La OEA ofrece Curso para Candidatas Electorales en Colombia

La ciudad de Bogotá será sede de este Curso de alto nivel dirigido a 50 mujeres que hayan decidido postularse como candidatas en las próximas elecciones generales. El Curso se llevará a cabo del 26 al 30 de agosto de 2019.

La Organización de los Estados Americanos (OEA), a través de la Comisión Interamericana de Mujeres, la Escuela de Gobierno y la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP/OEA), ofrecerá una nueva edición del Curso para Candidatas Electorales en Bogotá, esta vez dirigida a mujeres colombianas que buscan competir en los próximos comicios. La edición para candidatas colombianas lleva el nombre de “Policarpa Salavarrieta”, honrando la memoria de esta heroína de la independencia colombiana.

El objetivo principal de esta iniciativa es fortalecer las habilidades de las participantes para encarar con eficacia una campaña electoral, pues si bien hacer política es desafiante tanto para hombres como para mujeres, las mujeres aún enfrentan barreras específicas basadas en su género, sobre todo cuando disputan puestos de poder.

El Curso promoverá la participación de las candidaturas de mujeres aspirantes en zonas PDET (Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial), zonas más afectadas por el conflicto armado (ZOMAC) y sus áreas de influencia, así como candidatas víctimas del conflicto armado, indígenas, afrodescendientes y jóvenes, y está orientado a mujeres que se postulan como candidatas a gobernadora de departamento, gobernadora indígena, diputada, alcaldesa, concejala o edilesa en las próximas elecciones locales o de gobierno propio 2019-2022.

El equipo docente del Curso está a la vanguardia en formación a mujeres en la política, compuesto por especialistas de la región como Diane Garza, coach y experta en liderazgo y emprendimiento; Virginia García, experta en comunicación y psicología política; y Ricardo Solari, ex jefe de comunicaciones de la campaña electoral de Michelle Bachelet. Especialistas de la Comisión Interamericana de Mujeres están a cargo de incorporar la perspectiva de género en todos los módulos del Curso, además de desarrollar talleres específicos sobre la agenda de derechos de las mujeres y los desafíos para su plena participación en la vida política.

Asimismo, el Curso incorpora temas claves para llevar adelante una campaña electoral exitosa: liderazgo político con enfoque de género, organización de una campaña electoral, comunicación política y manejo de medios, simulación de entrevistas y debates electorales, financiación de campañas y estrategias para identificar y enfrentar situaciones de violencia contra las mujeres en la política. Al finalizar el Curso, las participantes habrán adquirido habilidades, herramientas, confianza y también nuevas perspectivas que añadirán valor a sus campañas electorales.

Esta iniciativa es una formación de alto nivel para mujeres que participan en la vida política en América Latina, que ya ha formado a más de 300 participantes de 12 países del continente americano. La OEA tiene en cuenta especialmente la participación de mujeres pertenecientes a grupos tradicionalmente excluidos de la política, ofreciendo para ello becas completas de matrícula a todas las candidatas seleccionadas, además de becas limitadas de traslado o alojamiento a participantes que vivan fuera de la capital.

COMUNICADO: MAPP/OEA rechaza enfáticamente la situación de seguridad y asesinatos de liderazgos indígenas en el norte del Cauca.

Bogotá 10 de agosto de 2019. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) condena los hechos de violencia en contra de la Guardia Indígena Nasa en el sector de los Chorros, en el norte del Cauca. Producto de ello, fueron asesinados los líderes Kedvin Mestizo Coicue y Eugenio Tenorio, dejando a su vez varias personas de la comunidad heridas.

Durante el mes de agosto, se han presentado otros asesinatos en contra de líderes pertenecientes a las comunidades indígenas del departamento, tal como fue el caso de José Eduardo Tumbo, en el municipio de Caloto, y de Gersain Yatacué, coordinador de la Guardia Indígena de la vereda San Julián, en el municipio de Toribío.

Preocupa a la MAPP/OEA la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran los liderazgos indígenas en el norte del Cauca debido a las amenazas, desplazamientos, estigmatización y diversos riesgos que enfrentan a diario. Esta situación tiende a agravarse debido al accionar de los grupos armados ilegales que disputan a las autoridades y a la guardia indígena el ejercicio del gobierno propio y el control territorial.

