COMUNICADO: La MAPP/OEA seguirá sumando a la Paz de Colombia durante tres años más

13 octubre, 2021

Bogotá, 13 de octubre de 2021. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) continuará aportando sus capacidades y conocimiento acumulado a la construcción de Paz desde los territorios, por tres años más. Así lo establece el octavo Protocolo Adicional al Convenio entre la República de Colombia y la Secretaría General de la OEA, firmado hoy en Bogotá.

Tanto el Gobierno colombiano como la OEA están convencidos de que el multilateralismo y la cooperación hemisférica son indispensables para la construcción de la paz. En este sentido, la Misión seguirá siendo un apoyo para Colombia, observando los avances obtenidos y alertando los principales desafíos, a través de sus recomendaciones a la implementación de los acuerdos, políticas públicas y a las estrategias institucionales y comunitarias que se desarrollan para alcanzar la paz.

La Vicepresidenta de la República y Ministra de Relaciones Exteriores, Marta Lucía Ramírez, mencionó que “los aportes de la MAPP/OEA han permitido al Estado acercarse a las comunidades y han servido de puente para generar diálogo en contextos de alta conflictividad. Han sido aliados incansables a través de la entrega de información oportuna y recomendaciones, facilitando la toma de decisiones para abordar los desafíos y amenazas para la paz”.

“Agradecemos al gobierno de Colombia del Presidente Iván Duque por renovar la confianza en la MAPP/OEA. La paz con legalidad es el objetivo del Gobierno y tienen todo nuestro apoyo para hacer realidad esa visión”, afirmó el Secretario General de la OEA, Luis Almagro. “Para ello, es fundamental el trabajo en el terreno, generando confianza, generando las mejores condiciones de acercamiento, las mejores condiciones de trabajo en tareas clave, desde el desarme hasta el acceso a derechos de la gente”, agregó.

Por su parte, Roberto Menéndez, Jefe de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia, destacó que “para la MAPP/OEA es un privilegio y una responsabilidad seguir sumando a la Paz del pueblo colombiano. Agradecemos la confianza del Estado y asumimos este compromiso con independencia e imparcialidad, así como con la decidida voluntad de acompañar todos los esfuerzos de paz que Colombia realiza”.

La Misión, con su experiencia y capacidades acumuladas durante 17 años, a través de su presencia territorial en 18 oficinas regionales y su sede en Bogotá, seguirá enfocándose en asuntos decisivos como el apoyo a las víctimas, los procesos de reincorporación, los programas de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos, el seguimiento a los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, la Reforma Rural Integral e iniciativas de desminado, entre otros. Siempre incluyendo los enfoques de género, etario y étnico.

A la firma del Octavo Protocolo de la MAPP/OEA asistieron representantes de Alemania, Canadá, España, Estados Unidos, Reino Unido, Suecia, Suiza y Noruega, países aliados en la construcción de paz, así como autoridades del orden nacional.

EL ESPECTADOR: Gobierno renueva mandato de la MAPP/OEA en Colombia

Este fue un compromiso que el presidente Iván Duque hizo con Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos. La misión que sigue la implementación del Acuerdo de Paz tiene asegurados otros tres años en el país.

Este miércoles, la vicepresidenta y canciller Marta Lucía Ramírez firmó el octavo protocolo que renueva el mandato de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de Estados Americanos (MAPP-OEA) por otros tres años más.

Este fue un tema de conversación entre el presidente Iván Duque y el secretario general de la OEA, Luis Almagro, durante la visita a Washington del primer mandatario. “Agradecemos al gobierno de Colombia por renovar la confianza en la MAPP-OEA. La paz con legalidad es el objetivo del Gobierno y tienen todo nuestro apoyo para hacer realidad esa visión”, manifestó Almagro.

