La Comisión de la Verdad y la JEP llegan a Buenaventura a través de encuentro con periodistas comunitarios

A principios del mes de julio, la oficina regional de Cali de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP/OEA), apoyó un taller de socialización sobre el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR) en la ciudad de Buenaventura.  Esta actividad de pedagogía y socialización fue liderada por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en asocio con la MAPP/ OEA y contó con la participación del enlace en Buenaventura de la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad (CEV).

El taller permitió a los comunicadores de organizaciones sociales y periodistas comunitarios de la región conocer los avances, funciones y rutas de acceso ante la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad (CEV) y la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), así como sobre su relación con Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas (UBPD).

La MAPP/OEA apoyó este espacio, que fue muy válido para favorecer la articulación y el acercamiento del Sistema en el territorio. En la apertura del Taller, la Misión resaltó el trabajo de medios y periodistas como actores fundamentales para el proceso de paz y en la Justicia Transicional, sensibilizando a los asistentes sobre la importancia de que comunicadores y periodistas locales conozcan el Sistema y puedan convertirse así, en actores capaces de replicar y hacer pedagogía en las comunidades sobre estos temas.

En relación con el Sistema, ya existe un trabajo adelantado para la región. El pasado 11 de julio fue el lanzamiento de la Casa de la Verdad en Buenaventura, con el fin de que las comunidades de esta región del pacífico colombiano puedan contar con un espacio para la construcción de una verdad territorial. De igual forma, la JEP ha adelantado una serie de espacios de pedagogía con organizaciones sociales para capacitarlas sobre cómo pueden participar en el proceso mediante la presentación informes ante esta jurisdicción.

Los asistentes celebraron y agradecieron la presencia de estas entidades en Buenaventura, así como la posibilidad de tener interlocutores en el territorio con quienes exponer sus dudas y casos, resaltando la importancia de los avances que se han presentado en esta región, que ha sido marcada por la violencia del conflicto armado durante años.

A través de sus oficinas regionales, la Misión de Apoyo al Proceso de Paz viene acompañando este tipo de talleres locales, con el fin de fortalecer los procesos de  pedagogía sobre el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRN), así como su articulación con las comunidades y organizaciones sociales para impulsar la construcción de memoria y procesos de reparación en los territorios.

COMUNICADO: Más de 1.400 libros donados fueron entregados en el marco de la campaña “Donar un libro es un hecho de Paz”

Bogotá, 25 de julio de 2019. Durante la pasada Feria Internacional del Libro de Bogotá, que se llevó a cabo entre el 24 de abril y 6 el de mayo, los asistentes donaron 1.400 libros en el marco de la campaña Donar un libro es un Hecho de Paz. Esta iniciativa, liderada por la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP/OEA) y la FILBo, con el apoyo del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), busca servir como puente para que más libros lleguen a los territorios afectados por el conflicto armado en el país.

Durante 13 días, los visitantes donaron libros de distintas temáticas, principalmente relacionadas con cultura de paz, Derechos Humanos, resolución de conflictos, participación, equidad y temas afines, que posteriormente fueron entregados a 47 iniciativas locales, entre escuelas, organizaciones sociales y de líderes, asociaciones de educadores, consejos comunitarios, colectivos juveniles, centros comunales y bibliotecas en zonas rurales del país.

“Queremos agradecer a quienes con la donación de uno o varios libros sumaron hechos de paz para los territorios más afectados por el conflicto armado. Sabemos que estos libros ayudarán a impulsar procesos sociales, comunitarios y educativos, y también a propiciar nuevos intereses y perspectivas de paz entre niños, niñas, jóvenes y adultos” expresó Roberto Menéndez, Jefe de la MAPP/OEA.

Por su parte, Sandra Pulido Urrea, directora de la FILBo para la Cámara Colombiana del Libro aseguró, “para la FILBo es fundamental continuar liderando estas iniciativas y generando hechos de paz a través de los libros, nuestra misionalidad desde la Cámara Colombiana del Libro es que el poder de la lectura, siga transformando nuestra sociedad en cada rincón del país”.

