MAPP/OEA acompañó instalación de la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad

Por petición del Gobierno Nacional, la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la OEA (MAPP/OEA) acompañó en ayer en Popayán, Cauca, la primera sesión de la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad Nacional, prevista en los acuerdos de La Habana para garantizar la seguridad de los líderes sociales.

Participantes del proceso de reintegración se reúnen en San José del Guaviare

La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la OEA (MAPP/OEA) recibió el pasado 17 de febrero en su Oficina Regional de San José del Guaviare a un grupo de participantes del proceso de reintegración a la vida civil, quienes llevan cerca de dos años de haberse acogido al mismo.

En este espacio se desarrolló un grupo focal para conocer las percepciones de los participantes sobre el programa de reintegración, así como las principales propuestas para mejorarlo. De igual manera, dialogaron sobre los acuerdos alcanzados entre el gobierno colombiano y las FARC-EP.

Verdad Abierta: Se enredó la libertad de los ‘paras’ en la costa Caribe

Han pasado varios meses, e incluso años, desde que algunos desmovilizados del Bloque Norte cumplieron la condena de ocho años que se pactó en la Ley de Justicia y Paz, pero por problemas de trámite muy pocos están en libertad.

A mediados de enero, más de 20 paramilitares del pabellón de Justicia y Paz de la cárcel de Barranquilla se declararon en huelga de hambre. Protestaban porque no han sido puestos en libertad, a pesar de que ya cumplieron ocho años en la cárcel, la pena máxima para los desmovilizados que se acogieron a la ley 975 de 2005.

El Tiempo: Una misión internacional de paz en territorio de conflicto

EL TIEMPO estuvo en el Catatumbo con la MAPP-OEA y habló con comunidad. Crónica desde campo.

Desde aquí, el país se ve diferente. La Colombia en guerra es una realidad y mantiene las calles empolvadas en un constante tránsito entre miedo y esperanza. Se sabe, por ejemplo, que en algunos pueblos, cuando se escucha el primer disparo desde la selva, hay que cerrar puertas y buscar resguardo hasta que terminen los hostigamientos contra el Ejército. También, es una regla implícita de vida nunca recorrer la región de noche o “respetar” los grafitis que aparecen en las fachadas.

Aquí la gente sabe que mientras en Bogotá se habla de paz, ellos hacen parte de una región en donde los grupos armados ilegales siguen activos en guerra. Y a pesar de los complejos conflictos con los cuales viven a diario y de todas las noticias negativas que llegan al centro del país, sus comunidades tienen presente también que algún día ese país en posconflicto que se ve en las noticias será el suyo.