Comunidades de Arenal y Morales (Bolívar) despejan dudas sobre desarrollo rural para la paz

Más de 45 representantes de organizaciones sociales, productores y pescadores, asociaciones de mujeres y víctimas, personerías y alcaldías participaron en las reuniones de socialización sobre la implementación del punto de Reforma Rural Integral pactado en los acuerdos del Teatro Colón y del Decreto 902/17.

Los participantes aprovecharon el espacio, liderado por la Agencia Nacional de Tierras (ANT) y la Defensoría del Pueblo, para aclarar las dudas sobre los procesos de adjudicación de baldíos y el avance avanza el Registro de Sujetos de Ordenamiento (RESO) en la Zona de Reserva Campesina de Arenal y Morales.

A su vez, la Agencia de Renovación del Territorio (ART) tuvo oportunidad de socializar los avances en la implementación del Plan de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) en esta región, al tiempo que alentó a las comunidades y a sus líderes a participar en la etapa municipal de la elaboración de este plan.

El evento se desarrollo los días 20 y 21 de marzo, con el acompañamiento de la MAPP/OEA. Para la Misión, el acercamiento entre la insitucionalidad y las comunidades es clave para una mejor comprensión e implementación de los acuerdos logrados con las ex FARC-EP. En ese sentido la Misión seguirá apoyando a la institucionalidad y a las organizaciones sociales en sus esfuerzos por construir una paz territorial, estable y duradera.

Comunicado: MAPP/OEA expresa preocupación por persistentes afectaciones a población civil del Bajo Cauca

Bogotá, 22 de febrero de 2018. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) se une a las voces de preocupación y rechazo frente a los desplazamientos forzados y graves afectaciones que sufre la población civil de diferentes veredas de Cáceres y Tarazá (Antioquia) y San José de Uré (Cordoba) generadas a raíz de los enfrentamientos entre grupos armados ilegales.

En Cáceres, los enfrentamientos y amenazas de nuevos enfrentamientos entre estructuras armadas por el control ilegal del territorio han provocado el desplazamiento de cerca de 1.500 personas, desde mediados de enero hasta la fecha, según cifras de la Alcaldía. En Tarazá, la MAPP/OEA ha tenido conocimiento del desplazamiento de más de 50 personas. Comunidades campesinas, afrodescendientes e indígenas del pueblo Zenú se han desplazado hacia el casco urbano, y en menor medida hacia Caucasia y Medellín. También se registran violaciones de derechos humanos en San José de Uré, sur de Córdoba.

La Misión ha constatado en terreno que las hostilidades entre grupos ilegales continúan y, con ello, las afectaciones a la población civil. Además del desplazamiento, también se registran homicidios y confinamiento de comunidades intimidadas por el accionar de estructuras ilegales.

En el marco de su mandato, la MAPP/OEA ha dado a conocer de manera oportuna al Gobierno nacional los escenarios de afectación que están sufriendo las comunidades del Bajo Cauca y del sur de Córdoba.

La Misión reconoce las acciones y esfuerzos que la institucionalidad está adelantando en el país y en la zona. Preocupa a la MAPP/OEA que los hechos de violencia y victimización continuen o aumenten en el futuro cercano en estos territorios. También preocupa la emergencia social y humanitaria que enfrentan las poblaciones desplazadas, así como la capacidad local para atenderla de manera oportuna e integral.

En este sentido, la MAPP/OEA renueva su llamado al Gobierno nacional para brindar garantías efectivas de prevención de afectaciones, protección de la población y garantías de no repetición para esta población, históricamente afectada por la violencia armada y criminal. Asimismo, a las autoridades regionales y a la comunidad internacional para aunar esfuerzos tendientes a aliviar las difíciles condiciones de desarraigo.

La Misión continuará en el territorio acompañando a las comunidades e instituciones para articular esfuerzos tendientes a encontrar salidas a las graves afectaciones que tienen lugar, y para fortalecer las iniciativas de construcción de la paz que todos anhelamos.

EL ESPECTADOR: Misión de paz de OEA en Colombia se amplía hasta 2021

La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP / OEA) se extendió hasta finales de 2021. Así quedó establecido en el séptimo protocolo adicional firmado este martes por la ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, y el jefe de la Misión, Roberto Menéndez.

La canciller Holguín agradeció el compromiso de la Misión en la construcción de paz en Colombia para estos próximos cuatro años, a la vez que resaltó el trabajo de la organización durante 14 años en el país.

Por su parte, el jefe de la MAPP / OEA, Roberto Menéndez, dijo que se hará especial énfasis en el tema de cultivos ilícitos y la protección de líderes sociales y campesinos que viven en amenaza de diferentes actores armados por los procesos de sustitución. “Con esta nueva firma vamos a continuar haciendo esta tarea que venimos realizando, vamo a seguir priorizando nuestras actividades en aquellos temas que constituyen verdaderos desafíos para la paz”, señaló Menéndez.

El jefe de la misión insitió en que seguirán el trabajo de acompañamiento en temas fundamentales como la situación de comunidades, líderes sociales, comunales y étnicos: “Son afectaciones generadas por grupos ilegales, criminales y aquellos violentos que todavía sumen a Colombia en esta tragedia de la que los colombianos están tratando de salir”.

Las labores de monitoreo de la misión se realizarán de forma directa “en más de 400 centros poblados de 127 municipios y 15 departamentos, con énfasis en zonas rurales, áreas remotas, Consejos Comunitarios, Resguardos y Cabildos indígenas. Para hacerlo, la Misión dispone de 16 oficinas permanentes y un equipo móvil que realiza misiones especiales a lo largo del país”.