Por su lado, la vicepresidenta y canciller en el evento de la firma del protocolo destacó la labor de la misión en el país. “Los aportes de la MAPP-OEA han permitido al Estado acercarse a las comunidades y han servido de puente para generar diálogo en contextos de alta conflictividad. Han sido aliados incansables a través de la entrega de información oportuna y recomendaciones, facilitando la toma de decisiones para abordar los desafíos y amenazas para la paz”.

El jefe de la Misión, Roberto Menéndez, también agradeció la confianza por el trabajo de la MAPP-OEA. “Es una responsabilidad y un privilegio seguir sumando a la paz del pueblo colombiano. Asumimos este compromiso con independencia e imparcialidad, así como la decidida voluntad de acompañar todos los esfuerzos de paz que Colombia realiza”, comentó Menéndez.

La MAPP-OEA hace presencia en 18 zonas del país y tiene un trabajo dedicado en temas sobre víctimas, procesos de reincorporación, programas de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos, PDETs, entre otros.


Para ver la nota en el medio haga clic aquí.

EL TIEMPO: Se firma renovación de la Misión de Acompañamiento al Proceso de Paz

La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP – OEA) y la vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez, firmaron este miércoles el octavo Protocolo Adicional al Convenio entre la República de Colombia y la Secretaría General de la OEA, el cual amplía el mandato de la Misión por 3 años más.

Esto significa que la MAPP – OEA continuará aportando sus capacidades y conocimiento acumulado a la construcción de Paz desde los territorios. Actualmente la Misión tiene presencia en Colombia con 18 oficinas regionales y una sede principal en Bogotá, desde donde se brinda cubrimiento a más de 193 municipios en 20 departamentos del país.

La vicepresidenta, quien firmó en nombre del Gobierno y el presidente Iván Duque, dijo que “al suscribir este nuevo protocolo al acuerdo del 2004 se constituye un eje importante en el relacionamiento que tenemos la OEA. Son 17 años de presencia ininterrumpida de esa misión en Colombia, que se ha convertido en un aliado incondicional de nuestra país en ese propósito de avanzar todos los días hacia una Paz  estable, duradera, con legalidad e incluyente“. 

Así las cosas, la MAPP- OEA seguirá enfocándose en asuntos decisivos como el apoyo a las víctimas, los procesos de reincorporación, los programas de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos, el seguimiento a los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, la Reforma Rural Integral e iniciativas de desminado, entre otros. 

Según establecieron en la renovación de la Misión, tanto el Gobierno colombiano como la OEA están convencidos de que el multilateralismo y la cooperación hemisférica son indispensables para la construcción de la paz.

En este sentido, la Misión seguirá siendo un apoyo para Colombia, observando los avances obtenidos y alertando los principales desafíos, a través de sus recomendaciones a la implementación de los acuerdos, políticas públicas y a las estrategias institucionales y comunitarias que se desarrollan para alcanzar la paz.

La ministra de Relaciones Exteriores mencionó que “los aportes de la MAPP/OEA han permitido al Estado acercarse a las comunidades y han servido de puente para generar diálogo en contextos de alta conflictividad. Han sido aliados incansables a través de la entrega de información oportuna y recomendaciones, facilitando la toma de decisiones para abordar los desafíos y amenazas para la paz”.

Por otro lado, el secretario General de la OEA, Luis Almagro, quien se reunió este lunes en Washington con el presidente Iván Duque, agradeció al gobierno de Colombia por la confianza en la Misión.

“La paz con legalidad es el objetivo del Gobierno y tienen todo nuestro apoyo para hacer realidad esa visión. Para ello, es fundamental el trabajo en el terreno, generando confianza, generando las mejores condiciones de acercamiento, las mejores condiciones de trabajo en tareas clave, desde el desarme hasta el acceso a derechos de la gente”, afirmó.

Finalmente, Roberto Menéndez, Jefe de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia, destacó que “para la MAPP/OEA es un privilegio y una responsabilidad seguir sumando a la Paz del pueblo colombiano. Agradecemos la confianza del Estado y asumimos este compromiso con independencia e imparcialidad, así como con la decidida voluntad de acompañar todos los esfuerzos de paz que Colombia realiza”.

