MAPP/OEA condena situación de violencia y llama a la Paz en Colombia

En estas horas difíciles, reiteramos la exigencia a los grupos armados ilegales a cesar todo tipo de afectación contra la población civil, la infraestructura y el ambiente.

Bogotá, marzo 29 de 2020. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) condena los graves hechos de violencia que se han registrado en los últimos días contra liderazgos sociales y de derechos humanos, así como las persistentes afectaciones a varias comunidades del país a causa del conflicto armado y la criminalidad, en medio de los enormes desafíos y amenazas que supone el COVID-19.

La MAPP/OEA reitera su repudio por el asesinato de Carlota Salinas, en el sur de Bolívar; Marco Rivadeneira, en el Putumayo; Ángel Ovidio Quintero, en Antioquia; y Omar Guasiruma y Ernesto Guasiruma, del pueblo indígena Embera en el Valle del Cauca, así como de tres personas en proceso de reincorporación en zona rural de La Macarena, Meta, e insta a las autoridades a avanzar en las investigaciones pertinentes.

La Misión de la OEA ha constatado con preocupación la continuidad de afectaciones por parte de grupos armados ilegales, como amenazas, confinamientos y desplazamientos forzados de comunidades en el Alto Baudó (Chocó), Roberto Payán (Nariño), Argelia y El Tambo (Cauca), y de hostigamientos a estaciones de policía en el Norte del Cauca que ponen en alto riesgo a la población civil. Asimismo, la Misión advierte sobre el incremento de tensión social en el marco de las erradicaciones forzadas de cultivos ilícitos en regiones como Caquetá, Putumayo y el Catatumbo, donde se registró una lamentable muerte.

La MAPP/OEA hace un llamado al Estado colombiano a multiplicar las medidas de prevención y protección del liderazgo social y de la población civil que habita zonas fuertemente impactadas por la violencia y la inequidad, reconociendo su preocupación y las diversas iniciativas implementadas hasta la fecha.

La Misión destaca los esfuerzos que están adelantando las autoridades nacionales, regionales y locales para prevenir y contrarrestar los efectos del COVID-19, y los alienta a disponer los recursos y las acciones necesarias para atender a las poblaciones que, en las actuales circunstancias, son vulnerables tanto al virus como a los efectos de las violencias y la desigualdad.

En estas horas difíciles, la MAPP/OEA reitera la exigencia a los grupos armados ilegales a cesar todo tipo de afectación contra la población civil, la infraestructura y el ambiente, así como a respetar la integridad del personal médico, sanitario y humanitario, público y privado, que trabaja incansablemente para afrontar la emergencia sanitaria. Este es un clamor de la sociedad colombiana y de la comunidad internacional.

Finalmente, la MAPP/OEA convoca a la sociedad colombiana en su conjunto a priorizar la convivencia pacífica, el bien colectivo, la solidaridad y el respeto de los derechos fundamentales. En este difícil escenario, en el que se reafirma la urgente necesidad de la paz completa, la Misión reitera su compromiso de seguir apoyando, bajo las actuales medidas de contingencia, a las comunidades e instituciones de Colombia.

Guardia Indígena de Chocó le apuesta a fortalecer sus capacidades en Derechos Humanos

Durante cuatro días, la MAPP/OEA y la ONIC contribuyeron al fortalecimiento a la Guardia de 7 comunidades del Resguardo Jurubirá Chori, en el Alto Baudó chocoano.

Decenas de comunidades indígenas del Chocó sufren los impactos del conflicto. Los enfrentamientos entre grupos armados, el reclutamiento forzado y otras afectaciones son recurrentes en poblaciones como el Resguardo Indígena Jurubirá Chori, ubicado en el municipio Alto Baudó, a ocho horas en lancha deQuibdó, la capital del departamento.

La Guardia, un mecanismo que hace parte de la Jurisdicción Especial Indígena, se ha convertido en una herramienta para evitar que niñas y niños engrosen las filas de los grupos armados ilegales. Además, ingresar a la Guardia significa para muchas y muchos de ellos encontrar sentido de pertenencia dentro de su territorio. Por eso es común ver grupos de menores que, chaleco y bastón en mano, patrullan las calles del Resguardo fungiendo de protectores del medio ambiente.

Niños entre 9 y 18 años componen la mayoría de la Guardia Indígena en este lugar.

Hasta allí, luego de dos días de viaje, llegaron funcionarias y funcionarios de la MAPP/OEA y de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC). Como parte del proceso de fortalecimiento de la Justicia Especial Indígena, realizaronun taller regional al que asistieron más de 150 mujeres y hombres de la región.

“El encuentro fue histórico, pues era la primera vez que la ONIC llegaba a este territorio”, señala una funcionaria del área de Justicia de la MAPP/OEA. Las y los asistentes escucharon atentamente al Coordinador Nacional de Guardias Indígenas, Lucho Acosta, quien les contó la historia de la resistencia de los pueblos ancestrales y habló de los valores de la Guardia Indígena.

Saber curar, tener una fuerte relación con la tierra, reconocer la importancia del poder colectivo, tener capacidad de diálogo y negociación, conocer las leyes, reclamar derechos y afinar la capacidad organizativa son, para la ONIC, las cualidades de los miembros de la Guardia.

La MAPP/OEA se vinculó al evento con una discusión sobre la Jurisdicción Especial Indígena. Los equipos regional y temático de la MAPP/OEA  dialogaron con los asistentes sobre los mecanismos que dieron vida a la figura de la Guardia Indígena, las funciones y límites de este sistema de protección, y la importancia de conocer los alcances de la legislación nacional en términos de Derechos Humanos.

Con una calle de honor, la comunidad recibió a los equipos de la ONIC y la MAPP/OEA.