El jefe de la MAPP/OEA, Roberto Menéndez, expresó que “la protección de los derechos de los pueblos indígenas y el respeto a su integridad es fundamental para la construcción de paz en Colombia. Reiteramos nuestro llamado a las instituciones para una investigación oportuna de los hechos, a la judicialización de los responsables, así como garantías de no repetición para las comunidades. De igual forma, instamos al Gobierno Nacional para que disponga de los mecanismos necesarios para  la efectiva garantía de los derechos y de la integridad de las comunidades indígenas en el territorio”.

‪La MAPP/OEA extiende su solidaridad al pueblo Nasa y a los familiares de las victimas ante esta grave situación que enluta el movimiento indígena en el Cauca. Desde la Misión continuaremos acompañando a las comunidades en la protección de sus derechos étnico-territoriales y garantías de seguridad efectiva.

La Comisión de la Verdad y la JEP llegan a Buenaventura a través de encuentro con periodistas comunitarios

A principios del mes de julio, la oficina regional de Cali de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP/OEA), apoyó un taller de socialización sobre el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR) en la ciudad de Buenaventura.  Esta actividad de pedagogía y socialización fue liderada por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en asocio con la MAPP/ OEA y contó con la participación del enlace en Buenaventura de la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad (CEV).

El taller permitió a los comunicadores de organizaciones sociales y periodistas comunitarios de la región conocer los avances, funciones y rutas de acceso ante la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad (CEV) y la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), así como sobre su relación con Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas (UBPD).

La MAPP/OEA apoyó este espacio, que fue muy válido para favorecer la articulación y el acercamiento del Sistema en el territorio. En la apertura del Taller, la Misión resaltó el trabajo de medios y periodistas como actores fundamentales para el proceso de paz y en la Justicia Transicional, sensibilizando a los asistentes sobre la importancia de que comunicadores y periodistas locales conozcan el Sistema y puedan convertirse así, en actores capaces de replicar y hacer pedagogía en las comunidades sobre estos temas.

En relación con el Sistema, ya existe un trabajo adelantado para la región. El pasado 11 de julio fue el lanzamiento de la Casa de la Verdad en Buenaventura, con el fin de que las comunidades de esta región del pacífico colombiano puedan contar con un espacio para la construcción de una verdad territorial. De igual forma, la JEP ha adelantado una serie de espacios de pedagogía con organizaciones sociales para capacitarlas sobre cómo pueden participar en el proceso mediante la presentación informes ante esta jurisdicción.

Los asistentes celebraron y agradecieron la presencia de estas entidades en Buenaventura, así como la posibilidad de tener interlocutores en el territorio con quienes exponer sus dudas y casos, resaltando la importancia de los avances que se han presentado en esta región, que ha sido marcada por la violencia del conflicto armado durante años.

A través de sus oficinas regionales, la Misión de Apoyo al Proceso de Paz viene acompañando este tipo de talleres locales, con el fin de fortalecer los procesos de  pedagogía sobre el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRN), así como su articulación con las comunidades y organizaciones sociales para impulsar la construcción de memoria y procesos de reparación en los territorios.

COMUNICADO: Más de 1.400 libros donados fueron entregados en el marco de la campaña “Donar un libro es un hecho de Paz”

Bogotá, 25 de julio de 2019. Durante la pasada Feria Internacional del Libro de Bogotá, que se llevó a cabo entre el 24 de abril y 6 el de mayo, los asistentes donaron 1.400 libros en el marco de la campaña Donar un libro es un Hecho de Paz. Esta iniciativa, liderada por la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP/OEA) y la FILBo, con el apoyo del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), busca servir como puente para que más libros lleguen a los territorios afectados por el conflicto armado en el país.

Durante 13 días, los visitantes donaron libros de distintas temáticas, principalmente relacionadas con cultura de paz, Derechos Humanos, resolución de conflictos, participación, equidad y temas afines, que posteriormente fueron entregados a 47 iniciativas locales, entre escuelas, organizaciones sociales y de líderes, asociaciones de educadores, consejos comunitarios, colectivos juveniles, centros comunales y bibliotecas en zonas rurales del país.

