Frecuencia Paz, una serie radial en sintonía con los territorios

18 enero, 2021

A partir del primero de febrero, habitantes de más de 100 municipios del país podrán escuchar, a través de sus emisoras comunitarias, la nueva serie radial de la MAPP/OEA. Una apuesta para entregar información útil a las comunidades más afectadas por la violencia en el país.

La pandemia cambió la vida de Colombia. Millones de personas tuvieron que refugiarse en sus casas, muchas perdieron sus trabajos, vieron reducidos sus ingresos y se llenaron de incertidumbre frente al futuro. Se profundizaron, además, las condiciones de pobreza y vulnerabilidad que durante años el Estado colombiano atendió.

En este contexto, la construcción de Paz en los territorios más afectados por el conflicto armado, la inequidad y la criminalidad también se vio afectada. Comunidades confinadas o desplazadas, liderazgos sociales amenazados y asesinados, aumento de los feminicidios y la continuación del reclutamiento forzado a niños, niñas y adolescentes, entre otras afectaciones, hacen parte del panorama actual del país.

La MAPP/OEA, una Misión de terreno que en 2019 recorrió más de 500 mil kilómetros por vía terrestre y casi 12 mil por vía fluvial, ha tenido que adaptarse a esta nueva realidad. De manera virtual y a pesar de un sinfín de dificultades, ha seguido acompañado al Estado colombiano y a las comunidades en sus esfuerzos por construir Paz en medio de estas complejas circunstancias.

En este nuevo camino, la Misión reconoce el poder de las radios comunitarias. Estas emisoras son el vehículo directo que tienen miles de hombres, mujeres, niñas y niños de zonas rurales y urbanas para conectarse con lo que pasa en el país y en el mundo. Es por eso que, después de un amplio proceso colaborativo en el que participaron liderazgos sociales de diversos territorios, expertas y expertos en el lenguaje radiofónico, profesionales de las 18 oficinas regionales y de la sede central de la MAPP/OEA, la Misión inicia este viaje sonoro llamado Frecuencia Paz.

A través de ocho capítulos, que suceden en Villa Esperanza y se emitirán semanalmente, las comunidades y las audiencias digitales podrán sumergirse en situaciones que plantean desafíos para la construcción de Paz en el país. Con el propósito de ofrecer información útil a quienes viven de primera mano afectaciones a su integridad, la Misión también propone rutas institucionales de atención, de protección y de prevención de violencias, así como los posibles espacios de participación ciudadana.

La serie radial abordará asuntos que son centrales para la construcción de paz, y que la Misión monitorea en el marco de su mandato. Por ejemplo, problemáticas tan complejas como el reclutamiento forzado de niños, niñas y adolescentes en el marco del conflicto armado, las afectaciones contra liderazgos sociales, autoridades étnicas y comunidades; y las violencias basadas en género. También abordará temáticas que invitan a creer que la construcción de paz en Colombia es posible: el desarrollo territorial, los espacios de participación ciudadana y los derechos de las víctimas.

Con Frecuencia Paz, la Misión busca fortalecer el trabajo arduo que durante más de 16 años ha tenido en los lugares más conflictivos del país. Además, reforzar su vocación de ser un puente entre las necesidades de las comunidades y la oferta institucional existente.

La serie radial también podrá escucharse a través de los canales digitales de la MAPP/OEA y de las principales plataformas de streaming.

¡En febrero, nos escuchamos en Frecuencia Paz! 

Liderazgos de 7 departamentos fortalecieron sus capacidades para la Paz

18 diciembre, 2020

El diálogo, la construcción de Paz, la transformación de conflictos y la negociación fueron los principales ejes sobre los que giraron estos espacios de formación virtual. Más de 150 personas se beneficiaron de estos encuentros.

Aunque la llegada del Covid-19 ha impedido que desde el mes de marzo de 2020 se realicen actividades presenciales, la MAPP/OEA ha logrado dar continuidad a los espacios de formación para las comunidades, la institucionalidad local y los liderazgos sociales. A través de herramientas virtuales y con el apoyo de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, la Misión avanzó el proceso de fortalecimiento de capacidades para la paz en Antioquia, Arauca, Cauca, Córdoba, Nariño, Norte de Santander y Putumayo.