“Unirnos a esta iniciativa permite que los libros, cartillas, crónicas radiales y documentales que producimos lleguen a todas las regiones del país, lo cual contribuye a que una mayor cantidad de personas pueden acceder a los contenidos y hacer reflexiones profundas y críticas sobre la memoria histórica”, aseguró Darío Acevedo, Director General del CNMH.

La distribución se realizó a través de la empresa Envía y de las oficinas regionales de la MAPP/OEA, en Apartado, Arauca, Cali, Caucasia, Cúcuta, Florencia, Medellín, Montería, Ocaña, Pasto, Popayán, Puerto Asís, Quibdó, San José del Guaviare, Tumaco, Valledupar y Villavicencio.

La MAPP/OEA y la FILBo reafirman su disposición de continuar aunando esfuerzos en favor de la construcción de paz en Colombia y anuncian que esta campaña tendrá su segunda edición en la FILBo del 2020.

SEMANA: ‘ELN y disidencias de las Farc: el ‘coco’ de los niños en 19 zonas del país’

Jueves, 11 de julio 2019

A pesar de que la participación de menores en el conflicto armado parecía extinguirse con el acuerdo paz, este flagelo sigue vigente. Un nuevo informe de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la OEA enciende las alarmas


La historia de Paula (*), de 13 años, parecía un caso más de deserción escolar en la vereda Cortaderal, municipio de Ituango, Antioquia. Pasó dos meses sin regresar al colegio en donde cursaba sexto grado. Sin embargo, resultó ser un caso de reclutamiento y abuso sexual cometido por las disidencias del frente 18 de las Farc. Tuvo suerte. Tropas del ejército la rescataron en medio de un combate con ese grupo criminal y la entregaron al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). 

Aunque Paula está a salvo, otros niños como ella viven situaciones similares. Según el secretario de Educación de Antioquia, Néstor Restrepo, a principios de 2018 las veredas de Ituango registraron 5.100 estudiantes, pero al finalizar el año tenían 300 menos. “En un consejo de seguridad, una profesora informó que grupos armados se llevan reclutados a los niños, y que esa era una de las causas de deserción escolar”, explicó el funcionario.

Pero no solo ocurre en Ituango. En todo el departamento de Antioquia, 400 niños están en riesgo de convertirse en instrumentos de guerra. Por ejemplo, en el municipio de Cáceres, la Institución Educativa Monseñor Gerardo Patiño tenía 2.250 estudiantes matriculados entre 2017 y 2018, pero, de acuerdo con un profesor de la institución que prefiere no revelar su nombre por seguridad, este año solo se matricularon 1.400 alumnos. Lo que quiere decir que más del 32 % desertó.

“Es extremadamente doloroso llegar al aula de clase y que la mamá llegue al colegio a sacar los papeles del niño y diga: ‘Me lo voy a llevar porque hay orden de reclutar menores y yo no quiero que mi hijo forme parte de esto’. Se siente una impotencia tremenda porque si intervenimos directamente, nos matan”, cuenta el profesor.

También ocurre hacia el sur del departamento, en San José de Apartadó, una de las regiones más golpeadas por el conflicto armado. Después de que el Gobierno firmó el acuerdo de paz con las Farc, el municipio quedó a merced de los paramilitares. Según cuenta uno de los miembros del consejo interno de la Comunidad de Paz, en los últimos dos años creció el número de integrantes de este grupo criminal y con ello, el riesgo de reclutamiento infantil.

“Esa gente ha estado de vereda en vereda informando sus objetivos: ocupar el territorio y no permitir la presencia de otro grupo armado. En esas visitas también le ofrecen a los campesinos que se unan a ellos y a cambio les pagan un sueldo. Hoy sabemos que 50 personas se unieron a su red, de las cuales hay cinco niños a quienes tienen trabajando como informantes. Eso nos duele mucho como comunidad, porque nosotros hemos venido educando a la juventud en el respeto y el perdón”.