A la renovación de la Misión, firmada en Bogotá, asistieron representantes de Alemania, Canadá, España, Estados Unidos, Reino Unido, Suecia y Noruega, países aliados en la construcción de paz. La vicepresidenta les expresó su agradecimiento, indicando que “su apoyo político y financiero han hecho posible el apoyo de esta misión en el país”.


Para ver la nota en el medio haga clic aquí

AGENCIA EFE: Colombia amplía a 2024 el mandato de la misión de apoyo de la OEA al proceso de paz

La Misión de Apoyo al Proceso de Paz (MAPP) de la Organización de Estados Americanos (OEA) continuará acompañando el proceso de paz en Colombia hasta finales de 2024 gracias a la firma del octavo protocolo adicional que tuvo lugar este miércoles en Bogotá.

EL documento fue suscrito en el Palacio de San Carlos, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, por la canciller y vicepresidenta colombiana, Marta Lucía Ramírez, y el jefe de la MAPP/OEA, Roberto Menéndez.

Durante la firma del protocolo, los dos funcionarios coincidieron en que el multilateralismo y la cooperación hemisférica son indispensables para la construcción de la paz.

En ese orden de ideas, la Misión que comenzó en 2004 seguirá siendo un apoyo para Colombia, observando los avances obtenidos y alertando sobre los principales desafíos, a través de sus recomendaciones a la implementación de los acuerdos, de políticas públicas y de las estrategias institucionales y comunitarias que se desarrollan para alcanzar la paz.

“Los aportes de la MAPP/OEA han permitido al Estado acercarse a las comunidades y han servido de puente para generar diálogo en contextos de alta conflictividad”, dijo Ramírez.

La canciller destacó que la Misión ha sido un “aliado incansable” y que siempre ha entregado “información oportuna y recomendaciones, facilitando la toma de decisiones para abordar los desafíos y amenazas para la paz”.

A renglón seguido valoró positivamente que el mandato de la Misión “ha podido llevarse a cabo en gran medida gracias a la confianza y al apoyo constante de la comunidad internacional”.

Reconoció que a lo largo de los años han existido “diferencias” que se han podido superar “entendiendo todos que la paz es posible en la medida en que logremos eliminar el narcotráfico”, del que dijo es uno de los principales obstáculos para implementar el acuerdo firmado en 2016 entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC.

RESPALDO AL PAÍS

Por su parte, Menéndez destacó que “para la MAPP/OEA es un privilegio y una responsabilidad seguir sumando a la paz del pueblo colombiano”.

Recordó que el mandato lo han asumido con independencia e imparcialidad, así como con la decidida “voluntad de acompañar todos los esfuerzos de paz que Colombia realiza”.

Menéndez subrayó que cuando la Misión llegó a Colombia, en 2004, traía unas experiencias pero la realidad del país los dejó ante un “desafío enorme” y en estos 17 años han visto los esfuerzos de la comunidad internacional, del Gobierno y de su gente para alcanzar la paz.

El jefe de la MAPP/OEA recalcó que las 18 oficinas regionales y su sede en Bogotá seguirán centradas temas decisivos como el apoyo a las víctimas, los procesos de reincorporación y los programas de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos.

Igualmente lo harán en el seguimiento a los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), la reforma rural integral prevista en el acuerdo de paz con las FARC e iniciativas de desminado.

A la firma del Octavo Protocolo de la MAPP/OEA asistieron representantes de Alemania, Canadá, España, Estados Unidos, Reino Unido, Suecia y Noruega, países aliados en la construcción de la paz de Colombia.


Para ver la nota en el medio haga clic aquí.

