Propuestas de víctimas en el exterior período 2021 – 2023

9 noviembre, 2021

Conozca las propuestas de los postulados por las Organizaciones de Víctimas en el Exterior, que aspiran pertenecer a la Mesa Nacional de Participación Efectiva de las Víctimas periodo 2021-2023

A través de este sitio web se podrán conocer las propuestas enviadas por las personas postuladas desde las Organizaciones de Víctimas en el exterior, quienes buscan incidir en política pública que las involucra por medio de la Mesa Nacional de Participación Efectiva de Víctimas, que serán elegidas en noviembre de 2021, y las cuales voluntariamente se acogieron a los términos y condiciones descritos para el proceso.

Este espacio es de carácter temporal y estará a disposición del público hasta 29 de noviembre del año en curso.

Esta publicación no compromete a ninguna de las Entidades ni Organizaciones que acompañan el proceso, ni a los postulados o sus propuestas, siendo un ejercicio que pretende exclusivamente, contribuir a las garantías para el debido proceso.

COMUNICADO: La MAPP/OEA seguirá sumando a la Paz de Colombia durante tres años más

13 octubre, 2021

Bogotá, 13 de octubre de 2021. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) continuará aportando sus capacidades y conocimiento acumulado a la construcción de Paz desde los territorios, por tres años más. Así lo establece el octavo Protocolo Adicional al Convenio entre la República de Colombia y la Secretaría General de la OEA, firmado hoy en Bogotá.

Tanto el Gobierno colombiano como la OEA están convencidos de que el multilateralismo y la cooperación hemisférica son indispensables para la construcción de la paz. En este sentido, la Misión seguirá siendo un apoyo para Colombia, observando los avances obtenidos y alertando los principales desafíos, a través de sus recomendaciones a la implementación de los acuerdos, políticas públicas y a las estrategias institucionales y comunitarias que se desarrollan para alcanzar la paz.

La Vicepresidenta de la República y Ministra de Relaciones Exteriores, Marta Lucía Ramírez, mencionó que “los aportes de la MAPP/OEA han permitido al Estado acercarse a las comunidades y han servido de puente para generar diálogo en contextos de alta conflictividad. Han sido aliados incansables a través de la entrega de información oportuna y recomendaciones, facilitando la toma de decisiones para abordar los desafíos y amenazas para la paz”.

“Agradecemos al gobierno de Colombia del Presidente Iván Duque por renovar la confianza en la MAPP/OEA. La paz con legalidad es el objetivo del Gobierno y tienen todo nuestro apoyo para hacer realidad esa visión”, afirmó el Secretario General de la OEA, Luis Almagro. “Para ello, es fundamental el trabajo en el terreno, generando confianza, generando las mejores condiciones de acercamiento, las mejores condiciones de trabajo en tareas clave, desde el desarme hasta el acceso a derechos de la gente”, agregó.

Por su parte, Roberto Menéndez, Jefe de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia, destacó que “para la MAPP/OEA es un privilegio y una responsabilidad seguir sumando a la Paz del pueblo colombiano. Agradecemos la confianza del Estado y asumimos este compromiso con independencia e imparcialidad, así como con la decidida voluntad de acompañar todos los esfuerzos de paz que Colombia realiza”.

La Misión, con su experiencia y capacidades acumuladas durante 17 años, a través de su presencia territorial en 18 oficinas regionales y su sede en Bogotá, seguirá enfocándose en asuntos decisivos como el apoyo a las víctimas, los procesos de reincorporación, los programas de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos, el seguimiento a los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, la Reforma Rural Integral e iniciativas de desminado, entre otros. Siempre incluyendo los enfoques de género, etario y étnico.

A la firma del Octavo Protocolo de la MAPP/OEA asistieron representantes de Alemania, Canadá, España, Estados Unidos, Reino Unido, Suecia, Suiza y Noruega, países aliados en la construcción de paz, así como autoridades del orden nacional.

EL ESPECTADOR: Gobierno renueva mandato de la MAPP/OEA en Colombia

Este fue un compromiso que el presidente Iván Duque hizo con Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos. La misión que sigue la implementación del Acuerdo de Paz tiene asegurados otros tres años en el país.

Este miércoles, la vicepresidenta y canciller Marta Lucía Ramírez firmó el octavo protocolo que renueva el mandato de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de Estados Americanos (MAPP-OEA) por otros tres años más.

