En Cali, mujeres se reconcilian a través del video

Durante dos años, 25 mujeres víctima del conflicto, ex combatientes y de población vulnerable trabajaron en el proyecto ‘Video reconciliación´, en el cual fortalecieron su auto-reconocimiento y empoderamiento. Durante ese tiempo las mujeres produjeron dos cortometrajes. Asimismo, un documental que relata este proceso fue estrenado en el acto de clausura.

La metodología que atravesó todo este trabajo se llama Video Transformación, que consiste en formar a las mujeres en herramientas audiovisuales para producir historias, contar con su propia voz los relatos y trabajar en equipo. De esta manera, las mujeres provenientes de distintos sectores e historias personales se integraron en esta tarea, en la que el video fue una excusa y un espejo para reflexionar sobre ellas mismas y trabajar en el reconocimiento de las demás.

“Como MAPP/OEA nos sentimos honrados de haber acompañado este proceso, que nace de la decisión de mujeres y un conjunto de instituciones para apostarle a la reconciliación individual y grupal”, señaló Daniel Millares, coordinador del área de Justicias de la Misión.

Durante el proyecto las mujeres produjeron dos cortometrajes, participando de su planeación, elaboración del guion, reportería, actuación y grabación. Uno de ellos se llama ‘Una segunda oportunidad’, y trata sobre iniciativas comunitarias de reciclaje en el barrio Llano Verde, de Cali. El segundo audiovisual, ´Mujeres re-existiendo´, aborda la temática de la migración hacia las ciudades y las dinámicas de violencia que enfrentan quienes llegan a las urbes.

En la jornada de clausura, que se realizó el 8 de noviembre en Cali, fue presentado a los asistentes el documental que recoge todo lo que ha sido esta experiencia, y se realizó un conversatorio en el que las mujeres contaron lo que significó para ellas esta propuesta.

“Después de un pasado tormentoso la paz llegó a mi vida. Video-reconciliación me dió oportunidades en mi día a día. Hoy todas somos una sola”, exclamaron al unísono las 25 mujeres en el acto de graduación, en el que fluyeron los abrazos sinceros de amistad, cariño y gratitud.

Este proyecto fue financiado por la Embajada de la República de Corea en Colombia, coordinado por la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP/OEA) y apoyado por la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas (UARIV), la Agencia para la Reincorporación y Normalización (ARN), la Secretaría de Paz y Cultura Ciudadana de la Alcaldía de Cali y la Ruta Pacífica de las Mujeres.

“Nuestra misión es seguir siendo útiles a la construcción de paz”

Entre los días 01 y 05 de octubre, los 110 funcionarios de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de Estados Americanos (MAPP/OEA) se dieron cita en Bogotá en el marco del Taller Nacional anual.

El evento congregó a los equipos de las 16 oficinas regionales, con el fin de planificar y articular las estrategias que se adelantarán desde los territorios, en seguimiento con el Mandato de monitoreo y acompañamiento a las políticas de paz que tiene la Misión.

Este espacio permitió a todos los equipos de trabajo y áreas temáticas analizar las perspectivas de trabajo de cara a los retos identificados en el proceso, así como compartir los aprendizajes y experiencias positivas recogidas en los territorios en el último año.

Durante el encuentro, fue fundamental la presencia de autoridades institucionales, quienes agradecieron la labor de la Misión, a la vez que compartieron la visión y perspectivas de sus entidades, en el marco de la gestión del gobierno del presidente Iván Duque. El Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, destacó que “queremos seguir contando con el apoyo de la MAPP/OEA, su presencia territorial efectiva y discreta nos da tranquilidad a los colombianos”.

Adicionalmente, se generaron espacios de interlocución con la Consejera Presidencial para las Regiones, Karen Abudinen, donde se socializaron los aspectos más relevantes de la iniciativa “Construyendo País”. A su vez, la Viceministra de Asuntos Multilaterales, Adriana Mejía, destacó los retos y nuevos desafíos para la paz, valorando además “la capacidad que tienen como Misión de estar en sintonía con las dinámicas del territorio”.

Por otra parte, el Magistrado de la Jurisdicción Especial para la Paz Roberto Vidal, resaltó la importancia de la aplicación de modelos de justicia reparativa dentro de los procesos de reparación a víctimas; mientras que el Viceministro de Política Criminal y Justicia Restaurativa, Juan Francisco Espinosa, valoró la presencia territorial de la Misión en las zonas más afectadas por el conflicto en el país.