Un año peligroso para los niños

Más allá de Antioquia, los casos de reclutamiento se esparcen sin control por el país. Hay alertas en otras regiones como Chocó, Nariño, Cauca, Córdoba y Meta, según la Defensoría del Pueblo. Territorios que han liderado históricamente las estadísticas de desvinculación de menores de grupos armados. De los 6.570 niños que han salido de las filas de las grupos armados desde 1999, 2.726 corresponden a estas regiones, de acuerdo con el ICBF.

El informe más reciente de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la OEA (MAPP/OEA), elaborado sobre las lecciones de más de 1.600 misiones en todo el país, revela cifra alarmantes. De acuerdo con el documento presentado este miércoles frente a la OEA, los grupos armados continúan reclutando menores en 19 zonas de Colombia, principalmente en regiones habitadas por comunidades afro e indígenas. Por ejemplo, señala el informe que el ELN se ha fortalecido llevando a sus filas menores de edad principalmente en Chocó: Alto Baudó, Bajo Baudó, Bojayá, Riosucio y Juradó. También lo están haciendo en zonas como el Catatumbo (Norte de Santander) y en Segovia (Antioquia), Santa Rosa del Sur y Simití (Bolívar). 

Sobre las disidencias de las Farc, el informe señala que el reclutamiento se ha fortalecido en lugares como Suárez y Corinto (Cauca); Cartagena del Chairá y Solano (Caquetá); San José del Guaviare y Miraflores (Guaviare); San Vicente del Caguán; La Macarena (Meta); y Arauca y Arauquita (Arauca).

Pero eso no es todo. La Coalición contra la Vinculación de Niños, Niñas y Jóvenes al Conflicto Armado en Colombia (Coalico) aseguró a principio de año que el reclutamiento infantil creció. Esta organización, que cada año monitorea las acciones que afectan a los menores de edad en el marco del conflicto armado, reveló que en 2017 se reportaron 20 casos de reclutamiento, mientras que en 2018, la cifra subió a 50. Eso, sin contar con el subregistro, ya que en este tipo de hechos la gente siente miedo y no suele denunciar.

De acuerdo con Hilda Molano, coordinadora de la Secretaría Técnica de Coalico, las cifras crecieron, entre otras cosas, por la presencia de las disidencias de las Farc, la diversificación de actores y la continuidad del conflicto. Además, los grupos armados luchan por controlar los espacios que dejaron las Farc y que el Estado no ha ocupado. En ese sentido, “todo parece indicar que en 2019 tendremos cifras peores de las que registramos en 2018”, dice Molano.

¿Qué nos enseñó el pasado?

De acuerdo con el informe del Centro de Memoria Histórica (CMH), este flagelo comenzó a aumentar a principios de la década de los noventa y llegó a su pico máximo entre 2000 y 2002, momento en que los grupos armados ilegales reclutaron cerca de 1.500 menores de edad. En esa época, cuando un niño no regresaba al colegio, el sistema educativo no sospechaba esta causa.

Antes del desmonte de las Farc, esta guerrilla desarrollaba acciones de proselitismo, en las que les prometían a los niños que podrían estudiar y además recibir algún dinero. Por su parte, los paramilitares se caracterizaban por reclutarlos exclusivamente a cambio de una suma que podía estar entre 500.000 pesos y 1.700.000 pesos.

Pero sin importar sus ideologías, todos usaron el miedo. El informe “Una guerra sin edad” del CMH, el análisis más exhaustivo realizado en el país sobre el tema, lo describió así: “Amenazas de muerte, violencia sexual, especialmente sobre niñas y adolescentes; insultos e intimidación con armas, imponiendo sus órdenes y controles sociales sobre la población civil”.

Con esa información, más los datos que por años ha recopilado el Estado sobre las zonas rojas del reclutamiento, es posible establecer en qué lugares del país los niños son vulnerables. No obstante, la guerra se sigue moviendo más rápido, pese a que la Defensoría del Pueblo, algunas secretarías de educación y organizaciones como Coalico realizan un monitoreo constante y procuran coordinar a las entidades para evitar este fenómeno.