Este fue un tema de conversación entre el presidente Iván Duque y el secretario general de la OEA, Luis Almagro, durante la visita a Washington del primer mandatario. “Agradecemos al gobierno de Colombia por renovar la confianza en la MAPP-OEA. La paz con legalidad es el objetivo del Gobierno y tienen todo nuestro apoyo para hacer realidad esa visión”, manifestó Almagro.

Por su lado, la vicepresidenta y canciller en el evento de la firma del protocolo destacó la labor de la misión en el país. “Los aportes de la MAPP-OEA han permitido al Estado acercarse a las comunidades y han servido de puente para generar diálogo en contextos de alta conflictividad. Han sido aliados incansables a través de la entrega de información oportuna y recomendaciones, facilitando la toma de decisiones para abordar los desafíos y amenazas para la paz”.

El jefe de la Misión, Roberto Menéndez, también agradeció la confianza por el trabajo de la MAPP-OEA. “Es una responsabilidad y un privilegio seguir sumando a la paz del pueblo colombiano. Asumimos este compromiso con independencia e imparcialidad, así como la decidida voluntad de acompañar todos los esfuerzos de paz que Colombia realiza”, comentó Menéndez.

La MAPP-OEA hace presencia en 18 zonas del país y tiene un trabajo dedicado en temas sobre víctimas, procesos de reincorporación, programas de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos, PDETs, entre otros.


Para ver la nota en el medio haga clic aquí.

EL TIEMPO: Se firma renovación de la Misión de Acompañamiento al Proceso de Paz

La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP – OEA) y la vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez, firmaron este miércoles el octavo Protocolo Adicional al Convenio entre la República de Colombia y la Secretaría General de la OEA, el cual amplía el mandato de la Misión por 3 años más.

Esto significa que la MAPP – OEA continuará aportando sus capacidades y conocimiento acumulado a la construcción de Paz desde los territorios. Actualmente la Misión tiene presencia en Colombia con 18 oficinas regionales y una sede principal en Bogotá, desde donde se brinda cubrimiento a más de 193 municipios en 20 departamentos del país.

La vicepresidenta, quien firmó en nombre del Gobierno y el presidente Iván Duque, dijo que “al suscribir este nuevo protocolo al acuerdo del 2004 se constituye un eje importante en el relacionamiento que tenemos la OEA. Son 17 años de presencia ininterrumpida de esa misión en Colombia, que se ha convertido en un aliado incondicional de nuestra país en ese propósito de avanzar todos los días hacia una Paz  estable, duradera, con legalidad e incluyente“. 

Así las cosas, la MAPP- OEA seguirá enfocándose en asuntos decisivos como el apoyo a las víctimas, los procesos de reincorporación, los programas de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos, el seguimiento a los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, la Reforma Rural Integral e iniciativas de desminado, entre otros. 

Según establecieron en la renovación de la Misión, tanto el Gobierno colombiano como la OEA están convencidos de que el multilateralismo y la cooperación hemisférica son indispensables para la construcción de la paz.

En este sentido, la Misión seguirá siendo un apoyo para Colombia, observando los avances obtenidos y alertando los principales desafíos, a través de sus recomendaciones a la implementación de los acuerdos, políticas públicas y a las estrategias institucionales y comunitarias que se desarrollan para alcanzar la paz.

La ministra de Relaciones Exteriores mencionó que “los aportes de la MAPP/OEA han permitido al Estado acercarse a las comunidades y han servido de puente para generar diálogo en contextos de alta conflictividad. Han sido aliados incansables a través de la entrega de información oportuna y recomendaciones, facilitando la toma de decisiones para abordar los desafíos y amenazas para la paz”.

Por otro lado, el secretario General de la OEA, Luis Almagro, quien se reunió este lunes en Washington con el presidente Iván Duque, agradeció al gobierno de Colombia por la confianza en la Misión.

“La paz con legalidad es el objetivo del Gobierno y tienen todo nuestro apoyo para hacer realidad esa visión. Para ello, es fundamental el trabajo en el terreno, generando confianza, generando las mejores condiciones de acercamiento, las mejores condiciones de trabajo en tareas clave, desde el desarme hasta el acceso a derechos de la gente”, afirmó.

Finalmente, Roberto Menéndez, Jefe de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia, destacó que “para la MAPP/OEA es un privilegio y una responsabilidad seguir sumando a la Paz del pueblo colombiano. Agradecemos la confianza del Estado y asumimos este compromiso con independencia e imparcialidad, así como con la decidida voluntad de acompañar todos los esfuerzos de paz que Colombia realiza”.