“Nuestra misión es seguir siendo útiles para la construcción de Paz en Colombia” señaló Roberto Menéndez, jefe de Misión, en el marco del cierre Taller Nacional. Este ha sido el objetivo de la MAPP/OEA en sus 14 años de trabajo ininterrumpido en los territorios, donde ha trabajado de cerca con las comunidades, organizaciones, líderes y defensores de derechos, apoyando el fortalecimiento de sus iniciativas locales de paz.

Reconciliación a través de los muros en la cárcel de Quibdó

Hacia las dos de la tarde del miércoles 19 de septiembre, en vísperas de las fiestas patronales de San Francisco de Asís, mejor conocidas como “San Pacho”, jóvenes de la zona norte de Quibdó se comenzaron a congregar a las afueras del establecimiento penitenciario y carcelario para enviar mensajes de aliento a las personas privadas de la libertad que se encuentran recluidas. A través de cantos y rezos tradicionales enviaron un mensaje de unidad y en contra de la discriminación, resaltando la importancia de las oportunidades que brinde la sociedad para que quienes han cometieron crímenes puedan reiniciar sus vidas en el camino de la legalidad, la reconciliación y la paz.

En respuesta, al interior del establecimiento penitenciario y carcelario, cerca de un centenar de personas privadas de la libertad ubicadas en el patio trasero comenzaron a acercarse al personal de la Alcaldía de Quibdó y organizaciones internacionales acompañantes para participar en el acto simbólico.

Cuando uno de los jóvenes líderes de la zona norte de Quibdó inició un canto de rap, al interior de la cárcel rápidamente se realizó una congregación de personas que se tomaron de las manos, de pie frente al sol de las tres de la tarde del Chocó, con los ojos cerrados y la cabeza gacha, pidiendo perdón por los crímenes cometidos y orando porque al salir, la sociedad a la que hicieron daño les otorgue una nueva oportunidad para recomenzar el camino.

Luego de este conmovedor acto, las personas participantes realizaron un intercambio de cantos y bailes con las personas del exterior, sin que los muros de la cárcel impidieran la realización de esta actividad de reconciliación.

Al finalizar el evento los participantes afirmaron haber presenciado un acto simbólico de reconciliación y paz sin precedentes en el departamento, en el que solo la voluntad de acercamiento entre las partes permitió un espacio de reflexión tanto al interior de la cárcel como fuera de ella.

Son precisamente este tipo de actividades de reconciliación y paz a las que apuesta el programa de Justicia Restaurativa de la Procuraduría General de la Nación, de la mano con las líneas de trabajo de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de los Estados Americanos (MAPP-OEA), que desde 2004 ha acompañado al gobierno de Colombia en las iniciativas de paz. Este espacio también cuenta con el apoyo de la Alcaldía Municipal de Quibdó, el INPEC y el PNUD.

“La desaparición no es una opción, buscarlos es nuestra convicción”

Bajo este lema, las organizaciones de familiares de víctimas de desaparición forzada y la Mesa Departamental de Víctimas de Nariño realizaron el 29 y 30 de agosto de 2018 una serie de actos simbólicos con el fin de dignificar a las víctimas de desaparición forzada en el territorio.

Los actos conmemorativos iniciaron con una eucaristía en el templo Cristo Rey, seguida por una gran marcha “por la vida y el regreso de los desaparecidos”, que recorrió las principales calles del centro de Pasto.

Una vez culminada la caminata, entidades y organizaciones de víctimas participaron en la entrega del “Jardín de la Memoria”, un espacio que se levanta en el Parque Chimayoy, a las afueras de la capital nariñense. Allí, los familiares de las víctimas han sembrado árboles que representan a sus seres queridos.

De igual forma, estuvo abierto al público durante estos días una exposición de fotografías y recuerdos de los desaparecidos de Nariño en la Galería de la Memoria, en el Centro Cultural el Nido.

Se espera que estos actos, así como el trabajo articulado y continuo de la Mesa Departamental de Desaparición Forzada, contribuyan de manera más eficiente a la búsqueda de los desaparecidos y al acompañamiento a sus familiares. También, que constituyan un aporte al trabajo de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD) para poder acceder a la verdad y la reparación que tan ansiosamente esperan miles de familias nariñenses.

