Llamado conjunto por la vida y la paz

21 septiembre, 2020

La pandemia nos ha permitido recordar el valor de lo esencial: la vida. En este contexto, todas y todos hemos entendido que sólo juntos, como sociedad, podemos construir un futuro que dignifique la vida, sin distinción.

Lamentablemente en los territorios más vulnerables de Colombia, la vida sigue en riesgo. Vemos con preocupación la violencia que día a día siguen generando el conflicto armado, la criminalidad y la inequidad.

Por eso en el Día Internacional de la Paz, unimos nuestras voces para clamar por el fin de la violencia, la protección de la vida, y la búsqueda colectiva de la PAZ. Llamamos al silencio de todas las armas y los fusiles, y al cese de todo ataque contra la población civil. ¡El camino es la PAZ!

También llamamos a la protección de niños, niñas, jóvenes, mujeres, comunidades indígenas, afrodescendientes y campesinas, de liderazgos sociales, defensores y defensoras de derechos humanos, excombatientes y miembros de instituciones.

Valoramos los avances del Estado colombiano en favor de la PAZ, y lo animamos a fortalecer su presencia integral y articulada en todos los territorios; construyendo confianza con las comunidades.

Unimos esfuerzos para alcanzar una PAZ COMPLETA, que garantice la no repetición de violencias, la verdad, el acceso a la justicia, la participación, la reparación de las víctimas, la seguridad, el desarrollo, la protección del medio ambiente y la transformación de los territorios. En esta nueva normalidad, normalicemos el diálogo, no la violencia. Construyamos alianzas, no división. Generemos acuerdos, no agresión. Tenemos la oportunidad de actuar juntos, con sentido humanitario.

Estamos convencidos que la unión hace la PAZ. Por eso, hoy reafirmamos nuestra solidaridad, apoyo y compromiso total con Colombia, con sus comunidades y con sus instituciones. Cuenten con NOSOTROS y NOSOTRAS, cuenten con la MAPP/OEA.

Embajada de Alemania

Embajada de Canadá

Embajada de España

Embajada de Noruega

Embajada de los Países Bajos

Embajada de Reino Unido

Embajada de Suiza

Embajada de Suecia


Pueblos indígenas, constructores de Paz

6 agosto, 2020

En el marco de la Semana Interamericana, la Semana Nacional y el Día Internacional, reconocemos el aporte de las comunidades indígenas en la construcción de Paz y llamamos a proteger a sus autoridades en todo el país. 

Los pueblos indígenas de Colombia viven en medio de dos realidades complejas: por un lado, han dado una lucha histórica por construir una visión de mundo autónoma, basada en el diálogo, la memoria y la relación armónica con la comunidad, la naturaleza y sus recursos. Desde hace siglos, son los guardianes del territorio y los poseedores de una tradición oral ancestral que les permiten resolver conflictos, aprender de los errores y caminar hacia la paz. 

Justamente esta batalla la han ganado en medio de circunstancias difíciles: también durante décadas han resistido a la violencia política, social, cultural y económica por parte de grupos armados e intereses económicos. Con fiereza han defendido su territorio, donde están enterrados sus mayores y donde se enraiza su cosmovisión y cultura. 

Por eso durante Agosto, en el marco de las conmemoraciones nacionales e internacionales de los Pueblos Indígenas, hacemos un homenaje a las más de 115 comunidades que habitan Colombia, y que han contribuido y siguen contribuyendo, de manera decidida, a la construcción de una Paz completa en el país 

Hoy más que nunca se hace indispensable proteger la vida de los grupos étnicos en Colombia. Según el último informe semestral de la MAPP/OEA, estas comunidades siguen sufriendo afectaciones diferenciadas en el marco del conflicto armado, y están en la mira de los grupos armados ilegales. 

Sufren, por ejemplo, la confrontación entre grupos armados en varias regiones del país. En Cauca, Nariño y Chocó, han padecido del reclutamiento forzado por parte de estos actores ilegales, además muchos de sus comuneros y comuneras han sido afectados por la instalación de Minas Antipersonal, desplazamientos forzados y confinamientos recurrentes. 