A la renovación de la Misión, firmada en Bogotá, asistieron representantes de Alemania, Canadá, España, Estados Unidos, Reino Unido, Suecia y Noruega, países aliados en la construcción de paz. La vicepresidenta les expresó su agradecimiento, indicando que “su apoyo político y financiero han hecho posible el apoyo de esta misión en el país”.


Para ver la nota en el medio haga clic aquí

AGENCIA EFE: Colombia amplía a 2024 el mandato de la misión de apoyo de la OEA al proceso de paz

La Misión de Apoyo al Proceso de Paz (MAPP) de la Organización de Estados Americanos (OEA) continuará acompañando el proceso de paz en Colombia hasta finales de 2024 gracias a la firma del octavo protocolo adicional que tuvo lugar este miércoles en Bogotá.

EL documento fue suscrito en el Palacio de San Carlos, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, por la canciller y vicepresidenta colombiana, Marta Lucía Ramírez, y el jefe de la MAPP/OEA, Roberto Menéndez.

Durante la firma del protocolo, los dos funcionarios coincidieron en que el multilateralismo y la cooperación hemisférica son indispensables para la construcción de la paz.

En ese orden de ideas, la Misión que comenzó en 2004 seguirá siendo un apoyo para Colombia, observando los avances obtenidos y alertando sobre los principales desafíos, a través de sus recomendaciones a la implementación de los acuerdos, de políticas públicas y de las estrategias institucionales y comunitarias que se desarrollan para alcanzar la paz.

“Los aportes de la MAPP/OEA han permitido al Estado acercarse a las comunidades y han servido de puente para generar diálogo en contextos de alta conflictividad”, dijo Ramírez.

La canciller destacó que la Misión ha sido un “aliado incansable” y que siempre ha entregado “información oportuna y recomendaciones, facilitando la toma de decisiones para abordar los desafíos y amenazas para la paz”.

A renglón seguido valoró positivamente que el mandato de la Misión “ha podido llevarse a cabo en gran medida gracias a la confianza y al apoyo constante de la comunidad internacional”.

Reconoció que a lo largo de los años han existido “diferencias” que se han podido superar “entendiendo todos que la paz es posible en la medida en que logremos eliminar el narcotráfico”, del que dijo es uno de los principales obstáculos para implementar el acuerdo firmado en 2016 entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC.

RESPALDO AL PAÍS

Por su parte, Menéndez destacó que “para la MAPP/OEA es un privilegio y una responsabilidad seguir sumando a la paz del pueblo colombiano”.

Recordó que el mandato lo han asumido con independencia e imparcialidad, así como con la decidida “voluntad de acompañar todos los esfuerzos de paz que Colombia realiza”.

Menéndez subrayó que cuando la Misión llegó a Colombia, en 2004, traía unas experiencias pero la realidad del país los dejó ante un “desafío enorme” y en estos 17 años han visto los esfuerzos de la comunidad internacional, del Gobierno y de su gente para alcanzar la paz.

El jefe de la MAPP/OEA recalcó que las 18 oficinas regionales y su sede en Bogotá seguirán centradas temas decisivos como el apoyo a las víctimas, los procesos de reincorporación y los programas de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos.

Igualmente lo harán en el seguimiento a los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), la reforma rural integral prevista en el acuerdo de paz con las FARC e iniciativas de desminado.

A la firma del Octavo Protocolo de la MAPP/OEA asistieron representantes de Alemania, Canadá, España, Estados Unidos, Reino Unido, Suecia y Noruega, países aliados en la construcción de la paz de Colombia.


Para ver la nota en el medio haga clic aquí.

Países aliados en la Construcción de Paz visitaron Guaviare y Norte de Santander

11 octubre, 2021

Entre el 20 y el 23 de septiembre, delegaciones de Alemania, Canadá, España, Hungría, Reino Unido y Suecia se reunieron con liderazgos sociales, representantes de víctimas, mujeres, jóvenes e institucionalidad local para discutir la agenda de Paz en esas regiones.

El logro de una Paz Completa no sería posible sin el apoyo de la comunidad internacional. Por eso, desde la MAPP/OEA propiciamos espacios de interacción entre estos países aliados y los sectores decisivos en la implementación de políticas públicas e iniciativas ciudadanas de Paz. En esta ocasión, Guaviare y Norte de Santander recibieron a esta comisión.