Más imágenes:

Reactivación del Consejo municipal de paz, reconciliación y convivencia en Samaniego

Más de 50 representantes de la ciudadanía y la institucionalidad local de Samaniego, Pasto, se dieron cita el pasado 24 de agosto para buscar fórmulas que permitan fortalecer la participación e incidencia del Consejo Municipal de Paz, creado en 2008.

En este marco se propuso analizar el alcance del Consejo, así como las propuestas de paz territorial, pedagogía y cultura ciudadana en el municipio, con miras a robustecer la organización y la participación ciudadana para la construcción de una paz estable y duradera.

Esta sesión ampliada, presidida por la Secretaría de Gobierno de Samaniego, contó con la participación de más de 40 líderes y lideresas de organizaciones de víctimas, mujeres, y de la comunidad LGBTI.

También participaron concejales y representantes del Sindicato del Magisterio de Nariño (SIMANA), de emisoras comunitarias, de la asociación de mineros, de la Asociación Región de Abades, de Asojuntas, de profesionales de la salud y de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz (OACP). Además, contó con el acompañamiento de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas (UNVM), la Defensoría del Pueblo y la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA).

Orientada por su mandato, la MAPP/OEA, a través de la oficina de Pasto y sus demás oficinas regionales, viene acompañando el fortalecimiento de los Consejos Municipales de Paz, Reconciliación y Convivencia, así como otros espacios de diálogo y participación ciudadana que tengan continuidad en el tiempo y que le permitan a la población civil articularse con los distintos organismos del Estado para trabajar conjuntamente a favor de la paz.

Funcionarios de gobierno y líderes sociales participan en el Diplomado de Derechos Humanos y Construcción de paz

Los días 10 y 11 de agosto, en los municipios de El Bagre y Zaragoza (Antioquia), la MAPP/OEA acompañó la organización y desarrollo del Diplomado de Derechos Humanos y Construcción de Paz. La actividad se realizó en el marco de la alianza que la Misión tiene con la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el Programa de Derechos Humanos de USAID, Mineros, S.A. y Autopistas del Nordeste Antioqueño.

El acompañamiento consistió en el diseño y facilitación del módulo de “Construcción de Paz Territorial, Diálogo y Transformación de Conflictos Sociales”. La metodología, altamente participativa, combinó presentaciones con ejercicios grupales en cuanto a temas de Construcción de Paz Territorial, Diálogo y Transformación de Conflictos Sociales.

En los municipios de El Bagre y Zaragoza, históricamente golpeados por el conflicto, hay presencia de actores armados ilegales que ejercen una fuerte influencia en el territorio para controlar las economías basadas en el cultivo y procesamiento de coca, así como la minería ilegal. La mayoría de la población ha sufrido graves violaciones de derechos humanos y las herramientas de formación en estos temas han sido escasos. El Diplomado ofrece la oportunidad para el fortalecimiento y formación de líderes defensores de los Derechos Humanos y Gestores o Promotores de Paz Territorial.

La actividad contó con la presencia de 45 funcionarios de Gobierno y líderes sociales de ambos municipios. Además, participaron representantes de instituciones, como la Agencia de Restitución de Tierras y directivos de organizaciones sociales, como Asojuntas, Juntas de Acción Comunal, líderes indígenas, de mujeres, jóvenes y víctimas.

La MAPP/OEA, a través de su Oficina Regional en Montería, apoya las labores conjuntas de organizaciones sociales e instituciones públicas que buscan el fortalecimiento de derechos humanos. Así mismo, la Misión apoya los esfuerzos dirigidos a encontrar soluciones a los graves problemas que enfrentan estos territorios, así como la implementación de espacios que faciliten la construcción de paz.

Nota aclaratoria sobre el trabajo de MAPP/OEA en Ituango, Antioquia

Bogotá, 21 de agosto de 2018. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) se permite aclarar la mención hecha por el párroco de Ituango, el señor Carlos Cárdenas, a noticias Caracol, en la cual se refirió al trabajo que adelanta la Misión en el municipio antioqueño.

En la edición nocturna del día 20 de agosto del noticiero del Canal Caracol, el señor Cárdenas mencionó en entrevista, haber conocido por medio de un funcionario de la OEA, que la Misión no habría vuelto al municipio de Ituango por causa de “riesgos” y “falta de garantías”.

