos étnicos del país en los esfuerzos tendientes a la garantía de sus derechos y a la construcción de paz.

MAPP/OEA repudia asesinato de candidata a Alcaldía de Suarez y violencia política contra mujeres en Colombia

3 septiembre, 2019

Bogotá, 03 de septiembre de 2019. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP/OEA) condena y lamenta el cruel asesinato de Karina García, candidata a la Alcaldía de Suarez (Cauca) y sus acompañantes, ocurrido el 02 de septiembre en el corregimiento de Betulia.

Este grave hecho supone una violación a la democracia y al ejercicio político en Colombia, al tiempo que pone en especial evidencia las afectaciones y la violencia política que por razones de género enfrentan las mujeres candidatas a cargos de elección popular a nivel local, especialmente en zonas de conflicto armado, criminalidad e inequidad.

En el marco de su trabajo en los territorios, la MAPP/OEA ha constatado la existencia de altos índices de violencia contra las mujeres candidatas y en ejercicio de cargos públicos, lo que constituye un elemento de riesgo para el proceso político y electoral.

La Misión reconoce la voluntad del Gobierno Nacional y del Organismo Electoral para prevenir, atender y sancionar la violencia política. Sin embargo, hace un llamado a redoblar las acciones que garanticen la participación y representación de las mujeres en las contiendas electorales, así como a superar las brechas de género asociadas a sus derechos políticos.

Al mismo tiempo, la MAPP/OEA renueva su llamado a las instituciones del Estado para garantizar el ejercicio de liderazgo de las mujeres a nivel local, departamental y nacional, con acciones efectivas y oportunas de prevención, protección, judicialización y no repetición. También hace un llamado a la sociedad en su conjunto a mantener un rol propositivo frente a esta problemática.

La Misión de la OEA en Colombia impulsa el fortalecimiento de las capacidades electorales de más de 150 candidatas en zonas de alta conflictividad, a través de diversas iniciativas en las que se abordan estas preocupaciones y sus alcances.

La MAPP/OEA ratifica su compromiso de seguir monitoreando y acompañando la llegada de las mujeres a cargos de poder local. La consecución de este logro será uno de los síntomas más relevantes del fortalecimiento de la democracia y la construcción de paz en Colombia.

MAPP/OEA rechaza llamado a las armas de disidentes de las FARC

29 agosto, 2019

Bogotá 29 de agosto de 2019. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) hace extensivas las declaraciones del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, en condena a la decisión de alzamiento en armas de un grupo de personas que participaron en el proceso de paz entre la guerrilla de las FARC y el Gobierno de Colombia.

La Misión rechaza la violencia como medio para dirimir diferencias sociales, políticas y de todo tipo, y renueva su llamado para que dichas diferencias se tramiten a través de canales institucionales y pacíficos. Además, exhorta a este grupo a sumarse a la determinación de la gran mayoría de excombatientes que han decidido recorrer el camino de la reintegración y la paz.

La MAPP/OEA hace un llamado a la comunidad internacional y nacional para seguir rodeando el proceso de paz en Colombia, valorando los logros alcanzados. Insta al Gobierno nacional para que continúe avanzando en la implementación del Acuerdo Final y profundice los esfuerzos en aquellos temas pendientes donde posan diversos desafíos.

La Misión también hace un llamado a las fuerzas sociales y políticas de Colombia a recorrer el camino de mesura y unidad, que contribuya a superar las adversidades que presenta el proceso de paz en su desarrollo.

Finalmente, la MAPP/OEA reitera su compromiso de seguir acompañando la construcción de paz en Colombia a través del trabajo que adelanta desde hace 15 años en las zonas más afectadas por el conflicto armado, la criminalidad y la inequidad.