En varias regiones del país, las autoridades indígenas han sido duramente afectadas. Los miembros de la Guardia Indígena así como dirigentes de los cabildos han sido asesinados y amenazados por grupos ilegales y, de acuerdo con el monitoreo permanente de la Misión en los territorios, hoy se encuentran en riesgo inminente. “La magnitud de estos ataques trasciende la dimensión individual e impactan negativamente el tejido social y las formas locales de organización de las comunidades. Preocupa el marcado escenario de riesgo de las guardias indígenas y autoridades étnico-territoriales en el norte del Cauca”, señala el informe entregado al Consejo Permanente de la OEA en junio de 2020. 

En medio de este desfavorable contexto, los pueblos indígenas colombianos continúan adelante en la lucha por mejorar sus procesos, recuperar saberes y mecanismos ancestrales de justicia, así como hacer visibles sus procesos internos ante las instituciones colombianas. La MAPP/OEA valora, por ejemplo, el avance en la consolidación y proliferación de escenarios de coordinación entre la Jurisdicción Especial Indígena (JEI), el sistema de justicia ordinaria y la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). 

Estos avances son pasos firmes para consolidar procesos de reconciliación en las regiones y avanzar hacia una Paz Completa en el país. Los pueblos indígenas de Colombia han sido particularmente afectados por el conflicto, y su relato constituye un elemento indispensable en la superación de esa violencia armada. 

Los pueblos indígenas de Colombia son constructores de Paz. 

El liderazgo social después de la violencia

22 abril, 2020

Tres mujeres de una misma familia fueron víctima de violencia sexual, en medio del conflicto armado en el Sur de Bolívar. Hoy las tres, de generaciones distintas, son activistas y defensoras de derechos humanos.

“Nosotros fuimos el botín de guerra de ellos”, dice Jennis Calderón. Respira, guarda silencio. Recuerda que durante meses, por las calles de su pueblo, se pasearon los grupos paramilitares del Bloque Central Bolívar con sus motos ruidosas, sus fusiles desafiantes y sus listas mal escritas. Interrumpe la entrevista para ojear de nuevo las calles empolvadas de San Blas, un corregimiento que se convirtió a finales de los años 90 en el enclave criminal de esa estructura de las Autodefensas Unidas de Colombia.

Según relata, las AUC se adueñaron de todos los territorios del Sur de Bolívar: los lugares, que convirtieron en casa de pique, emisoras, salones de reunión y centros de tortura. Pero también se apoderaron de los cuerpos de las mujeres, territorios de lucha y resistencia pues ellas también han parido la resiliencia.

Las y los pobladores de San Blas intenta recuperarse después de vivir la violencia en su pueblo.

El cuerpo de Jennis también fue arrebatado. Prefiere no hablar de eso. Mira para otro lado, le habla  a sus dos pequeños hijos y saluda a los vecinos. Le duele recordar el episodio, pero quizás le atormenta más escuchar en su cabeza las voces de la gente del pueblo, que la increpaban diciéndole que “por algo le había sucedido”. Paradójicamente, frases como esa se convirtieron a la vez en una especie de karma que provocó el germen del liderazgo social.

Es que Jennis es hija y nieta de la resistencia. Su abuela, Julia Calderón, fue la fundadora de San Blas; su madre, Luz Dary, se convirtió en la representante legal de la primera organización de víctimas de esta región, donde el conflicto llegó a través del río y dejó a su paso miles de familias desplazadas, niñas y niños huérfanos y cientos de mujeres viudas.

Jennis siguió sus pasos. Luz Dary, su madre, víctima también de violencia sexual y una especie de consejera espiritual del pueblo, la llevó a las primeras reuniones que convocaba el programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio. Allí conoció a otras víctimas, a otras defensoras y otras causas. Desde entonces se prometió que dedicaría su vida a que ninguna otra mujer sufriera lo que ella tuvo que vivir.

La oficina regional de la MAPP/OEA acompaña el proceso de Construcción de Paz de las mujeres de San Blas.

Hace diez años ingresó a la Mesa Municipal de Víctimas, luego hizo parte de la Mesa Departamental y hoy es una de las voces más importantes en la defensa de los derechos de las mujeres en el Sur de Bolívar. Además, desde hace 4 años creó la primera organización de mujeres víctimas de la violencia.