“Queremos agradecer a quienes con la donación de uno o varios libros sumaron hechos de paz para los territorios más afectados por el conflicto armado. Sabemos que estos libros ayudarán a impulsar procesos sociales, comunitarios y educativos, y también a propiciar nuevos intereses y perspectivas de paz entre niños, niñas, jóvenes y adultos” expresó Roberto Menéndez, Jefe de la MAPP/OEA.

Por su parte, Sandra Pulido Urrea, directora de la FILBo para la Cámara Colombiana del Libro aseguró, “para la FILBo es fundamental continuar liderando estas iniciativas y generando hechos de paz a través de los libros, nuestra misionalidad desde la Cámara Colombiana del Libro es que el poder de la lectura, siga transformando nuestra sociedad en cada rincón del país”.

“Unirnos a esta iniciativa permite que los libros, cartillas, crónicas radiales y documentales que producimos lleguen a todas las regiones del país, lo cual contribuye a que una mayor cantidad de personas pueden acceder a los contenidos y hacer reflexiones profundas y críticas sobre la memoria histórica”, aseguró Darío Acevedo, Director General del CNMH.

La distribución se realizó a través de la empresa Envía y de las oficinas regionales de la MAPP/OEA, en Apartado, Arauca, Cali, Caucasia, Cúcuta, Florencia, Medellín, Montería, Ocaña, Pasto, Popayán, Puerto Asís, Quibdó, San José del Guaviare, Tumaco, Valledupar y Villavicencio.

La MAPP/OEA y la FILBo reafirman su disposición de continuar aunando esfuerzos en favor de la construcción de paz en Colombia y anuncian que esta campaña tendrá su segunda edición en la FILBo del 2020.

EL TIEMPO: ‘La paz es un imperativo, se requiere la suma de todos los esfuerzos’

Este martes, en el marco de la 49 Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA), la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de esa organización  (MAPP/OEA) realizará una presentación en conmemoración de los 15 años que lleva trabajando por la construcción de paz en los territorios colombianos.

Roberto Menéndez, jefe de esa Misión, habló con EL TIEMPO sobre el trabajo que han realizado estos 15 años, los retos que enfrenta el proceso de paz y el futuro que debería buscarse de cara a los suspendidos diálogos de paz con el Eln.

¿Cuáles cree que son las mayores preocupaciones en estos momentos frente al proceso de paz?

La principal amenaza que enfrenta la paz en Colombia es la persistencia de las afectaciones a las comunidades rurales y étnicas, a raíz de las confrontaciones y disputas entre grupos armados ilegales, con graves consecuencias humanitarias como asesinatos, confinamientos, desplazamientos, reclutamiento forzado y violencia sexual, en zonas como Bajo Cauca y Catatumbo, y en departamentos como Nariño, Chocó, Arauca y Cauca.

Nos preocupa además el asesinato de líderes y lideresas sociales, comunitarios, étnicos y de Derechos Humanos, así como el de excombatientes. Hemos condenado y visibilizado estos hechos en nuestros 26 informes públicos, y hemos entregado recomendaciones concretas a más de 20 instituciones del Estado, instando a una articulación efectiva entre el nivel local y nacional para prevenir afectaciones, garantizar la protección y evitar la impunidad en estos lamentables casos.

Los diálogos de paz con el Eln se rompieron y no parece que se vayan a retomar pronto… ¿Qué opina de esto, deberían retomarse los diálogos?

La OEA y la MAPP/OEA estamos convencidos de que el diálogo es la senda para alcanzar la paz. En momentos en los cuales se destruyen o se debilitan las condiciones para el diálogo, la actitud no puede ser la resignación y, mucho menos, más violencia, como ocurrió con el atentado terrorista en enero de este año, que condenamos y repudiamos. Consideramos que deben crearse o recomponerse las condiciones necesarias para avanzar por la vía del diálogo.

Frente a la implementación del acuerdo de paz con las Farc, ¿en qué debería concentrarse el Gobierno?

Siempre hemos sido respetuosos de la forma en la que los diferentes gobiernos han enfrentado los enormes desafíos que plantea la implementación de acuerdos, exhortando a que las diversas visiones redunden en avances concretos sobre los compromisos asumidos.

La Misión reconoce que el Gobierno Nacional ha establecido prioridades que considera necesarios para afianzar la paz en los territorios, bajo los principios de legalidad y equidad. En el marco de nuestro mandato, en distintos escenarios, le hemos entregado recomendaciones al Gobierno, orientadas al diseño e implementación de acciones coordinadas que partan del reconocimiento de las complejidades de cada zona, y a que concentre los esfuerzos, no solamente en su control militar, sino fundamentalmente en la transformación estructural de los territorios.