Guardias indígenas, cuidadoras de la Paz

17 agosto, 2021

En la semana de los Pueblos Indígenas, la MAPP/OEA celebró y resaltó la importancia de los sistemas propios de protección y las guardias indígenas para la defensa de la cultura, los saberes, el territorio ancestral en Colombia y la autonomía de los pueblos indígenas.

Las guardias indígenas son las cuidadoras ancestrales de los pueblos indígenas y una forma en la que se materializan el gobierno propio y la Jurisdicción Especial Indígena, derechos que son reconocidos por diversos instrumentos de derecho internacional para que cada pueblo originario pueda establecer sus propias formas de gobernarse. Las guardias son uno de los sistemas de protección de los pueblos indígenas en Colombia, y tienen tareas específicas de apoyo a las autoridades indígenas en el control territorial y la aplicación de la justicia propia, entre otros.  

Estos cuerpos de protección pueden ser numerosos o pequeños, y pueden formar parte de ellos hombres, mujeres, jóvenes o también incluir niños y niñas para labores de protección al medio ambiente, por ejemplo. En algunos casos todo comunero puede convertirse en guardia de por vida, por turnos o ante ciertos imprevistos; la decisión sobre su funcionamiento depende de los propios pueblos y su autoridad indígena. El objetivo de estas guardias es la defensa y protección de los pueblos ante situaciones internas o externas que puedan poner en riesgo su pervivencia.

En este contexto, la protección no se relaciona únicamente con la defensa física y material de las comunidades. Implica también una salvaguardia de las instituciones organizativas propias, la cultura inmaterial de los pueblos, la lengua, la madre tierra en su máxima expresión, la armonía comunitaria, los saberes tradicionales, la medicina propia, el Derecho Mayor, los valores y elementos espirituales, entre otros.

En la Semana Interamericana de los Pueblos Indígenas, que se conmemoró entre el 9 y 13 de agosto, la MAPP/OEA resaltó la importancia de fortalecer las guardias indígenas como una forma de salvaguardar a las comunidades indígenas y reafirmó su acompañamiento a los procesos organizativos de los pueblos étnicos del país.

Si bien las guardias indígenas son milenarias y ancestrales, y vienen formándose y ofreciendo su apoyo a las autoridades étnicas desde antes del reconocimiento de la Jurisdicción Especial Indígena, en los contextos recientes de conflicto armado se han convertido en pieza fundamental para la protección debido a que el accionar de los grupos armados ha afectado de manera constante y directa a las comunidades y sus autoridades propias. De esta forma, son un referente del gobierno y el derecho propio que incluso ha evitado el ingreso de grupos armados y sus afectaciones a los territorios indígenas, por lo que fortalecerlas se hace relevante y necesario.

Por eso, la MAPP/OEA ha impulsado procesos de fortalecimiento de guardias con diversas comunidades indígenas. Por ejemplo, con las guardias Embera Katío y Embera Dóbida en Chocó, en un trabajo coordinado con la Organización Nacional Indígena de Colombia, se fortalecieron asuntos como legislación étnica, nacional e internacional, así como justicia propia, protección ambiental y el afianzamiento de la historia y cosmovisión Embera para la protección del territorio.

Por otra parte, con la guardia del Pueblo U’wa, ubicado en Boyacá, Casanare, Santander y Norte de Santander, la Misión ha trabajado en la producción de sus manuales de funciones, en el fortalecimiento de capacidades y en la construcción de protocolos de coordinación con la fuerza pública. Asimismo, con el pueblo Awá en Nariño, en conjunto con la Consejería de Derechos Humanos y el Ministerio del Interior, se ha impulsado el fortalecimiento de los medios comunitarios para la generación de escenarios de autoprotección de las comunidades y el fortalecimiento en dotación y capacitación.

La guardia indígena también posibilita que niños, niñas, jóvenes y mujeres, quienes en algunos casos no han participado en los gobiernos propios, puedan ejercer roles de liderazgo. De igual forma, contribuye a alejar a niños, niñas y jóvenes de los grupos armados, ya que pertenecer a la guardia les motiva a ser parte de procesos que involucran y benefician a sus propias comunidades.