Representantes de Canadá, Suecia y España realizaron visitas en San José del Guaviare, El Retorno y Calamar, encuentros en los que además de intercambiar con representantes de la Alcaldía y la Gobernación, también tuvieron espacios con la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas, la Brigada de Selva 22 del Ejército, la Defensoría del Pueblo y la Fundación para la conservación y el desarrollo sostenible FCDD.

Estos recorridos también permitieron escuchar a personas de las veredas Puerto Gaviotas y La Marina, espacios en los que la comunidad pudo expresar los retos y avances del proceso de paz en este territorio.

Para Melesio García, habitante de Puerto Gaviotas, esta visita fue de gran relevancia, ya que “con esa información que están recogiendo y con las inquietudes de la comunidad, estoy seguro de que algo se va a reflejar en favor de nuestra comunidad”.

En Norte de Santander se realizaron visitas a los municipios de Convención, Ocaña y Teorama, en las que se reunieron con alcaldías, liderazgos sociales, comunales, de mujeres y jóvenes; organizaciones sociales y campesinas (CISCA, ASCAMCAT, MCP, ASUNCAT); Fuerza Pública, representantes del pueblo indígena Barí, la Red de Mujeres del Catatumbo, entre otros actores relevantes en la agenda de paz de la región.

“Pudimos dar un balance acerca del desarrollo que hemos tenido en la implementación de los acuerdos de paz, para nosotros es muy importante poder contar con esta visita en el municipio de Teorama” aseguró Robinson Salazar, Alcalde de Teorama.

Los representantes de la comunidad internacional también destacaron estos encuentros como una oportunidad para conocer las realidades de los territorios y para enfocar sus acciones relacionadas con la implementación de los acuerdos de paz. A través de estas visitas, los países que apoyan a la MAPP/OEA reafirman su voluntad de acompañar a las colombianas y a los colombianos en la construcción de una Paz Completa.

Así caminan hacia la justicia ocho comunidades de Colombia

14 septiembre, 2021

Con Comunidades camino a la justicia, una apuesta de la MAPP/OEA y el Gobierno de Alemania, organizaciones de víctimas en Antioquia, Arauca, Caquetá, Chocó, Córdoba, Guaviare, Nariño y Norte de Santander construyen informes para presentar ante la Jurisdicción Especial para la Paz.

Estos informes tienen el fin de poner en conocimiento de la JEP aquellos crímenes atroces que sufrieron para que esta jurisdicción pueda avanzar en las medidas de justicia, verdad, reparación y garantías de no repetición encomendadas en el Acuerdo Final.

Comunidades indígenas, afrodescendientes, campesinas y de mujeres son las protagonistas de Comunidades camino a la justicia, un proyecto que se viene desarrollando en ocho departamentos del país y que ha traído profundas reflexiones y aprendizajes sobre lo sucedido durante el conflicto armado, y las huellas que ha dejado.  

El proceso de construcción de los informes, que inició en junio de 2021, ya se encuentra en su etapa final. Ha contado con el acompañamiento de profesionales que, a través de talleres y encuentros con las comunidades, han guiado el ejercicio que permitirá a las comunidades aportar a los fines de la Justicia Transicional y la reconciliación.

A fuerza de valentía y dignidad, cada una de estas comunidades y organizaciones de víctimas caminan hacia la justicia.

Con la Mesa de Víctimas de Anorí, Antioquia, se han hecho jornadas de recolección de información a través de ejercicio de cartografía social, con el fin de plasmar en el mapa del municipio los hechos de violencia más representativos y con impacto colectivo. También se han realizado entrevistas con líderes y lideresas de distintas zonas del municipio con el fin de terminar con mayor certeza elementos de modo, tiempo y lugar de estas violaciones a los derechos humanos.

Se trata de un proceso relevante para esta comunidad, pues ayuda a darle cuerpo al discurso y a las acciones de paz, para que se conviertan en realidad para las víctimas.

En Chocó, la construcción del informe ha sido todo un reto, ya que la situación de orden público ha impedido denuncias respecto a los delitos de violencia sexual en el marco del conflicto armado. Sin embargo, gracias a la articulación con organizaciones de mujeres como La Juntanza, se han establecido lazos de confianza y se ha construido un proceso desde la sororidad, en el que las mujeres chocoanas dan una lección de amor y vida al territorio.