Desde su experiencia, ¿Puede afectar los resultados del proceso de paz el ambiente de polarización y presión que vive?

No en todo el proceso, pero sí en aspectos centrales como la reincorporación de excombatientes, la búsqueda de verdad y justicia, y la ampliación de la participación política. Las diferencias son válidas y contribuyen a la democracia, lo que es importante es reducir los márgenes de polarización en la medida en que generen o propicien violencia. Hemos insistido que la construcción de la paz requiere la participación amplia y plural de todos los sectores de la sociedad colombiana.

¿Qué decirle al país, en estos momentos en los que el acuerdo de paz con Farc es presionado, los diálogos con el Eln se levantaron, y cada vez hay más grupos de delincuencia organizada? ¿Vale la pena seguir buscando oportunidades de paz?

La paz es un imperativo máximo, y justamente en los momentos y contextos difíciles es cuando se requiere la suma de todos los esfuerzos y voluntades. Sin el involucramiento comprometido y activo de toda la sociedad, aún con las diferentes visiones sobre algunos aspectos de los Acuerdos del Teatro Colón, la paz, la equidad, la prosperidad y la reconciliación difícilmente serán posibles.

Para ver la nota en el medio haga click aquí

EL TIEMPO: ‘Se necesitan acciones eficaces para proteger a líderes sociales’: OEA

Tras realizar 1358 misiones en 720 centros poblados (veredas y corregimientos) de 197 municipios, de 23 departamentos, la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la OEA (MAPP/OEA), presentó el informe de misión de agosto a diciembre del 2018 ante el Consejo General de la Organización de Estados Americanos.

Algunos de los hallazgos de la Misión, que se enfoca en hacer seguimiento al proceso de paz, son la continuidad de ataques contra líderes sociales en el país, que la falta de presencia estatal en varios territorios ha facilitado la expansión de grupos armados, disidencias y Eln, que han impuesto sus normas de convivencia convirtiéndose en nuevos agentes resolutivos.

Sobre esto, el informe presentado refiere que los casos más recurrentes de justicia impartida por estos grupos ilegales son las sanciones y ejecuciones penales que realizan cuando se presentan casos de homicidios, hurtos y delitos graves que no se remiten a la justicia formal. “En algunos casos excepcionales, y cuando dentro de sus prioridades no está el control de la población, deciden que dichos delitos sean llevados a la institucionalidad o a la justicia comunitaria, y son precisamente los GAOR quienes orientan a la comunidad hacia donde remitirse”, dice el informe.

“Preocupan persistentes afectaciones a población civil y liderazgos sociales a causa del conflicto armado, como homicidios, amenazas y desplazamientos. Se requieren resultados concretos, garantías de seguridad y presencia articulada del Estado”, dijo Roberto Menéndez, jefe de la Misión de la OEA, en la presentación del informe.

Además, el informe dice que son necesarias medidas de protección especiales para líderes sociales, de cara a las elecciones regionales del próximo octubre, especialemente en aquellas zonas que antes eran controladas por las Farc, “será necesario avanzar sobre medidas preventivas, de monitoreo y de acompañamiento antes, durante y después de las elecciones, para así garantizar unos comicios con ejercicio pleno a la oposición y votaciones libres para la población“, dice el documento.

Por otro lado, de acuerdo con la MAPP/OEA, las afectaciones a excombatientes se estarían generando porque son vistos como personas útiles para el funcionamiento de economías ilegales, y por el presunto manejo de información estratégica que puede afectar, desequilibrar o ayudar al control territorial de los grupos armados ilegales.

“En esta etapa crítica de la implementación del Acuerdo Final, se hace necesario avanzar en la adopción de decisiones concretas y prioritarias con respecto a la seguridad de los excombatientes y sus familias, especialmente teniendo en cuenta que esta situación se podría agudizar con la eventual salida de esta población de los ETCR en el segundo semestre del 2019”, resalta el informe sobre la situación de los excombatientes, y agrega: “si se asegura la reincorporación social, política y económica efectiva de antiguos miembros de las Farc, la paz en Colombia avanzará y se allanará el camino hacia la reconciliación”.