Las discusiones teóricas se mezclaron con juegos de roles y dinámicas lúdicas, donde asistentes y talleristas pusieron en práctica los conceptos dialogados. Luego de discutir sobre las formas de gobierno propio en Colombia, los miembros de la Guardia personalizaron sus bastones de 4 metros y una autoridad armonizó con un ritual estos artefactos.

“La idea de estos talleres es fortalecer las capacidades de la Guardia Indígena para que puedan contener las afectaciones de los actores armados. Además, queremos dejar el mensaje de que este mecanismo de protección también sirve para prevenir delitos como el reclutamiento”, señaló la funcionaria.

Las Mujeres del San Juan apuestan por más hechos de paz en sus territorios

Participaron en un taller de fortalecimiento de capacidades para seguir liderando la agenda de mujeres y paz en el Chocó.

Sesenta mujeres de los Consejos Comunitarios Locales de ACADESAN (Consejo Comunitario General del San Juan), participaron en el primer taller de fortalecimiento de capacidades para la democracia y la Paz Territorial. Dicho taller fue liderado por la MAPP/OEA, en articulación con la junta directiva de ACADESAN, la Universidad Tecnológica del Chocó, la representación regional de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz y la organización ‘Reconciliación, Convivencia y Paz para la Garantía de los Derechos en el Chocó’.

En este espacio, ACADESAN presentó los ejes del Plan de Etnodesarrollo 2020-2040, dentro de los que se destaca: equidad de género e inclusión, educación y desarrollo étnico- territorial, así como la creación de la Comisión de Género como instancia garante de la participación de las mujeres en la toma de decisiones colectivas.

Las mujeres del San Juan, en el Chocó, quieren seguir liderando la agenda de género y paz en sus territorios.

Así mismo, las mujeres intercambiaron ideas alrededor de cómo pueden fortalecer sus capacidades de incidencia en la implementación de la Política Pública de Género en el departamento del Chocó, mediante una participación más proactiva en espacios como los Consejos Municipales de Paz, Convivencia y Reconciliación y, al interior de los Consejos Comunitarios Mayores.

La delegada regional de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz destacó la importancia de los Consejos (Departamental y Municipales) de Paz, Reconciliación y Convivencia, como un espacio para dinamizar procesos participativos que permitan a los territorios generar propuestas de reconstrucción del tejido social y mejora de la convivencia en las comunidades.

De igual forma, la delegada de la Universidad Tecnológica del Chocó planteó la necesidad de pensar los procesos de empoderamiento de las mujeres en lo público desde la ruralidad y la cultura, haciendo énfasis en que la incidencia inmediata comienza con la participación en la formulación de los Planes de Desarrollo Municipales y en la implementación de los compromisos del Plan de Acción de Transformación Regional del Programa de Desarrollo con Enfoque Étnico Territorial PDET Chocó.

La alianza entre la MAPP/OEA y la Embajada de Suecia ha permitido que decenas de mujeres del Chocó fortalezcan sus capacidades de liderazgo.

Finalmente, las participantes y entidades convocadas, en el marco del “Diálogo por la Paz”, celebraron los 15 años de presencia de la MAPP/OEA en Colombia, reconociendo el papel que juega la Misión, mediante el monitoreo de las diferentes dinámicas territoriales que registran los territorios, con énfasis en afectaciones a la población civil, así como el acompañamiento a las distintas iniciativas de la sociedad civil, trabajando por la construcción y consolidación de más hechos de paz que permitan garantizar un mejor desarrollo comunitario.

La Embajada de Suecia y la MAPP/OEA siguen trabajando por la amplificación y diversificación de la vocería y liderazgo de mujeres rurales en las agendas de género y paz.

MAPP/OEA fortalece capacidades de la sociedad civil en Chocó

Lideresas y líderes sociales, mesas de víctimas y organizaciones de mujeres se reunieron en Itsmina, Chocó,  para participar del taller de veeduría ciudadana, enfoque de género y desarrollo comunitario.

Con el propósito de contribuir al fortalecimiento de las organizaciones sociales de base en la subregión del San Juan, en el departamento de Chocó, el pasado 30 y 31 de mayo se realizó el taller “Articulación y fortalecimiento de las relaciones entre las Juntas de Acción Comunal, Mesas de Víctimas y organizaciones de mujeres y jóvenes de la subregión del San Juan”, en el corregimiento de San Antonio, municipio de Istmina.

Este taller forma parte del proceso de Participación que desarrolla la MAPP/OEA a nivel nacional, con el apoyo del Gobierno de Suiza, y que tiene como objetivo incentivar la participación ciudadana efectiva como estrategia de paz sostenible.

La actividad consistió en capacitar a 60 diversos líderes y lideresas de los municipios de Istmina, Medio San Juan y Sipí en temáticas de veeduría ciudadana, enfoque de género, etnodesarrollo y fortalecimiento comunitario. Como resultado final, las organizaciones asumieron el compromiso de sumar esfuerzos en un plan de acción conjunto.

60 líderes y lideresas asistieron al taller en Itsmina, Chocó.

La MAPP/OEA, a través de su oficina regional, le apuesta al fortalecimiento de la organización social en el territorio, por ello, los siguientes talleres programados están enfocados en potenciar las capacidades de los Consejos Comunitarios Locales Afro en la subregión del San Juan y consolidar su relación con los Consejos Comunitarios Mayores.

La iniciativa contó con la participación de representantes de la Corporación Étnica y Ecuménica para el Desarrollo, la Reconciliación y la Paz Territorial (CIEDERPAZ); la Red Departamental de Mujeres Chocoanas; la Fundación Mencoldes; y la Defensoría del Pueblo.