Los talleres han incorporado una metodología lúdica acompañada de la mandala, una actividad tradicional de las mujeres afrodescendientes y negras que representa las intenciones o deseos respecto a su territorio, al tiempo que ayuda a medir puntos energéticos para sanar y cultivar el amor propio.

Con la Asociación de Mujeres Víctimas de Desaparición Forzada del Guaviare (Asovig) se han desarrollado espacios grupales e individuales que han contado con acompañamiento psicosocial. Se construyeron las historias de vida de las participantes, para que cada una pudiese narrar los hechos desde su propia perspectiva. Asimismo, la JEP facilitó una capacitación en Trabajos, obras y actividades con contenido restaurador reparador (TOAR), lo que permitió que las víctimas tuvieran contacto directo con la institución a la que posteriormente le entregarán su informe.

En Montelíbano, Córdoba, se ha desarrollado cartografía social, líneas de tiempo, entrevistas semiestructuradas y diversas herramientas de carácter colectivo para recrear la historia a partir de discusiones e intercambio de experiencias sobre el conflicto armado. En este proceso ha sido vital el apoyo psicosocial, que ha permitido reconocer las vivencias, experiencias individuales y familiares, generar más confianza y valorar la dimensión del daño en las familias y personas.

Los y las participantes se sienten reconocidas. Perciben que su historia es relevante y necesita ser visibilizada. Para muchas, incluso, esta ha significado la primera vez que han podido hablar sobre su historia y esto ha tenido un impacto positivo en sus vidas.

El Pueblo Coreguaje, ubicado en el Caquetá, eligió para el desarrollo de las actividades el Resguardo Indígena de Agua Negra, un lugar de su territorio donde se sienten protegidos por sus ancestros y en contacto con la tierra, la naturaleza y los espíritus. Los testimonios han sido trabajados de manera colectiva por petición del pueblo y sus autoridades, lo que ha representado mucha riqueza. Uno de los logros de este proceso ha sido la construcción de confianza con los integrantes del pueblo, quienes destacan Comunidades camino a la justicia como una forma de construir memoria, de reconocer lo que ha ocurrido en su territorio a causa del conflicto y sobre todo de dar cuenta de los delitos cometidos en contra de las comunidades indígenas.   

Con el Pueblo Barí, ubicado en Norte de Santander, el proceso también ha sido participativo. Con el acompañamiento de la MAPP/OEA, los Barí han hecho énfasis en la forma en la que el conflicto armado afectó su cultura, su relación con el territorio y sus costumbres ancestrales. Se priorizaron las cuatro comunidades que hacen parte de la construcción del relato. Para este pueblo, lo más importante es la apropiación del informe, ya que es un documento de ellos y para ellos, por lo que han participado activamente de los talleres y de sus resultados. 

En el Pueblo Hitnu, ubicado en Arauca, se han realizado visitas domiciliarias y entrevistas familiares, usando el genograma y el familiograma como instrumentos de registro que permiten identificar las dinámicas, relaciones, evolución y composición de las familias. Estos espacios han posibilitado construir lazos de confianza, así como reconocer la cotidianidad, espacios y perspectivas de quienes participan. Durante los encuentros grupales también se realizaron actividades para­ intercambiar experiencias, emociones y sensaciones sobre las violaciones a los derechos humanos que sufrieron durante el conflicto armado.

En La Victoria, Ipiales, se han utilizado estrategias como cuadros escénicos teatrales, preparación de recetas y diseño de mapas para la recolección de información. Con esta comunidad, la construcción de lazos de confianza se ha dado gracias al acompañamiento de gestorías comunitarias y de la generación de puentes con la institucionalidad para potenciar las capacidades organizativas. El interés específico en el territorio es avanzar en la implementación de propuestas de reparación para restablecer los derechos de la comunidad víctima e impulsar el desarrollo.

La MAPP/OEA y el Gobierno de Alemania acompañan el trabajo que viene adelantando la JEP, pues consideran que la justicia transicional es una herramienta fundamental para garantizar el derecho de las víctimas a la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición. Por eso, a través de Comunidades camino a la justicia apoyan a las comunidades para participar en esta jurisdicción, producir sus informes, y visibilizar los crímenes de lesa humanidad y las graves violaciones al DIH que sufrieron, a la vez que construyen memoria para avanzar.