“He logrado que muchas mujeres despierten y que se eviten muchos feminicidios. Ha sido duro, pero lo he logrado. He logrado que muchas mujeres declaren sus hechos victimizantes como el de la violencia sexual, que es un crimen de lesa humanidad”, dice orgullosa. Se levanta de una silla blanca que ubicamos afuera de su casa para la entrevista. Se quita el micrófono. Tiene afán, una veintena de mujeres la esperan en el parque central de San Blas.

Dictará junto a la oficina regional de la MAPP/OEA un taller participativo sobre género. Gracias a la labor de Jennis, decenas de mujeres de San Blas empiezan a pensar que merecen las mismas oportunidades y derechos que los hombres, se preguntan sobre la maternidad desde la igualdad y la empatía, y comienzan a educar a sus hijas y a sus hijos en el cuidado y la responsabilidad.

Una niña montada en una moto grande pasa por delante nuestro y deja el aire lleno de humo. Las calles polvorientas de San Blas son la huella de un pueblo que no ha logrado recuperarse aún de ese capítulo siniestro que le tocó vivir. Esa niña es Yuly Ximena Calderón, tiene 18 años, es la hija de Jennis y la guerra también le atravesó el cuerpo.

Luz Dary, Jennis y Yuly se han convertido en las referentes de su pueblo.

“Emmm… a ver… cómo le digo. Yo sufrí de violencia sexual”, dice Yuly. También hace silencio y su expresión es tan parecida a la de su mamá que se hacen inconfundibles. Un excombatiente llegó a San Blas hace un par de años y abusó de Yuly. Producto de esa violación, hoy es mamá de una niña de dos años, que empieza a caminar y ya tiene la marca del conflicto en sus hombros. “Una niña criando a otra niña”, sentencia.

Así como Luz Dary llevó a Jennis a las reuniones de líderes y lideresas para empaparla del mundo del activismo, ella ha hecho lo mismo con Yuly. Montada en esa moto negra, recién comprada, llega a los encuentros de la Junta de Acción Comunal de San Blas y hace parte de las reuniones de jóvenes de Simití. Se ha convertido, como su madre, su abuela y su bisabuela, en una defensora de la comunidad.

Las mujeres de San Blas comienzan a pensar que ellas tienen las mismas oportunidades y derechos que los hombres.

San Blas le debe a la familia Calderón, a su tenacidad y liderazgo, que el ejército haya reconstruido el parque central del pueblo, en el que ahora unos columpios de madera pintados con la bandera de Colombia conviven con niñas y niños, gallinas, micos, perros, vacas y gatos. Además, decenas de familias recibieron una carta-cheque como vía de reparación administrativa.

Luz Dary, Jennis y Yuly se convirtieron en tres caras del liderazgo social en el sur de Bolívar. Hoy rara vez las recuerdan como las víctimas de los paramilitares, más bien las saludan en las calles preguntándoles cuándo será la próxima junta, el próximo partido de fútbol, el siguiente taller o la siguiente reunión.

Las Mujeres del San Juan apuestan por más hechos de paz en sus territorios

6 diciembre, 2019

Participaron en un taller de fortalecimiento de capacidades para seguir liderando la agenda de mujeres y paz en el Chocó.

Sesenta mujeres de los Consejos Comunitarios Locales de ACADESAN (Consejo Comunitario General del San Juan), participaron en el primer taller de fortalecimiento de capacidades para la democracia y la Paz Territorial. Dicho taller fue liderado por la MAPP/OEA, en articulación con la junta directiva de ACADESAN, la Universidad Tecnológica del Chocó, la representación regional de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz y la organización ‘Reconciliación, Convivencia y Paz para la Garantía de los Derechos en el Chocó’.

En este espacio, ACADESAN presentó los ejes del Plan de Etnodesarrollo 2020-2040, dentro de los que se destaca: equidad de género e inclusión, educación y desarrollo étnico- territorial, así como la creación de la Comisión de Género como instancia garante de la participación de las mujeres en la toma de decisiones colectivas.