Respecto a los comentarios del Sr. Cárdenas, la MAPP/OEA recuerda que parte fundamental de su mandato consiste en monitorear y acompañar a las comunidades más afectadas por la violencia armada, motivo por el cual ha priorizado al municipio de Ituango, entre  otros, realizando visitas mensuales a su casco urbano, veredas y corregimientos.

En ese sentido, la MAPP/OEA se permite aclarar que los únicos contratiempos en el cumplimiento de la programación de trabajo en el municipio mencionado, han estado relacionadas con las contingencias generadas por el proyecto de Hidroituango, y que estas no han ocasionado ningún tipo de cancelación definitiva de las actividades previstas en el territorio.

Finalmente, la MAPP/OEA reitera su compromiso de seguir trabajando en el cumplimiento de su mandato para aportar a la construcción de paz desde los territorios, acompañando a las comunidades e instituciones en la búsqueda de salidas a las afectaciones ocasionadas por el conflicto armado y la criminalidad.

Instituciones se alistan para la presentación de informes en la Justicia Especial para la Paz (JEP)

El pasado 26 de julio, en Barrancabermeja, la MAPP/OEA acompañó al enlace territorial de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en la presentación de la Guía para la presentación de Informes de las Organizaciones de Víctimas Indígenas, Negras, Afrocolombianas, Raizales, Palenqueras, ROM y de Derechos Humanos.

El evento tuvo como propósito dar a conocer el mecanismo por el cual las víctimas pueden ser partícipes en el Sistema Especial de Justicia. Este componente del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición fue creado por el Acuerdo de Paz entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP.

Durante la socialización, el Enlace Territorial de la JEP indicó que la Guía es el instrumento por el cual las organizaciones de víctimas y/o de derechos humanos pueden organizar la información relevante que desean suministrar a la Sala de Reconocimiento de Verdad, Responsabilidad y Determinación de los Hechos y las Conductas (SRVR) de la JEP.

También, el equipo regional de la JEP resaltó que el plazo definido para la recepción de informes de parte de las organizaciones sociales, de víctimas y derechos humanos, es de dos años a partir del 15 de marzo de 2018, con posibilidad de extensión hasta completar tres años. En la presentación de los informes, interesan casos agrupados por hecho victimizante, por ejemplo, reclutamiento forzado de NNA en el marco del conflicto, violencia sexual, desaparición forzada, tortura, desplazamiento, entre otros.

El evento, con el apoyo de la Misión, logró convocar a representantes de víctimas, representantes de la comunidad universitaria, la Defensoría del Pueblo y la Personería del municipio de Morales. Además, participaron la Unidad Restitución de Tierras (URT), la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN), la Agencia Nacional de Tierras (ANT), la Misión Monitoreo y Verificación de las Naciones Unidas y la Fuerza Pública.

Es de gran importancia para la MAPP/OEA el apoyo a la creación de espacios de diálogo y participación institucional.  A través de su trabajo en los territorios, la Misión continúa su acompañamiento en  la construcción de espacios de información y socialización   relacionados con la Jurisdicción Especial para la Paz y enfocados a las organizaciones de víctimas indígenas, negras, afrocolombianas, raizales, palenqueras, ROM y de Derechos Humanos de la región.

COMUNICADO: MAPP/OEA saluda disposición del Gobierno frente a la paz y señala retos urgentes

Washington, 09 de agosto de 2018. En la presentación de su vigésimo cuarto Informe al Consejo Permanente de la Organización, la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) reconoció los importantes avances del proceso de paz, logrados en los últimos años y que se han traducido en el desarme y desmovilización de las ex FARC-EP, la creación de un andamiaje normativo e institucional para la paz, y el impulso a la participación social, entre otros logros.

El jefe de la Misión, Roberto Menéndez, aprovechó esta ocasión para reiterar su saludo al Gobierno del presidente Iván Duque, al tiempo que valoró su expresa disposición para continuar avanzando en la construcción de la paz.

El informe llama la atención sobre aquellos desafíos y amenazas para la paz que requieren de un abordaje urgente e integral, no sólo del nuevo Gobierno, sino del Estado en su conjunto. Si bien el documento valora los esfuerzos y estrategias de la Fuerza Pública, también plantea la insuficiente presencia y control territorial del Estado para brindar plenas garantías de seguridad. La Misión hace un llamado a prestar atención particular a los contextos de seguridad en las zonas de frontera.