Las eventuales estrategias de prevención corren por cuenta de la Policía o el propio Ejército, dos actores armados que, para muchos expertos como Hilda Molano, ponen en riesgo la vida y la seguridad de los menores y la comunidad educativa. “Resulta peligroso que un policía o un militar entre a una escuela a buscar información sobre los grupos armados que operan en la zona, y se promueva la denuncia sin saber si están cerca”.

Pero ni la falta de coordinación entre las instituciones para prevenir el reclutamiento ni la complejidad del tema representan una excusa para que los más vulnerables aún estén a merced de la guerra. El Estado les falló a los más de 16.879 niños reclutados por grupos armados durante 1960 y 2016, según el CNM. Y no puede cometer de nuevo ese error.

(*) Nombre cambiado por seguridad

La voz de las víctimas

Para construir el informe “Una guerra sin edad”, el Centro de Memoria Histórica (CMH) entrevistó a 16.879 personas que entraron a los grupos armados cuando tenían menos de 18 años. De esas entrevistas, el CMH hizo público el testimonio de un hombre desvinculado del ELN, que ingresó al mismo a los 13 años: “La falta de oportunidades, la falta de educación de los padres y uno de trece años… al ver que convive con personas que tienen plata, armas, poder, pues uno se deja influenciar; y era fácil, porque también nos invitaban a reuniones”, cuenta el hombre, hoy de 33 años.

De esas entrevistas lograron establecer que reclutaban a niños entre 3 y 20 años y a niñas entre 0 y 21 años. Del total de los entrevistados, el 45,6 % sostuvo que sufrían sanciones físicas muy duras. Además, quedó claro que los niños cumplían funciones de inteligencia y mensajería, mientras las niñas hacían las labores domésticas y recibían toda clase de abusos sexuales.


Para ver la nota en el medio haga clic aquí.

COMUNICADO: Delegaciones de la OEA conocerán en Medellín 15 años de experiencia de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz

Bogotá, junio 21 de 2019. En el marco de la 49 Asamblea General de la OEA, la Misión de Apoyo al Proceso de Paz (MAPP/OEA) dará a conocer el próximo martes, el modelo de cooperación que le ha permitido acompañar durante los últimos 15 años los esfuerzos del pueblo y del Estado colombiano, de manera cercana, independiente y solidaria.

En un conversatorio se dará a conocer la experiencia de la MAPP/OEA que, por solicitud del Gobierno colombiano, se constituyó en 2004 como la primera experiencia de misión internacional para la verificación, monitoreo y acompañamiento a procesos de paz en el país; rol que ha desempeñado de manera ininterrumpida en las zonas más afectadas por el conflicto armado, la criminalidad y la inequidad.

“El trabajo permanente en los territorios, conociendo a profundidad las dinámicas e interactuando directamente con las comunidades y con las instituciones, nos ha permitido desarrollar una metodología útil e innovadora, que queremos compartir en el marco de la Asamblea, dado que puede ser replicada en otros contextos del hemisferio”, señala Roberto Menéndez, Jefe de la MAPP/OEA.

La apertura del evento contará con la presencia del Secretario General de la OEA, Luis Almagro; del Alto Consejero para la Estabilización y la Consolidación, Emilio Archila, y del Jefe de la MAPP/OEA. La clausura estará a cargo del canciller Carlos Holmes Trujillo y de Cheryl Urban, funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá y representante del fondo de países que apoyan a la Misión.

Como parte de los dos paneles centrales, las delegaciones asistentes a la Asamblea General y el público escucharán la forma en que este modelo de cooperación ha sido útil, particularmente en las zonas rurales. En estos espacios participarán el Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos; el Consejero Presidencial para los Derechos Humanos y Asuntos Internacionales, Francisco Barbosa, y de representantes de organizaciones sociales y de víctimas de departamentos como Antioquia y Chocó.