Las mujeres del San Juan, en el Chocó, quieren seguir liderando la agenda de género y paz en sus territorios.

Así mismo, las mujeres intercambiaron ideas alrededor de cómo pueden fortalecer sus capacidades de incidencia en la implementación de la Política Pública de Género en el departamento del Chocó, mediante una participación más proactiva en espacios como los Consejos Municipales de Paz, Convivencia y Reconciliación y, al interior de los Consejos Comunitarios Mayores.

La delegada regional de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz destacó la importancia de los Consejos (Departamental y Municipales) de Paz, Reconciliación y Convivencia, como un espacio para dinamizar procesos participativos que permitan a los territorios generar propuestas de reconstrucción del tejido social y mejora de la convivencia en las comunidades.

De igual forma, la delegada de la Universidad Tecnológica del Chocó planteó la necesidad de pensar los procesos de empoderamiento de las mujeres en lo público desde la ruralidad y la cultura, haciendo énfasis en que la incidencia inmediata comienza con la participación en la formulación de los Planes de Desarrollo Municipales y en la implementación de los compromisos del Plan de Acción de Transformación Regional del Programa de Desarrollo con Enfoque Étnico Territorial PDET Chocó.

La alianza entre la MAPP/OEA y la Embajada de Suecia ha permitido que decenas de mujeres del Chocó fortalezcan sus capacidades de liderazgo.

Finalmente, las participantes y entidades convocadas, en el marco del “Diálogo por la Paz”, celebraron los 15 años de presencia de la MAPP/OEA en Colombia, reconociendo el papel que juega la Misión, mediante el monitoreo de las diferentes dinámicas territoriales que registran los territorios, con énfasis en afectaciones a la población civil, así como el acompañamiento a las distintas iniciativas de la sociedad civil, trabajando por la construcción y consolidación de más hechos de paz que permitan garantizar un mejor desarrollo comunitario.

La Embajada de Suecia y la MAPP/OEA siguen trabajando por la amplificación y diversificación de la vocería y liderazgo de mujeres rurales en las agendas de género y paz.

Cartilla recoge la memoria de El Caracol, Arauca

18 octubre, 2019

La MAPP/OEA y la Universidad Nacional acompañaron a la comunidad de esta vereda del oriente colombiano en un proceso de memoria que se plasma en más de 100 páginas, llenas de historias sobre lo que significa ser llanero y sobreponerse a la violencia.

“Esto que ven aquí, es un sueño hecho realidad”, dice Lilia Colmenares, lideresa de víctimas y una de las voces más representativas del Caracol. Sostiene una cartilla amarilla y verde en su mano, un texto que es el producto de dos años de trabajo de toda la comunidad. Mujeres, hombres y niños entregaron su tiempo y creatividad para construir este libro.

‘El Caracol, una historia que tú debes conocer’, es el nombre de esta cartilla de 109 páginas, que compila historias sobre la educación, la economía, la política, las fiestas y lo que para ellas y ellos significa ser caracolero. Allí se encuentran relatos de los próceres de la vereda, de personajes ilustres, educadores, educadoras y de quienes han edificado este pueblo.

‘El Caracol, una historia que tú debes conocer’ es el nombre de la cartilla que ya está en la comunidad.

Además, los habitantes del Caracol crearon un glosario en el que explican expresiones ancestrales, casi todas asociadas a la vaquería y al ser llanero.

Al evento de entrega de la cartilla a la comunidad, asistieron representantes de víctimas, de la sede Orinoquía de la Universidad Nacional de Colombia y de la MAPP/OEA, aliada en el proceso de creación, edición y diagramación del texto. La impresión de la cartilla se realizó con el apoyo de FUPAD.

“Este fue un ejercicio hecho sobretodo por mujeres, fueron ellas las que se atrevieron a escribir, a pintar. Eso es maravilloso”, señala la docente Lucía Meneses.

Llaneros y llaneras aprovecharon para contar sus experiencia en la vaquería.

Para la comunidad del Caracol, esta cartilla significa un paso adelante en su proceso de reconciliación. Luego de haber sufrido varios hechos victimizantes durante los primeros años de la década del 2000, ellas y ellos quieren ser recordados como llaneros, como gente trabajadora que se levanta temprano, “a pie descalzo” como dicen, a construir paz en su territorio.