Guardias indígenas, cuidadoras de la Paz

17 agosto, 2021

En la semana de los Pueblos Indígenas, la MAPP/OEA celebró y resaltó la importancia de los sistemas propios de protección y las guardias indígenas para la defensa de la cultura, los saberes, el territorio ancestral en Colombia y la autonomía de los pueblos indígenas.

Las guardias indígenas son las cuidadoras ancestrales de los pueblos indígenas y una forma en la que se materializan el gobierno propio y la Jurisdicción Especial Indígena, derechos que son reconocidos por diversos instrumentos de derecho internacional para que cada pueblo originario pueda establecer sus propias formas de gobernarse. Las guardias son uno de los sistemas de protección de los pueblos indígenas en Colombia, y tienen tareas específicas de apoyo a las autoridades indígenas en el control territorial y la aplicación de la justicia propia, entre otros.  

Estos cuerpos de protección pueden ser numerosos o pequeños, y pueden formar parte de ellos hombres, mujeres, jóvenes o también incluir niños y niñas para labores de protección al medio ambiente, por ejemplo. En algunos casos todo comunero puede convertirse en guardia de por vida, por turnos o ante ciertos imprevistos; la decisión sobre su funcionamiento depende de los propios pueblos y su autoridad indígena. El objetivo de estas guardias es la defensa y protección de los pueblos ante situaciones internas o externas que puedan poner en riesgo su pervivencia.

En este contexto, la protección no se relaciona únicamente con la defensa física y material de las comunidades. Implica también una salvaguardia de las instituciones organizativas propias, la cultura inmaterial de los pueblos, la lengua, la madre tierra en su máxima expresión, la armonía comunitaria, los saberes tradicionales, la medicina propia, el Derecho Mayor, los valores y elementos espirituales, entre otros.

En la Semana Interamericana de los Pueblos Indígenas, que se conmemoró entre el 9 y 13 de agosto, la MAPP/OEA resaltó la importancia de fortalecer las guardias indígenas como una forma de salvaguardar a las comunidades indígenas y reafirmó su acompañamiento a los procesos organizativos de los pueblos étnicos del país.

Si bien las guardias indígenas son milenarias y ancestrales, y vienen formándose y ofreciendo su apoyo a las autoridades étnicas desde antes del reconocimiento de la Jurisdicción Especial Indígena, en los contextos recientes de conflicto armado se han convertido en pieza fundamental para la protección debido a que el accionar de los grupos armados ha afectado de manera constante y directa a las comunidades y sus autoridades propias. De esta forma, son un referente del gobierno y el derecho propio que incluso ha evitado el ingreso de grupos armados y sus afectaciones a los territorios indígenas, por lo que fortalecerlas se hace relevante y necesario.

Por eso, la MAPP/OEA ha impulsado procesos de fortalecimiento de guardias con diversas comunidades indígenas. Por ejemplo, con las guardias Embera Katío y Embera Dóbida en Chocó, en un trabajo coordinado con la Organización Nacional Indígena de Colombia, se fortalecieron asuntos como legislación étnica, nacional e internacional, así como justicia propia, protección ambiental y el afianzamiento de la historia y cosmovisión Embera para la protección del territorio.

Por otra parte, con la guardia del Pueblo U’wa, ubicado en Boyacá, Casanare, Santander y Norte de Santander, la Misión ha trabajado en la producción de sus manuales de funciones, en el fortalecimiento de capacidades y en la construcción de protocolos de coordinación con la fuerza pública. Asimismo, con el pueblo Awá en Nariño, en conjunto con la Consejería de Derechos Humanos y el Ministerio del Interior, se ha impulsado el fortalecimiento de los medios comunitarios para la generación de escenarios de autoprotección de las comunidades y el fortalecimiento en dotación y capacitación.

La guardia indígena también posibilita que niños, niñas, jóvenes y mujeres, quienes en algunos casos no han participado en los gobiernos propios, puedan ejercer roles de liderazgo. De igual forma, contribuye a alejar a niños, niñas y jóvenes de los grupos armados, ya que pertenecer a la guardia les motiva a ser parte de procesos que involucran y benefician a sus propias comunidades.

La MAPP/OEA reconoce y destaca el papel de las guardias indígenas en la construcción de la paz territorial, ya que sus labores le aportan a la justicia, a la equidad y a la igualdad. Donde quiera que existan estas formas de organización y protección, los saberes ancestrales, la vida y el territorio están protegidos. Los pueblos indígenas resguardan el camino hacia la paz y son fundamentales en la búsqueda la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición de la violencia en el país.