El evento tendrá lugar el 25 de junio a las 8:30 de la mañana en el hotel Intercontinental, salón Antioquia; un día previo al inicio formal de la Asamblea General de la OEA.

Conversatorio:

Un modelo innovador de cooperación

En este espacio se abordará la experiencia de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia, como una una herramienta exitosa e innovadora de cooperación con el Estado y la sociedad colombiana susceptible de ser replicada en el hemisferio.

Síganos vía streaming en nuestra página de Facebook o www.oea.org

COMUNICADO: MAPP/OEA condena el asesinato de Personera de Samaniego, Nariño

Bogotá, mayo 21 de 2019. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) lamenta y rechaza enfáticamente el asesinato de Paula Andrea Rosero Ordóñez, personera del municipio de Samaniego, en el departamento de Nariño.

Reitero nuestro llamado al Estado colombiano para emprender acciones y entregar resultados concretos que garanticen la seguridad, integridad y protección de la población, los liderazgos sociales y los funcionarios locales. Insto también al Gobierno Nacional a investigar con celeridad estos hechos y juzgar a los responsables del asesinato de Paula Andrea, que como Misión nos enluta”, señaló Roberto Menéndez, Jefe de la MAPP/OEA.

En las zonas afectadas por el conflicto armado, llama la atención la escasa representación de las mujeres como personeras municipales. En este sentido, la MAPP/OEA destaca y conmemora el rol de Paula Andrea, con quien venía trabajando de manera cercana en la promoción de la participación y la garantía de derechos de las mujeres y la comunidad de Samaniego. Como personera, Paula Andrea también venía impulsando espacios decisivos de participación local, como la Mesa de Víctimas y el Consejo Municipal de Paz, Reconciliación y Convivencia.

En concepto de la MAPP/OEA, estos condenables hechos no sólo atentan contra la vida de la funcionaria del Ministerio Público, sino que afectan el tejido social en el territorio, limitan el acceso a derechos de la comunidad y tienen un efecto amedrentador, principalmente en el liderazgo social y político de las mujeres.

La MAPP/OEA expresa sus más sinceras condolencias y solidaridad con la familia y seres queridos de Paula Andrea, que hace extensivas a su comunidad y a la Personería. En el marco de su Mandato, la Misión reafirma su compromiso de seguir acompañando a las instituciones y a las comunidades en sus esfuerzos, así como en la visibilización oportuna de las afectaciones que amenazan la construcción de paz.

COMUNICADO: Hechos de Paz en Colombia llegan a Washington en forma de fotografías

Si quiere conocer cómo han visto los integrantes de la MAPP/OEA el  proceso de paz de Colombia durante esta década y media, no puede perderse la exposición itinerante que este organismo internacional tiene preparada como una de las actividades para conmemorar sus 15 años de trabajo en el país.

Bogotá, mayo 10 de 2019. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) se encargó de seleccionar las más llamativas y representativas fotografías captadas en los territorios afectados por el conflicto armado, donde está presente desde 2004.

La inauguración de esta exposición itinerante se realizará el próximo 15 de mayo en Washington, el mismo día en que Roberto Menéndez, Jefe de la MAPP/OEA, presentará ante el Consejo Permanente de la Organización el XXVI informe de esta misión en Colombia.

Estas fotografías fueron tomadas a lo largo de los años por nuestros funcionarios nacionales e internacionales, como testigos cotidianos y directos de las realidades que afrontan las comunidades rurales de Colombia, así como de los esfuerzos adelantados por el Estado colombiano. Estas imágenes reflejan la persistente voluntad de construcción de paz de las y los colombianos, y nos recuerdan nuestro compromiso de seguir acompañándolos”, explica Menéndez. 

Estas imágenes han capturado no solo la realidad del conflicto sino también  la esperanza de paz de un país que avanza con hechos por el camino de la paz y la reconciliación. En la exposición, los espectadores tendrán acceso a todas las perspectivas del conflicto: fotografías sobre el desarme de las AUC, el apoyo a las víctimas en la búsqueda de verdad, justicia y reparación, el diálogo entre comunidades y Estado, el monitoreo a las dinámicas de los territorios y los procesos comunitarios de participación y convivencia, entre otros.