En el evento, algunos de los creadores de la cartilla dieron sus impresiones del proceso. Muchos de ellos no creían que la cartilla se convertiría en una realidad. “Yo quisiera que esto no terminara aquí. Quisiera que llegara a toda Colombia, para que todo el mundo sepa las costumbres del Caracol”, concluye Asdrubal Rodríguez, uno de los creadores de la cartilla.

En Arauca, la MAPP/OEA también acompañó la entrega de la cartilla a las instituciones.

Esta historia del Caracol está dedicada principalmente a 14 víctimas que el conflicto armado dejó en esta región. La entrega oficial de la cartilla fue realizada en la cuiudad de Arauca, con la participación de comunidades, instituciones y autoridades del departamento.

Eamon Gilmore valora “enorme contribución” de MAPP/OEA a la paz en Colombia

9 julio, 2016

Union EuropeaEl Enviado Especial de la Unión Europea para el Proceso de Paz, Eamon Gilmore, y la Embajadora de la Unión Europea en Colombia, Ana Paula Zacarías, se reunieron este viernes con el Jefe de la MAPP/OEA, Roberto Menéndez, para dialogar sobre escenarios de posconflicto y posacuerdo en el país.

En este marco, Gilmore señaló que “la MAPP/OEA está haciendo una enorme contribución al proceso de paz, y que juega un rol muy importante en la implementación, el trabajo que se tiene que hacer en  términos de transición y en la construcción de un futuro nuevo para Colombia”. Continue reading “Eamon Gilmore valora “enorme contribución” de MAPP/OEA a la paz en Colombia”

Diálogo con indígenas arhuacos sobre construcción de paz territorial

16 marzo, 2016

IMG_-u87ucvEn una misión a Valledupar y Nabusímake (Cesar), el jefe de la MAPP/OEA, Roberto Menéndez, conversó con autoridades indígenas y líderes de la Confederación Indígena Tayrona sobre las percepciones e iniciativas que tiene la comunidad Arhuaca en materia de construcción de paz.

En entrevista realizada por la emisora Cacica Stereo, Menéndez señaló que “en esta oportunidad vinimos a reunirnos con los arhuacos, con quien veníamos trabajando hace algunos años,  para dialogar sobre algunas iniciativas de construcción de paz que ellos están ideando desde su cosmovisión, y  en las que quieren explorar la posibilidad de que trabajemos juntos”.

Continue reading “Diálogo con indígenas arhuacos sobre construcción de paz territorial”

Más mujeres, más paz territorial en Colombia

13 marzo, 2016

foto 5Cada vez más, las colombianas lideran procesos de construcción de paz en sus corregimientos, municipios y departamentos. A propósito del Día Internacional de la Mujer, la MAPP-OEA presenta aquí la forma en que cinco organizaciones de mujeres celebraron en clave de  equidad, igualdad y participación.

En el Cesar, encuentro de mujeres campesinas, indígenas y negras

foto3En el municipio de Badillo, se reunieron 60 mujeres del departamento del Cesar que hacen parte de la Asociación Nacional de Mujeres Campesinas, Indígenas y Negras de Colombia (ANMUCIC). Ellas llegaron desde distintas áreas rurales para capacitarse en empoderamiento y participación política.

Como parte del proceso, intercambiaron historias de vida en el marco del conflicto armado y compartieron experiencias sobre calidad de vida, defensa de derechos y participación activa en la toma de decisiones, así como los retos que aún enfrentan en este sentido. Este espacio de encuentro también sirvió para fortalecer las alianzas entre las iniciativas que ellas lideran en sus poblaciones, como proyectos productivos, comunitarios y de construcción de paz.

Esta organización nacional, de la que hacen parte mujeres víctima de 20 departamentos, logró ser reconocida como sujeto de reparación colectiva, lo que contribuye a garantizar medidas de restitución, compensación y no repetición por parte del Estado colombiano.