La Misión de Paz de la OEA propone un “diálogo en acción” en la FILBo

14 agosto, 2021

El martes 17 de agosto, en la Feria Internacional del Libro de Bogotá, #FILBoDigital2021 hablaremos del potencial que tiene el diálogo para transformar conflictos y construir la paz. Una conversación con Herbert Ortega, de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP/OEA).

“Somos lo que hacemos y no lo que decimos ser”. Con esta premisa, la MAPP/OEA participa en la FILBo en un conversatorio virtual donde, de forma animada y práctica, se abordarán las diferencias entre diálogo y discusión, y entre “hablar para convencer” y “escuchar para comprender”.

Este espacio de 90 minutos se aproximará, desde una perspectiva humanística, al arte de dialogar para construir consensos, generar confianza y transformar realidades. El intercambio estará a cargo de Herbert Ortega, guatemalteco experto internacional en diálogo para la transformación de conflictos, y se llevará a cabo este 17 de agosto a las 4:00 de la tarde.

Durante los 17 años de trabajo en los territorios de Colombia, la MAPP/OEA le ha apostado al diálogo para apoyar el trámite de diferencias, la transformación de conflictos, la construcción de consensos y la creación de puentes de solución entre las necesidades de las comunidades más afectadas por el conflicto armado y la oferta institucional existente.

Tanto la FILBo como la MAPP/OEA están convencidas de que la construcción de una Paz Completa en Colombia sólo es posible priorizando el diálogo auténtico, amplio e incluyente, del que participe toda la ciudadanía. Por eso, invitan a la audiencia de la Feria a sumarse a esta experiencia para poner el diálogo en acción.

El evento requiere inscripción previa en el siguiente link: https://bit.ly/37Gqq39

El vínculo a la charla será compartido con las 30 primeras personas que se inscriban.

Procuraduría General de la Nación se fortalece en diálogo social

11 agosto, 2021

Durante tres meses, la MAPP/OEA desarrolló un proceso de capacitación  con más de 40 funcionarios y funcionarias de la Procuraduría General de la Nación, para el fortalecimiento de sus habilidades para el diálogo social, los roles y funciones de terceros, la construcción de consensos y la transformación de conflictos sociales en Colombia.

Dicho proceso constituye una de las líneas de apoyo de la MAPP/OEA a la Procuraduría, reconociéndole como un actor clave en el abordaje de la conflictividad social y sus conflictos sociales específicos.

A lo largo de 10 jornadas entre los meses de junio, julio y agosto, se construyó una comunidad de confianza, aprendizaje e intercambio de experiencias relacionadas con el diálogo social, la construcción de paz y los roles desempeñados por funcionarios y funcionarias y el equipo facilitador de la MAPP/OEA.

La clausura del proceso de capacitación, se realizó el 10 de agosto y contó con la presencia de Margarita Cabello, Procuradora General de la Nación, quien destacó que el proceso de capacitación ha contribuido aresaltar el diálogo social como una herramienta valiosa y útil para el fortalecimiento y la protección de la democracia, para el fortalecimiento del derecho a la protección ciudadana y para el fortalecimiento de la construcción de paz en nuestro país”.

Roberto Menéndez, Jefe de Misión de la MAPP/OEA, agradeció la confianza de la Procuraduría y señaló que “la Paz Completa exige de la participación de toda la sociedad y requiere especialmente una institucionalidad activa, presente, comprometida, fortalecida y capaz, que, de la mano de las diferentes expresiones organizadas de la sociedad, pueda resolver todos los desafíos y las diferencias que las conflictividades sociales nos presentan”.

Y es que justamente los funcionarios y funcionarias de la Procuraduría son vitales para dinamizar mesas de diálogo y garantizar la implementación efectiva de las Políticas Públicas de Paz en los territorios. Por ello, fortalecerles a través de estas alianzas colaborativas contribuye directamente al abordaje de la conflictividad social y a la Paz territorial.

Con estos procesos de formación, la Misión de la OEA reafirma su compromiso con la promoción del diálogo social, la transformación de conflictos y la construcción de consensos para el logro de una Paz Completa en los territorios más afectados por el conflicto armado y otras violencias. Por ello, continuará apoyando a otros actores de la institucionalidad y sociedad civil colombiana con procesos similares tanto a nivel nacional como en sus territorios.