Estas fotografías llegarán de manera presencial a través de la exposición itinerante y a virtualmente gracias a un especial multimedia que también se prepara como parte de la conmemoración. Pero la idea de comenzar en el exterior tiene un fin claro y contundente para el Jefe de Misión: “esta galería también es un llamado a la comunidad nacional e internacional sobre la urgencia de seguir profundizando los esfuerzos en torno a la construcción de paz, que ha tenido importantes avances, pero que a la vez enfrenta riesgos y desafíos” añade Menéndez.

El primer destino en Colombia será Antioquia, en el Museo Casa de la Memoria y diferentes puntos del centro administrativo de Medellín, como antesala a la Asamblea General de la OEA que tendrá lugar en esa ciudad entre el 26 y 28 de junio.

Es un recorrido visual por la historia del proceso de paz en Colombia que entrega una conclusión contundente: a pesar de los obstáculos y la crudeza de la guerra, la paz sí es posible.

COMUNICADO: MAPP/OEA celebra en Medellín sus 15 años de apoyo al proceso de paz

Bogotá 9 de mayo de 2019. Los días 14, 15 y 16 de mayo, la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) iniciará en Medellín la conmemoración de sus 15 años de trabajo territorial en Colombia. La programación estará abierta al público y servirá como antesala a la 49ª Asamblea General de la OEA, que se realizará a finales de junio en la capital antioqueña.

Los distintos eventos contarán con la participación de actores sociales y gubernamentales, a quienes la MAPP/OEA ha ayudado a acercar y cuyos esfuerzos ha acompañado a lo largo de esta década y media de presencia ininterrumpida en los territorios más afectados por la violencia.

“Queremos destacar los hechos de paz impulsados por las comunidades rurales y urbanas de Antioquia. También queremos contribuir a reflexionar sobre las preocupantes afectaciones que siguen enfrentando estas comunidades a causa del conflicto armado y la criminalidad”, señala Roberto Menéndez, jefe nacional de la MAPP/OEA.

La agenda iniciará en el Parque Biblioteca de Belén el día martes 14 de mayo, con el conversatorio “Análisis de la estructura legislativa que soporta los procesos de paz en Colombia”, junto con la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

El miércoles se realizará el conversatorio “Conflicto armado rural y urbano: relaciones, implicaciones y perspectivas de construcción de paz”, en alianza con la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad (CEV) y la Universidad de Antioquia. Al final del día se proyectará el documental “Ciro y yo”, con la participación especial del director Miguel Salazar y los protagonistas Ciro Galindo y Esnéider Galindo, en asocio con el Museo Casa de la Memoria y la Cinemateca Municipal de Medellín.

La programación concluirá con la conferencia “Retos para la sociedad en la construcción de la paz”, en la que cinco líderes y lideresas compartirán sobre sus experiencias de participación para la paz en los municipios de Yarumal, Segovia, Briceño y Anorí. En este espacio se suman la Universidad Pontificia Bolivariana, la Gobernación de Antioquia, la Alcaldía de Medellín y el Museo Casa de la Memoria.

Eventos regionales de este tipo se realizarán durante el año en los departamentos donde la MAPP/OEA ha hecho presencia desde 2004, en el marco de su mandato de monitoreo y acompañamiento a las políticas de paz. Allí también compartirá sus aprendizajes, recomendaciones y principales hechos que, como organismo internacional, ha sumado a la paz de Colombia.

COMUNICADO MAPP/OEA y FILBo: Libros de paz para los territorios más afectados por el conflicto


Bogotá 26 de abril de 2019. La Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo) y la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA), buscan servir como puente para que este año más libros lleguen a los territorios afectados por el conflicto armado en Colombia. Por eso, invitan a los asistentes a participar en la campaña Donar un Libro es un Hecho de Paz.