La MAPP/OEA reconoce y destaca el papel de las guardias indígenas en la construcción de la paz territorial, ya que sus labores le aportan a la justicia, a la equidad y a la igualdad. Donde quiera que existan estas formas de organización y protección, los saberes ancestrales, la vida y el territorio están protegidos. Los pueblos indígenas resguardan el camino hacia la paz y son fundamentales en la búsqueda la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición de la violencia en el país.

La Misión de Paz de la OEA propone un “diálogo en acción” en la FILBo

14 agosto, 2021

El martes 17 de agosto, en la Feria Internacional del Libro de Bogotá, #FILBoDigital2021 hablaremos del potencial que tiene el diálogo para transformar conflictos y construir la paz. Una conversación con Herbert Ortega, de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP/OEA).

“Somos lo que hacemos y no lo que decimos ser”. Con esta premisa, la MAPP/OEA participa en la FILBo en un conversatorio virtual donde, de forma animada y práctica, se abordarán las diferencias entre diálogo y discusión, y entre “hablar para convencer” y “escuchar para comprender”.

Este espacio de 90 minutos se aproximará, desde una perspectiva humanística, al arte de dialogar para construir consensos, generar confianza y transformar realidades. El intercambio estará a cargo de Herbert Ortega, guatemalteco experto internacional en diálogo para la transformación de conflictos, y se llevará a cabo este 17 de agosto a las 4:00 de la tarde.

Durante los 17 años de trabajo en los territorios de Colombia, la MAPP/OEA le ha apostado al diálogo para apoyar el trámite de diferencias, la transformación de conflictos, la construcción de consensos y la creación de puentes de solución entre las necesidades de las comunidades más afectadas por el conflicto armado y la oferta institucional existente.

Tanto la FILBo como la MAPP/OEA están convencidas de que la construcción de una Paz Completa en Colombia sólo es posible priorizando el diálogo auténtico, amplio e incluyente, del que participe toda la ciudadanía. Por eso, invitan a la audiencia de la Feria a sumarse a esta experiencia para poner el diálogo en acción.

El evento requiere inscripción previa en el siguiente link: https://bit.ly/37Gqq39

El vínculo a la charla será compartido con las 30 primeras personas que se inscriban.

COMUNICADO: MAPP/OEA celebra voluntad de avanzar en la materialización de las curules de paz para las víctimas del conflicto

4 agosto, 2021

Bogotá, 4 de agosto de 2021. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP/OEA) saluda la decisión del Senado de la República de pasar a sanción presidencial el acto legislativo que da vía libre a la creación de 16 circunscripciones especiales transitorias de Paz para las víctimas del conflicto armado en el Congreso de la República, en concordancia con los recientes fallos de la Corte Constitucional y el Consejo de Estado, y producto del Acuerdo Final entre el gobierno colombiano y las ex FARC-EP. Asimismo, aplaude el anuncio del  gobierno nacional de promulgar las curules, confirmando así su compromiso con las víctimas.

“La participación política de las víctimas del conflicto armado, y en general de las comunidades más afectadas por la violencia, fortalecen la democracia y contribuyen a consolidar la Paz. También ayuda a amplificar las voces de las víctimas, a visibilizar sus derechos, a movilizar su reparación y a dar forma a la transformación de sus realidades, mediante un diálogo con todas las fuerzas políticas del país”, señaló Roberto Menéndez, jefe de la MAPP/OEA.

En este escenario, la Misión de la OEA llama a la institucionalidad y a la sociedad civil a articular esfuerzos para preparar y promover en los distintos territorios un proceso electoral incluyente y transparente, que impulse la participación y la representatividad de las víctimas.