Entre estas iniciativas, se destaca la formación virtual dirigida al Consejo Departamental de Paz de Arauca, y a consejeros y consejeras municipales de paz de Putumayo, del Sur de Córdoba, del Bajo Cauca Antioqueño y de Samaniego, en Nariño. En estos procesos, integrantes de los Consejos Territoriales de Paz tuvieron oportunidad de reflexionar sobre su responsabilidad, así como de reafirmar su compromiso con la promoción del diálogo y la generación de acuerdos para transformar los conflictos en sus territorios.

También se realizó un proceso de formación para personeros y personeras del Catatumbo, cuyo tema central fue la transformación de conflictos y construcción de consensos, que además contó con la presencia de integrantes de la Defensoría del Pueblo en Ocaña.

Deissy Mabel Díaz Torrado, personera de Ábrego y presidenta de la Asociación de Personeros del Catatumbo, destacó que este espacio “es una herramienta para mejorar en nuestra función y en el servicio que prestamos desde las personerías municipales. Evidentemente nos va a servir a la hora de interactuar con las comunidades y nos va a facilitar mucho el trabajo”.

Para Delia Judith Torres, personera de El Carmen, esta capacitación “amplió y afianzó nuestros conocimientos, dándonos una noción más clara de las políticas públicas, instancias, mecanismos para la atención de conflictos y otros temas que son esenciales para el desarrollo de nuestra función como personeros municipales”.

Estos procesos formativos también involucraron a mujeres indígenas, afrodescendientes y campesinas, y a representantes de plataformas y organizaciones sociales del Cauca. Ellas lograron fortalecer sus habilidades para analizar problemas usando las herramientas adecuadas, y aprendieron a aplicar el enfoque de transformación de conflictos que invita a cuidar las relaciones entre las partes que tienen un problema, incentivando la comunicación asertiva.

Así mismo, la MAPP/OEA acompañó un espacio de capacitación con funcionarios y funcionarias de la Dirección de Sustitución de Cultivos Ilícitos, que les permitió fortalecer sus capacidades para el análisis y abordaje transformador de conflictos a través del diálogo y la negociación.

Para Herbert Ortega, coordinador del área de Fortalecimiento de Capacidades de la MAPP/OEA, el balance de los procesos de 2020 es positivo, pues “poder congregar de manera virtual a personas de distintos sectores, como fue el caso de los Consejos Territoriales de Paz de varios departamentos y municipios, fue una oportunidad para intercambiar experiencias y para acompañar el fortalecimiento y crecimiento de actores locales”. 

En medio de la pandemia y el distanciamiento social, la MAPP/OEA sigue trabajando para fortalecer las capacidades de las constructoras y constructores de Paz en los territorios más afectados por el conflicto armado, la criminalidad y la inequidad.

Ante retos de la pandemia, MAPP/OEA llama a fortalecer sinergias y esfuerzos en favor de la paz en Colombia

16 diciembre, 2020

Diciembre 16 de 2020. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) presentó hoy ante el Consejo Permanente de la Organización su vigésimo noveno informe semestral, en el que evidencia los impactos que tuvo la pandemia del COVID-19 en las dinámicas de violencia armada y construcción de paz en el país durante el primer semestre de 2020.

Dando continuidad a sus labores de monitoreo y acompañamiento en los territorios, la MAPP/OEA identificó que durante la temporada de aislamiento obligatorio se agudizaron las vulnerabilidades existentes en las zonas donde convergen factores estructurales de conflicto armado, criminalidad, inequidad y débil presencia estatal. En este sentido, la Misión advirtió sobre el control territorial y social por parte de grupos armados ilegales, a través de medidas restrictivas de movilidad, amenazas, sanciones y afectaciones contra la población civil, que son motivo de profunda preocupación y rechazo.

La MAPP/OEA observó la persistencia en la instalación de minas antipersonal, violencias basadas en género, desplazamientos forzados, confinamientos y homicidios; con impactos en liderazgos sociales, autoridades étnicas, mujeres, organismos de acción comunal y personas en proceso de reincorporación, y sus familias. Asimismo, alertó frente a la deserción escolar y, con ello, las condiciones de riesgo para la vinculación, utilización y reclutamiento forzado de niñas, niños y adolescentes por parte de grupos armados ilegales.