Problema de cultivos ilícitos y de tierras

Sobre el problema de los cultivos ilícitos, la misión comentó que si bien es importante la intención del Gobierno de continuar con el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos (PNIS) hay más de 46.000 familias en aproximadamente 30 municipios, que mostraron su voluntad de participar en el PNIS con la firma de acuerdos colectivos, pero no están siendo contempladas como beneficiarias del programa.

Por ello, la Misión alentó al Gobierno a hacerle seguimiento a las solicitudes de estas familias.

De otro lado, la MAPP/OEA expresó su preocupación por el alto índice de negaciones de inscripción en el Registro de Tierras Despojadas y Abandonadas Forzosamente.

“Un número importante de víctimas aún no han adelantado la solicitud, por desconocimiento de la norma o por temor debido a la persistencia del conflicto armado en algunas zonas, lo que impacta directamente la garantía efectiva de sus derechos”, dijo ese organismo.

La Misión reconoció los esfuerzos del Estado por implementar estrategias que prevengan situaciones de riesgo relacionadas con los procesos de restitución, pero reitera su preocupación por la persistencia de afectaciones a la vida e integridad de las personas intervinientes en la política de restitución de tierras y el bajo nivel de investigación y judicialización de responsables materiales e intelectuales de los hechos victimizantes.

Para ver la nota en el medio haga click aquí

COMUNICADO: Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia se proyecta como modelo de cooperación para el hemisferio

Medellín, Junio 25 de 2019. El trabajo permanente en los territorios más afectados por el conflicto armado, cerca de las víctimas, las comunidades y las instituciones, ha sido el factor distintivo que ha hecho de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz una herramienta útil para Colombia y susceptible de ser replicada en otros contextos del continente, según se dio a conocer en el conversatorio “MAPP/OEA, un modelo innnovador de cooperación”.

Esta metodología de cooperación con los Estados, que ya cumple 15 años, ha contribuido a visibilizar dinámicas y afectaciones, promover el dialogo y resolver conflictos, generar entornos protectores, acompañar políticas públicas y fortalecer iniciativas comunitarias e institucionales, entre otras dimensiones de acción de la OEA.

El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, señaló “la Misión llegó con un mensaje claro: ‘no los vamos a dejar solos’. Quince años después, quiero asegurarles que la OEA continuará apoyando al país, trabajando hombro a hombro, con la seguridad de que estos esfuerzos por la paz de Colombia también contribuyen al fortalecimiento de su democracia, al respeto de los Derechos Humanos, el desarrollo integral y la seguridad. Nunca los dejaremos solos”.

“Podemos decir con mucho orgullo que somos una Misión de terreno que ha escuchado el llamado del Estado colombiano y de las propias comunidades. Estar y compenetrarnos con las realidades de los territorios rurales nos ha permitido ser más eficaces, comprender de manera aguda y objetiva los fenómenos y  formular recomendaciones respetuosas para contribuir a conectar las necesidades de las comunidades con las políticas de paz” afirmó Roberto Menéndez, Jefe de la MAPP/OEA.

El canciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, valoró el aporte de la Misión. “La MAPP/OEA ha sido testigo especial de los esfuerzos que ha emprendido Colombia, de los obstáculos que ha sido preciso remontar y de los logros alcanzados. También ha sido socio estratégico, cuya valiosa  contribución no sólo quiero resaltar, sino agradecer”, comentó.

El conversatorio, realizado en el marco de la 49 Asamblea General de la OEA, estuvo compuesto por dos paneles en los que representantes del Estado y la sociedad civil dialogaron sobre la colaboración cercana y eficaz entregada por la MAPP/OEA, de cara a los desafíos y amenazas que ha enfrentado Colombia en la búsqueda de la paz. Las partes destacaron, entre otros, la capacidad de la Misión de generar puentes para facilitar el acercamiento, la confianza y el trabajo conjunto entre instituciones y comunidades.

El evento contó con la participación de Miguel Ceballos, Alto Comisionado para la Paz; Emilio Archila, Alto Consejero para la Estabilización y la Consolidación; Francisco Barbosa, Consejero Presidencial para los Derechos Humanos y Asuntos Internacionales; Alejandro Ordóñez, Embajador de Colombia ante la OEA; Cheryl Urban, Funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá, de representantes de organizaciones sociales, comunitarias y de víctimas, y de miembros de la comunidad internacional y de los países del fondo que cooperan con la Misión.