La Misión invita a la Comunidad Internacional a apoyar el proceso eleccionario, que tendrá un impacto directo en la implementación de las políticas públicas de Paz en los territorios. También convoca a la academia para que estas elecciones sean un campo de estudio, reflexión y propuestas que contribuyan a la construcción conjunta de la Paz.

La MAPP/OEA continúa acompañando a las víctimas del conflicto armado, las comunidades, las organizaciones sociales y las instituciones en los procesos de participación, verdad, memoria, justicia, reparación integral y construcción de paz, directamente en las zonas más afectadas por la violencia en Colombia.

Donar un libro es un Hecho de Paz

3 agosto, 2021

Vuelve la campaña para llevar libros a los territorios más afectados por el conflicto 

La Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo) y la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP/OEA), con el apoyo de la Embajada de Suecia y la empresa de mensajería envía, se unen por segundo año para que más libros sigan llegando a los territorios afectados por el conflicto armado y la inequidad. Por eso, invitan a las y los lectores a participar en la campaña ‘Donar un libro es un hecho de paz’, entre el 6 y el 22 de agosto, en el marco de la #FilBoDigital2021.

Sandra Pulido Urrea, directora de la FILBo, asegura que “para la Feria es fundamental continuar liderando estas iniciativas y generando hechos de paz por medio de los libros. Nuestra misionalidad desde la Cámara Colombiana del Libro es que el poder de la lectura siga transformando nuestra sociedad en todas las zonas del país”.

“Invitamos al público lector a compartir con las comunidades rurales más afectadas por la violencia, las historias, los diálogos y las reflexiones que nos brindan los libros. Todas y todos podemos ayudar a que la Paz se siga escribiendo en los territorios de Colombia”, añade Roberto Menéndez, jefe de la MAPP/OEA.

Con esta iniciativa se espera favorecer a escuelas, bibliotecas y colectivos de regiones como el Bajo Cauca, Catatumbo y el Pacífico Nariñense y de departamentos como Chocó y Guaviare, donde la Misión tiene presencia activa.

Suecia, país invitado de honor a la FILBo 2021, es un socio para la construcción de paz y el desarrollo sostenible en Colombia, y en este proceso es un aliado estratégico de la MAPP/OEA. “Para Suecia es un orgullo apoyar esta iniciativa porque a través de los libros los niños y niñas descubren horizontes y cultivan la creatividad. El acceso a libros es acceso a educación y a un mundo más incluyente y equitativo. Estamos muy contentos de que a través de la MAPP/OEA y los aliados de esta campaña podamos fortalecer el impacto de la construcción de paz en las regiones”, asegura la Embajadora de Suecia, Helena Storm.


¿Cómo unirse a la campaña?

Las personas interesadas en ser parte de la campaña ‘Donar un libro es un hecho de paz’, deben seguir los siguientes pasos:

  1. Comprar y/o donar uno o varios libros en excelente estado de las siguientes temáticas:
    • Literatura infantil, juvenil y universal
    • Paz, equidad y reconciliación
    • Género, igualdad y participación política de las mujeres
  2. Comprar y/o donar a través de los siguientes canales habilitados entre el 6 al 22 de agosto:
    1. Llevar los libros a las oficinas de la Cámara Colombiana del Libro (Calle 35 # 5 A 05, Bogotá). Los horarios de recepción son: lunes a viernes de 8:00 a.m. a 2:00 p.m.
    2. Llevar los libros a algunos de los 570 puntos autorizados de envía a nivel nacional.
    3. Adquirir y dejar los libros para la campaña de donación en las librerías seleccionadas en todo el territorio nacional.
    4. Adquirir los libros a través de los canales digitales de las librerías disponibles en el siguiente directorio https://camlibro.com.co/directoriodelibrerias-2/
  3. Con el apoyo de envía, la MAPP/OEA se encargará de entregar los libros recolectados en los territorios.