A su vez, generan reiterada preocupación las graves afectaciones humanitarias a la población civil a causa del accionar violento de grupos armados ilegales como el ELN, el Clan del Golfo y las llamadas ‘disidencias’. Preocupa, además, la persistente violencia contra líderes y lideresas sociales, comunales, campesinos, étnicos y de derechos humanos en el país, quienes son víctima de asesinatos, amenazas, desplazamiento y estigmatización. La Misión advierte que, como resultado de estos ataques, se evidencia el debilitamiento del tejido organizativo y del ejercicio de derechos en las comunidades, lo que a su vez pone en riesgo la implementación del proceso de paz y los avances en la participación ciudadana.

“Será central que el nuevo Gobierno pueda redoblar los esfuerzos para prevenir todo tipo de agresiones contra líderes y lideresas, protegerlos de forma efectiva y judicializar a los autores materiales e intelectuales de manera oportuna, evitando a toda costa la impunidad y la continua revictimización del liderazgo comunitario”, señaló Menéndez.

El informe, que es resultado de 1.500 misiones a terreno entre el 1 de febrero y el 31 de agosto de 2017, también advierte que otros retos están relacionadas con la sustitución de cultivos ilícitos, la reforma rural integral y la reparación colectiva. Estos procesos inicialmente generaron expectativa, pero tras el incumplimiento y desarticulación en su implementación, ocasionaron desconfianza en la institucionalidad.

Próxima a cumplir 15 años de trabajo permanente, la MAPP/OEA mantiene su compromiso de continuar aportando al Gobierno y a los colombianos a la consolidación de la paz, con una visión propia, lograda desde la experiencia. La Misión, con mandato vigente hasta 2021, continuará sus labores de acompañamiento y monitoreo independiente en las zonas más afectadas por el conflicto armado y la criminalidad, gracias al apoyo solidario de sus países donantes.

Comunidades de Caquetá participan en campaña de formación sobre derechos para NNA

Los días 17 y 18 de julio, en el municipio de Belén de los Andaquíes (Caquetá), la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP/OEA) participó en una campaña de formación sobre derechos humanos, derecho internacional humanitario y generación de entornos protectores para la prevención del reclutamiento forzado. La actividad estuvo dirigida a los niños, niñas, adolescentes (NNA), docentes y personal administrativo del Colegio Agrotécnico Mixto y las instituciones educativas rurales de las veredas Puerto Torres y San Luis.

La MAPP/OEA acompañó a la Agencia para la Reincorporación y Normalización (ARN) y a la Secretaria para el Posconflicto y Desarrollo Socioeconómico del Municipio, en la capacitación de más de 100 estudiantes, docentes y personal administrativo. En estas jornadas, las instituciones dieron a los y las asistentes, herramientas y nociones de derechos y deberes de los niños, derechos humanos, infracciones al derecho internacional humanitario en entornos educativos, mecanismos de generación de confianza, resolución de conflictos y reconciliación.

El equipo regional de la Misión brindó información sobre derechos de los niños, niñas y adolescentes y las formas en las que la comunidad pueda exigir el cumplimiento de estos derechos. De esta manera, el municipio está trabajando en la construcción de una agenda de paz desde la que se espera fortalecer los liderazgos del municipio en temas de exigibilidad de derechos, posconflicto y construcción de paz.

El acompañamiento se realizó a través de actividades lúdicas y recreativas, como por ejemplo, videos, juegos y cuentos. Mediante estos ejercicios la ARN realizó un trabajo de sensibilización sobre los factores de vulnerabilidad socioeconómica, familiar y educativa que aumentan el riesgo de reclutamiento forzado de menores, las tácticas utilizadas por grupos armados ilegales para vincular a NNA a sus filas, y las personas e instituciones a las que deben acudir en caso de riesgo de reclutamiento forzado. Por su parte, los niños, niñas y adolescentes, de diferentes edades y de diversos niveles de cobertura escolar, acogieron positivamente estas actividades.

Finalmente, la jornada también incluyó un espacio de reflexión en torno al diálogo y la construcción de tejidos sociales para el fortalecimiento de las comunidades en un marco de construcción de paz en el posconflicto y de reconfiguración de actores en los territorios.