COMUNICADO: Delegaciones de la OEA conocerán en Medellín 15 años de experiencia de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz

Bogotá, junio 21 de 2019. En el marco de la 49 Asamblea General de la OEA, la Misión de Apoyo al Proceso de Paz (MAPP/OEA) dará a conocer el próximo martes, el modelo de cooperación que le ha permitido acompañar durante los últimos 15 años los esfuerzos del pueblo y del Estado colombiano, de manera cercana, independiente y solidaria.

En un conversatorio se dará a conocer la experiencia de la MAPP/OEA que, por solicitud del Gobierno colombiano, se constituyó en 2004 como la primera experiencia de misión internacional para la verificación, monitoreo y acompañamiento a procesos de paz en el país; rol que ha desempeñado de manera ininterrumpida en las zonas más afectadas por el conflicto armado, la criminalidad y la inequidad.

“El trabajo permanente en los territorios, conociendo a profundidad las dinámicas e interactuando directamente con las comunidades y con las instituciones, nos ha permitido desarrollar una metodología útil e innovadora, que queremos compartir en el marco de la Asamblea, dado que puede ser replicada en otros contextos del hemisferio”, señala Roberto Menéndez, Jefe de la MAPP/OEA.

La apertura del evento contará con la presencia del Secretario General de la OEA, Luis Almagro; del Alto Consejero para la Estabilización y la Consolidación, Emilio Archila, y del Jefe de la MAPP/OEA. La clausura estará a cargo del canciller Carlos Holmes Trujillo y de Cheryl Urban, funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá y representante del fondo de países que apoyan a la Misión.

Como parte de los dos paneles centrales, las delegaciones asistentes a la Asamblea General y el público escucharán la forma en que este modelo de cooperación ha sido útil, particularmente en las zonas rurales. En estos espacios participarán el Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos; el Consejero Presidencial para los Derechos Humanos y Asuntos Internacionales, Francisco Barbosa, y de representantes de organizaciones sociales y de víctimas de departamentos como Antioquia y Chocó.

El evento tendrá lugar el 25 de junio a las 8:30 de la mañana en el hotel Intercontinental, salón Antioquia; un día previo al inicio formal de la Asamblea General de la OEA.

EL ESPECTADOR: OEA señala desafíos para consolidar la paz en Colombia

La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) presentó su XXVI informe semestral, en donde recoge algunos desafíos que hay en materia de paz en Colombia.

La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la OEA dio a conocer esta semana un informe  basado en las observaciones de 1.350 misiones que realizó el organismo en 720 poblaciones de Colombia  —entre el 7 de agosto y el 31 de diciembre de 2018—, de cara a la implementación del Acuerdo Final de Paz suscrito entre el Gobierno y la exguerrilla de las Farc.

Entre los desafíos que evidenció la MAPP en su informe se encuentra la situación que actualmente afrontan los líderes sociales en el país. Sobre ello el organismo reseñó que ante las afectaciones contra líderes, lideresas y defensores de DDHH, “son necesarias acciones coordinadas, innovadoras y eficaces, que potencien las instancias y los organismos competentes, y mejoren los sistemas de prevención y protección”.

Por ello, entre las recomendaciones que le hace la MAPP a instituciones como el Ministerio del Interior, la Defensoría del Pueblo y la Unidad Nacional de Protección está “desarrollar una estrategia articulada de prevención y protección para líderes y lideresas sociales (…)” y “unificar un Sistema de información del Estado con cifras consolidadas de las diversas afectaciones a líderes sociales (homicidio, amenaza, desplazamiento, confinamiento, extorsión, secuestro, robo de información)”.

Si bien no es clara la cifra de líderes sociales asesinados en los últimos años, según el más reciente informe del Instituto Nacional de Medicina Legal, en Colombia fueron asesinados 317 líderes entre 1 de enero de enero de 2018 y el 30 de abril de 2019. A su vez, la ONG Somos Defensores ha registrado en su sistema de información más 560 homicidios de los cuales alrededor del 90% han quedado impunes.