Listado de librerías vinculadas a la campaña:

Librería Dirección Ciudad
Árbol de Libros Avenida Bolívar No 19 Norte #46-05 Portal del Quindío Piso 3 local 6 Armenia
Babel Libros Calle 39 A # 20-55 Bogotá
La librería de Ana Calle 134 # 55 – 30 l. 207 Bogotá
Librería Hojas de Parra Calle 29a # 34a – 33 Bogotá
Mirabilia libros Carrera 23 # 63 B 30 Bogotá
Wilborada 1047 Calle 71 # 10 47 Int 4 Bogotá
Tornamesa Calle 70 # 5-23 y Centro Comercial Avenida Chile L-236 Bogotá
Oso de anteojos Crr 7# 32-84 CC San Martín 2 piso Bogotá
Santo & Seña Cr 4 # 54A – 10 (chapinero) – Transversal 59 # 106-21 (Puente Largo) Bogotá
Expresión Viva Calle 2 #10.28, San Antonio Cali
Oromo Café Librería Carrera 72 # 10a – 67 Cali
Ala de Colibrí Los Parrales Manzana F Casa 3 Ibagué
Exlibris Café Libros Calle 53 # 64 a 27 Medellín
Al Pie de la Letra Calle 49A # 64 C 42/ Cra 44 # 19 A 100 Medellín
9 3/4 Bookstore + café Km 17 vía palmas Medellín
Grámmata Calle 49 B # 75 -33 Medellín
Casa Tragaluz Calle 9 # 43C -50 Medellín
Libro Tinto S.A.S Calle 43 A #10-11 Barrio Laureles Montería
Camino a Casa Carrera 33A # 20 – 85 Pasto
El Relojero Ciego Carrera 8 # 18-37 Tunja

Sobre la campaña

En la FILBo 2019, los asistentes donaron 1.400 libros que, posteriormente, fueron entregados a 47 iniciativas locales, entre escuelas, organizaciones sociales y de líderes, asociaciones de educadores, consejos comunitarios, colectivos juveniles, centros comunales y bibliotecas en zonas rurales del país.

EL ESPECTADOR: MAPP/OEA alerta sobre dinámicas de actores armados en Colombia durante la pandemia

21 julio, 2021

Según el informe, durante la pandemia se profundizaron las desigualdades y hubo un aumento de las brechas. Además, llamaron la atención sobre la acción de los grupos armados en el territorio nacional.

Ante el Consejo permanente de la OEA, la delegación de la Mapp-OEA rindió su trigésimo informe semestral sobre los avances de la implementación en Colombia. En una corta exposición, la misión dio cuenta de lo que encontró en el segundo semestre de 2020 e hizo varias observaciones sobre lo ocurrido durante la pandemia en más de 500 centros poblados del país.

En un primer momento, en la rendición se destacó varios avances, tales como la prorroga por 10 años de la ley de víctimas. La secretaría también resaltó los avances del Consejo Nacional de Paz y Reconciliación y pidió que este progreso sea valorado por todos los actores. Además, destacó que en pocos meses se entregará el informe de la Comisión de la Verdad: “la secretaría general confía que colaborará a superar los ciclos de violencia e incentivar el diálogo”.

En este mismo punto de elementos a destacar, la Mapp-OEA celebró que el gobierno de Iván Duque haya nombrado un gestor de paz para adelantar acercamientos con el Eln. La organización interamericana hizo referencia a Juan Carlos Cuellar, que nuevamente fue nombrado gestor de paz en mayo de este año. Para los que rindieron el informe, este nombramiento es importante debido a que permite soñar con “una paz completa” para Colombia.

Tras resaltar los avances de los últimos meses, en el informe se pasó a expresar las preocupaciones de la delegación de verificación, que hace algunas semanas se prolongó su mandato en Colombia. Según el texto dado a conocer en una sesión extraordinaria, se hicieron más evidente las desigualdades y el aumento de las brechas durante la pandemia.