Con la iniciativa, la MAPP/OEA y la FILBo esperan impactar veredas y corregimientos de los 18 departamentos donde la Misión hace presencia. “Esperamos recibir suficientes libros para más de 40 iniciativas rurales, entre escuelas, colectivos juveniles, centros comunales y bibliotecas de zonas apartadas, donde las comunidades están impulsando hechos cotidianos de paz y en donde estos libros les ayudarán a profundizar sus esfuerzos”, aseguró Roberto Menéndez, Jefe de la Misión de la OEA.

Las personas interesadas en aprovechar este puente sólo deben comprar un libro relacionado con cultura de paz, Derechos Humanos, resolución de conflictos, convivencia, participación, equidad o temas afines. Una vez adquirido, pueden dejarlo en cualquiera de los stands de la Feria habilitados por la empresa ENVIA, que se suma a esta iniciativa para llevarlos gratuitamente a las zonas donde opera la MAPP/OEA.

Por su parte, Sandra Pulido Urrea, directora de la FILBo de la Cámara Colombiana del Libro aseguró que “Los libros son oportunidades, son amigos que te llevan de la mano para contarte historias, unas conocidas y muchas desconocidas. Queremos invitar a todos los visitantes de la FILBo a regalar historias, aprendizajes y conocimiento a muchos colombianos que no han tenido acceso a los libros, y queremos apoyar el trabajo que hace la MAPP/OEA por la Paz en Colombia”.

Esta alianza llega en un año trascendental para ambas instituciones. Por un lado, Colombia es el país invitado a la FILBo; por el otro, la MAPP/OEA está cumpliendo 15 años de trabajo permanente en la construcción de paz territorial. Es por esto, que las dos organizaciones desean celebrar estas ocasiones con un hecho más en favor de la paz.

Acerca de la FILBo 2019

La Feria Internacional del Libro de Bogotá, FILBo, organizada por la Cámara Colombiana del Libro y Corferias, este año se realizará del 25 de abril al 6 de mayo. Con más de 1.700 eventos culturales, académicos y profesionales, todos los actores de la cadena del libro presentarán sus novedades editoriales al público visitante. El país invitado de honor en la trigésima segunda edición del evento es Colombia, 200 años. El principal aliado institucional es la Alcaldía Mayor de Bogotá, en el marco del Plan Distrital de Lectura y Escritura, Leer es Volar.

COMUNICADO: MAPP/OEA expresa su preocupación ante situación de riesgo de líderes y lideresas comunales y exhorta al gobierno para garantizar su seguridad

Bogotá 01 de febrero de 2019. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) repudia las recientes amenazas dirigidas a líderes y lideresas de la Acción Comunal, y expresa su preocupación frente a las afectaciones que enfrentan las diferentes expresiones de liderazgo social y defensa de los derechos humanos en los territorios de Colombia.

La Acción Comunal desarrolla una importante labor en las diferentes regiones del país, generando espacios de desarrollo comunitario y reivindicación de derechos que aportan a la construcción de una sociedad más democrática desde una perspectiva territorial.

“Las recientes amenazas impactan el tejido organizativo y ponen en riesgo procesos vitales para la construcción de paz, como la participación efectiva y la defensa de los derechos humanos, al tiempo que cuestionan las garantías de no repetición”, señala Roberto Menéndez, Jefe de la MAPP/OEA

La Misión reconoce la voluntad de las diferentes instituciones para construir herramientas de prevención, protección y los claros esfuerzos en materia de investigación; sin embargo la situación de vulnerabilidad de los líderes y lideresas sociales persiste, por lo cual la MAPP/OEA insta para que el Estado en su conjunto articule mecanismos efectivos y expeditos que garanticen la vigencia plena de sus derechos, la sanción oportuna a los responsables así como estrategias tendientes a que estos hechos no se repitan.

La Misión de la OEA se solidariza con los ciudadanos y familiares de las personas afectadas, y reafirma su compromiso de seguir acompañando y rodeando a todo el movimiento comunal en el marco de su Mandato de apoyo al proceso de paz de Colombia.