Cabe recordar que desde 2004, la MAPP / OEA ha acompañado más de 80.000 víctimas participantes en Justicia  y Paz, a 20.000 desmovilizados en su proceso de reintegración. a 6.000 participantes en proyectos de Construcción de Paz, a  1.600 líderes comunitarios en su reparación integral, y 30 procesos de restitución de tierras y territorios.

La misión tiene tres áreas de trabajo principales:  Dinámicas territoriales de seguridad, con énfasis en el monitoreo a las afectaciones a las comunidades y líderes sociales, y en los conflictos sociales actuales y potenciales; construcción de paz, con énfasis en restitución de tierras, reparación a víctimas y participación; y  Justicia transicional, con énfasis en condiciones carcelarias y armonización entre justicia ordinaria, indígena y transicional.

Para ver nota en el medio haga click aqui

Caracol Radio: OEA pide a Gobierno y ELN mantener el cese bilateral al fuego

El jefe de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la OEA, Roberto Menéndez, señaló que la paz no es una opción, sino una obligación del Estado que incluso se plasmó así en la Constitución, de manera que acciones como el cese bilateral al fuego van en este sentido y, además, preservan la vida de miles de colombianos.

Durante el acto de renovación del mandato de esta misión en Colombia por 4 años más, señaló que desde el organismo multilateral “no podemos más que exhortar y alentar, tanto a los representantes del Gobierno como a los del ELN, para que nunca dejen de dialogar y jamás dejen de mantener o hacer crecer o estructurar más el cese al fuego”.

Aquí lo que está en juego es la vida, la tranquilidad y los derechos de la gente. En segunda medida, como corresponde, la institucionalidad, la legalidad y los intereses de las fuerzas insurgentes”, consideró.

La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) continuará su trabajo hasta finales de 2021, según el séptimo Protocolo Adicional al Convenio entre la República de Colombia y la Secretaría General de la OEA para el acompañamiento al proceso de paz en Colombia, firmado en Bogotá por el Gobierno colombiano y la organización hemisférica.

Esta delegación, más conocida como la ‘MAPP/OEA’ continuará, de esta manera, las tareas referentes al monitoreo en los territorios más afectados por el conflicto armado, identificando desafíos y amenazas para la consolidación de la paz.

Además, seguirá entregando al Estado colombiano análisis contrastados y recomendaciones oportunas, con miras a facilitar la toma de decisiones que contribuyan a afianzar una paz estable y duradera.

“Ninguna organización internacional conoce Colombia mejor que la OEA”: Embajador del Reino Unido en Colombia

bajocauca

El anuncio de la paz desde el corazón del conflicto

Blog: Peter Tibber, Embajador del Reino Unido

El Tiempo

El día del histórico anuncio del acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC yo estaba en un lugar remoto del Bajo Cauca con la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la OEA. La Misión ha estado en Colombia por 12 años por invitación del Gobierno. Su trabajo es monitorear y acompañar las políticas de paz. Tiene 15 oficinas regionales permanentes; todas hacen misiones regulares de monitoreo en áreas afectadas y remotas del país. Ninguna organización internacional conoce Colombia mejor que la OEA. Ellos usan la información y observación que colectan para ayudar a informar y orientar la política del Gobierno. El Reino Unido ayuda a financiar la Misión.

En el lugar hablamos con población civil, policía, militares, líderes comunitarios, indígenas, grupos afro descendientes y víctimas del conflicto. Muchas de estas personas viven en condiciones muy difíciles. Muchas de las comunidades han sido desplazadas, algunas, más de una vez. Vivieron bajo la amenaza de ataques por parte de tres grupos armados. En algunos lugares los grupos impusieron toques de queda. A pesar de años de esfuerzos las comunidades siguen sin tener posesión legal de sus tierras. Las oportunidades de tener una vivienda digna son escasas, en muchas áreas la actividad tradicional es la minería artesanal pero esto ha sido suspendido por la mecanización, en su mayoría informal, los dos procedimientos altamente dañinos para el medio ambiente. La tierra es muy fértil pero en ausencia de decenas de vías cuesta más llevar los cultivos al mercado que lo que cuesta venderlos allí. Hay escuelas, pero pocos servicios de salud. Poca o ninguna presencia de policía, Fiscalía o cortes.

La mayoría de las personas con las que hablé están a favor del acuerdo de paz. Como es entendible y dado hasta ahora las negociaciones han terminado, ellos no conocen los detalles y lo que significa para sus vidas y sus comunidades. En concreto, ellos celebraron que las FARC han aceptado el cese al fuego. Pero, y qué pasa con los demás? Y qué pasa con los espacios desalojados por las FARC? Las prioridades de las comunidades de diferentes mezclas étnicas de esta región fueron muy consistentes: seguridad, propiedad de la tierra y acceso al mercado.

Hablar con estas comunidades mientras veía algunas imágenes en televisión de la finalización del acuerdo en la Habana y la alocución del Presidente a la nación fue un momento dramático. El acuerdo de paz es un momento histórico. El Presidente Santos se merece un gran crédito por el coraje y liderazgo que ha demostrado. Por supuesto que el acuerdo es controversial. Hacer los compromisos necesarios con un movimiento armado violento que ha cometido terribles actos es difícil de aceptar. Pero desde el corazón del conflicto las personas con las que hablé fueron claras en que el acuerdo de paz ayudará. Sin embrago, en lo que también fueron enfáticos fue en que este acuerdo de paz es sólo un comienzo. Ellos son víctimas no sólo del conflicto armado sino de décadas de ausencia del Estado y de la falta de inversión significativa en infraestructura social o económica.

Para ver el contenido en El Tiempo, haga clic aquí.