En Córdoba, Mesa de Mujeres con Visión de Paz de Montería

IMG_-gxsj2wA través de actividades lúdicas como obras de teatro, canto, baile y lectura de poesía, las mujeres que agrupan esta Mesa señalaron que sus derechos continúan siendo violados, especialmente en el marco del conflicto armado. Por esto, destacaron también el rol fundamental que cumplen en la construcción de la paz territorial.

La Mesa es una iniciativa de las mujeres cordobesas quienes, con el acompañamiento de la Corporación Taller Prodesal, vienen fortaleciéndose desde el año pasado e impulsando la creación de mesas similares en varios municipios de Córdoba, así como de una mesa departamental. El fin último es incidir en la agenda política, con la creación de programas y políticas que garanticen los derechos de las mujeres y generen cambios culturales sostenibles.

En este sentido, las mujeres que conforman las mesas han realizado propuestas para la elaboración de planes municipales y departamentales de desarrollo, y esperan continuar con su incidencia durante este año 2016.

En Arauca, talleres con Asociación Amanecer de Mujeres

IMG_uvw3lDurante dos días, 26 mujeres de la Asociación AMAR (Amanecer de Mujeres por Arauca) participaron en un taller de planeación y formulación de proyectos, a través de la metodología de marco lógico.

Ellas desarrollaron capacidades para idear, planear y gestionar sus propias iniciativas de manera estructurada. Así mismo, intercambiaron comentarios sobre la viabilidad de realizar proyectos productivos y comunitarios puntuales.

Estos talleres contribuyen a empoderar a las mujeres de Arauca, pues les ofrece herramientas de planeación, comunicación y negociación, indispensables para que participen activamente en los escenarios políticos y económicos de Arauca.

En el Cesar, “Café con voz de mujer”

IMG_nf1v8wCon el fin de reclamar compromiso del Gobierno frente a la ejecución de la Política Pública de la Mujer, creada hace cinco años, voceras de organizaciones y campañas en favor de las mujeres en Valledupar participaron en una rueda de prensa con los principales medios regionales.

En este espacio con periodistas, las lideresas de organizaciones también se pronunciaron sobre otras problemáticas que enfrentan las mujeres de la región de cara al posconflicto, como el desplazamiento, la violencia sexual y el reforzamiento de estereotipos que a su vez contribuyen a ampliar los escenarios de vulnerabilidad.

Para contribuir a generar soluciones prácticas, las voceras anunciaron que este espacio de diálogo con los medios de comunicación será permanente. También informaron que el próximo 9 de abril realizarán un plantón en el corregimiento de Badillo para rechazar los feminicidios.

En Norte de Santander, mujeres de La Gabarra dijeron ‘NO a la guerra’

IMG_-m01vjtEn un encuentro liderado por la Asociación de Juntas de Acción Comunal y la Defensoría del Pueblo de Norte de Santander, mujeres de distintas edades se unieron en un acto simbólico para rechazar los terribles actos de violencia de los que ha sido víctima esta población durante las últimas décadas.

En este espacio, las mujeres celebraron la vida y los espacios de participación que han logrado crear para aportar en la  construcción de la paz para su departamento.

San Vicente del Caguán le apuesta a la reintegración comunitaria

3 marzo, 2016

Putumayo2016La Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la OEA (MAPP-OEA) acompañó a los habitantes de San Vicente del Caguán a dialogar sobre el fortalecimiento de la convivencia, la reintegración y la reconciliación comunitaria, en un encuentro liderado por la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), con la cooperación de la Alcaldía.  Continue reading “San Vicente del Caguán le apuesta a la reintegración comunitaria”

MAPP/OEA muestra su trabajo en el posconflicto colombiano ante países donantes y amigos en Washington

1 marzo, 2016

IMG-20160301-WA0001

En la sede de la OEA en Washington, se desarrolló un espacio de trabajo especial entre el jefe de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la OEA (MAPP/OEA)Roberto Menéndez, y representantes de distintos países donantes y amigos que tienen representación ante la Organización. Además del intercambio de información a profundidad sobre el país, se trataron temas como la incidencia de la Misión en la construcción de un escenario de paz territorial en Colombia y los desafíos para la implementación de la paz más allá del desarme y desmovilización. Continue reading “MAPP/OEA muestra su trabajo en el posconflicto colombiano ante países donantes y amigos en Washington”