Otro de los desafíos que enfrenta la paz en Colombia es la permanencia de dinámicas de conflicto y criminalidad en varias regiones del país. Sobre ello, la MAPP llamó la atención sobre la violencia que generan los grupos armados ilegales en los territorios, la cual se traduce en “homicidios, amenazas, siembra de minas antipersonal, desplazamientos, confinamientos, reclutamiento forzado y violencia sexual”.

Frente a ello, la MAPP recomienda al Estado colombiano avanzar en la implementación de medidas de prevención, atención y protección a la población civil que sean adecuadas para atender diferencialmente a diversas poblaciones, tales como niños y niñas, mujeres, comunidades indígenas y afrodescendientes.

Además, el informe invita a la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad y al Ministerio de Justicia, a “continuar fortaleciendo las acciones que permitan atacar los medios de financiamiento de los grupos armados ilegales para evitar que la extracción de rentas de economías legales e ilegales siga alimentando su tendencia al crecimiento y la expansión, y afectando directamente a las comunidades más vulnerables.”

La implementación de justicia en los territorios es otro de los desafíos para la paz. Hoy en día algunas organizaciones como el Eln o Los Pelusos (Epl) siguen imponiendo sanciones, restricciones y normas de convivencia a la población civil. Sobre ello, la MAPP reseña que “la población no puede acceder a la justicia formal o decide no hacerlo, porque la justicia impartida por grupos armados ilegales les resulta más rápida y eficiente.

Adicionalmente, las condiciones de ruralidad dispersa hacen difícil la llegada de la institucionalidad, en especial del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) o Medicina Legal, a los territorios más alejados, lo que genera impacto en la rigurosidad de las investigaciones, y mina la confianza de la ciudadanía hacia la justicia.”

Frente a ese escenario, la MAPP aconseja a la Fiscalía General de la Nación y a la Sijin fortalecerse en aquellos territorios en donde su presencia es insuficiente o inexistente. A su vez, señala que es necesario que el Consejo Superior de la Judicatura verifique la capacidad humana que tiene a nivel territorial para que “se cuente en los juzgados con mínimo el Juez, secretario, citadores, escribientes y notificadores (…)”.

De acuerdo al informe de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia, los departamentos de Chocó, Arauca, Cuaca, y los territorios del Bajo Cauca antioqueño, Catatumbo y el Pacífico nariñense son los lugares más golpeados por la presencia de grupos armados ilegales.

Para ver la nota en el medio haga click aquí

COMUNICADO: MAPP/OEA condena el asesinato de Personera de Samaniego, Nariño

Bogotá, mayo 21 de 2019. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) lamenta y rechaza enfáticamente el asesinato de Paula Andrea Rosero Ordóñez, personera del municipio de Samaniego, en el departamento de Nariño.

Reitero nuestro llamado al Estado colombiano para emprender acciones y entregar resultados concretos que garanticen la seguridad, integridad y protección de la población, los liderazgos sociales y los funcionarios locales. Insto también al Gobierno Nacional a investigar con celeridad estos hechos y juzgar a los responsables del asesinato de Paula Andrea, que como Misión nos enluta”, señaló Roberto Menéndez, Jefe de la MAPP/OEA.

En las zonas afectadas por el conflicto armado, llama la atención la escasa representación de las mujeres como personeras municipales. En este sentido, la MAPP/OEA destaca y conmemora el rol de Paula Andrea, con quien venía trabajando de manera cercana en la promoción de la participación y la garantía de derechos de las mujeres y la comunidad de Samaniego. Como personera, Paula Andrea también venía impulsando espacios decisivos de participación local, como la Mesa de Víctimas y el Consejo Municipal de Paz, Reconciliación y Convivencia.

En concepto de la MAPP/OEA, estos condenables hechos no sólo atentan contra la vida de la funcionaria del Ministerio Público, sino que afectan el tejido social en el territorio, limitan el acceso a derechos de la comunidad y tienen un efecto amedrentador, principalmente en el liderazgo social y político de las mujeres.

La MAPP/OEA expresa sus más sinceras condolencias y solidaridad con la familia y seres queridos de Paula Andrea, que hace extensivas a su comunidad y a la Personería. En el marco de su Mandato, la Misión reafirma su compromiso de seguir acompañando a las instituciones y a las comunidades en sus esfuerzos, así como en la visibilización oportuna de las afectaciones que amenazan la construcción de paz.