El informe dejó constancia de las dinámicas de control y disputa territorial por los distintos actores armados. Allí alertaron sobre las distintas acciones que están llevando estos grupos, tales como reclutamientos masivos, homicidios, amenazas, confinamientos, violencias basadas en género y la siembra nuevamente de minas antipersonales.

En este punto hicieron mención directa de Arauca, Cauca, Caquetá, Cesar y Meta, donde grupos habrían impuesto restricciones a la movilidad y se habrían presentado amenazas y acciones de violencia. En una línea similar, se hizo referencia a Nariño y se mencionó los ataques que recibieron las autoridades indígenas de algunas comunidades de dicho departamento.

La Mapp-OEA hizo un especial énfasis en la situación vivida en Meta, Caquetá y Guaviare, donde las amenazas y acciones violencias llevaron incluso a la suspensión de mesas regionales de diálogo social y ambiental, un hecho que fue del interés de esta delegación pues se hay una “exacerbación de conflictividades socio ambientales”.

El informe también da cuenta de que en el país continuaron las amenazas y asesinatos de los liderazgos y sus familias. En este sentido también reportaron que lo grupos armados son responsables de feminicidios, trata de personas y otros delitos que siembre el miedo en la población y has implican un freno para sus reclamos y trabajo social.

Tras rendir el informe, Roberto Menéndez, jefe de la Mapp-OEA expresó que Colombia debe privilegiar el diálogo y entendimiento. Además le pidió un mayor compromiso de la región y del mundo para la construcción de la paz en Colombia. Luego reiteró el compromiso de la organización que comanda para seguir su trabajo en el país.

Tras la lectura del informe, la palabra la tomó Alejandro Ordóñez, representación de Colombia ante la OEA. Ordóñez celebró el trabajo “imparcial” que ha llevado a cabo la delegación al redactar el informe. Asimismo, destacó que el informe fue realizado en una de las condiciones más difíciles en Colombia, la pandemia.

También se manifestó el delegado de Canadá, que expresó su acogida al informe. Sin embargo, aunque reconoció los avances del gobierno colombiano, dejó constancia de su preocupación por los homicidios en contra de los líderes sociales y defensores de derechos humanos. Por otro lado, confirmó la entrega de USD2,5 millones para fortalecer el trabajo de Mapp-OEA en Colombia.


Para ver la nota en el medio haga clic aquí.

W RADIO: OEA, preocupada por situación de orden público en varios departamentos del país

El jefe de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz, Roberto Menéndez, agradeció la extensión del periodo de trabajo aprobada por gobierno.

La Misión de Apoyo de la OEA al Proceso de Paz (MAPP) presentó ante el Consejo Permanente de la Organización su informe número 30, en el cual alertó por la crítica situación humanitaria vivida particularmente durante los últimos seis meses del 2020 en departamentos como Cauca y Nariño por cuenta de disputas de grupos criminales.

Ante el plenario y en cabeza de su jefe de Misión, Roberto Menéndez, denunciaron el asesinato de líderes sociales, amenazas sobre los mismos, reclutamiento de menores y otras acciones armadas que persisten en los territorios.

La Secretaría General deja constancia de las dinámicas de control y disputas territoriales de grupos armados ilegales que ponen en riesgo la integridad de la población civil y de los agentes del estado”, señaló Roberto Menéndez, jefe de la Misión.

Además, reconocieron, a su juicio, los esfuerzos del estado colombiano en luchar contra los grupos criminales que por cuenta del narcotráfico siguen sembrando el terror en las poblaciones.

El jefe de misión Menéndez también agradeció la decisión del gobierno de confirmar la extensión del mandato de ese cuerpo diplomático hasta el año 2024 en el país.

Delegaciones como la canadiense por medio del embajador Hugh Adsett expresaron su respaldo a la Misión, y señalaron preocupación ante las denuncias de graves violaciones a los derechos humanos derivadas de esas disputas de grupos armados ilegales.


Para ver la nota en el medio haga clic aquí.