El Informe también detalló los logros alcanzados en medio de las complejidades de la pandemia, como las acciones tendientes a reforzar la atención a las violencias contra las mujeres y las víctimas del conflicto armado; los avances en la planeación articulada y progresiva para la implementación de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), y la disminución del área sembrada de cultivo de coca en algunas zonas del país. De igual forma, valoró los esfuerzos institucionales para cumplir con la reincorporación de cerca de 13.000 ex miembros de las FARC-EP.

Roberto Menéndez, jefe de la MAPP/OEA, señaló que la Misión reconoce los esfuerzos adelantados por el Estado colombiano para contener la crisis en todos sus aspectos, y destaca el papel de los organismos comunales, de las autoridades étnicas y de los procesos organizativos, quienes han afrontado mancomunadamente esta difícil situación”. Anotó que “la pandemia ha evidenciado los urgentes desafíos que aún persisten en las zonas más apartadas, como son la garantía de derechos, el fortalecimiento de la participación, la priorización de recursos disponibles, la realización de obras y el acceso efectivo a la conectividad y a herramientas digitales”.

La Misión de la OEA alentó a las autoridades locales, departamentales y nacionales a continuar articulando esfuerzos y sinergias con la sociedad civil, en favor de la democracia, los derechos humanos, la seguridad, el desarrollo territorrial, la protección de la vida y el logro de la Paz Completa. Invitamos a  los colombianos y colombianas a acercar posiciones, alcanzar y materializar acuerdos, con los efectos transformadores que la realidad exige. La Paz Completa demanda unidad en la diversidad, afirmó Menéndez.

La MAPP/OEA continuará acompañando los esfuerzos de las comunidades y las instituciones directamente en los territorios más afectados por la violencia, donde también avanza la construcción de paz.

Conoce el informe completo aquí: Informe Semestral XXIX

Comunales por la Paz, pedagogía radial en el Catatumbo

24 noviembre, 2020

A través de cinco capítulos difundidos por radios comunitarias, los liderazgos sociales y comunidades de esta zona del país fortalecen sus capacidades en Derechos Humanos, justicia transicional y la implementación de los Acuerdos de Paz.

Uno de los efectos más desafiantes de la pandemia en Colombia ha sido la interrupción de procesos organizativos en los territorios afectados por el conflicto armado y la criminalidad. La imposibilidad de hacer reuniones presenciales, de visitar veredas y corregimientos alejados, y de mantener un contacto constante con las comunidades vulneradas ha significado una ruptura en el tejido social y en la consolidación de las políticas de paz en estos lugares. 

Apelando a la poca conectividad y a los incipientes conocimientos tecnológicos, liderazgos sociales de varias zonas del país han intentado contener este impacto. Han desarrollado, de la mano de la institucionalidad y de organismos internacionales, mecanismos para encontrarse, continuar los procesos de articulación y no detenerse en la búsqueda de sociedades más equitativas, con participación de todos los sectores, en el camino hacia la construcción de Paz. 

Este es el caso de la región del Catatumbo. En una alianza liderada por la Secretaría de Gobierno de la Gobernación de Norte de Santander, decenas de hombres y mujeres constructores de paz en el territorio están fortaleciendo sus capacidades para dialogar, resolver conflictos, reforzar sus conocimientos en los espacios de participación para construir una paz duradera y tener herramientas para acercar a la institucionalidad a su territorio. 

Lo están haciendo a través de dos canales: un aula virtual y una serie radial que se transmite semanalmente a través de las siete emisoras que conforman la red de radios comunitarias del Catatumbo.  

En esta serie, instituciones como la Jurisdicción Especial para la Paz, la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas, la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Agencia para la Renovación del Territorio, la Oficina del Alto Comisionado para la Paz y la Unidad Nacional de Protección le cuentan a la audiencia su mandato, responden dudas de las y los oyentes, y difunden información útil para que las personas de los territorios puedan acceder a las rutas de atención y participar en la construcción de políticas de Paz en el Catatumbo. 

Esta estrategia territorial tiene como objetivo aportar conocimientos base a los líderes y lideresas comunales en temas relacionados con la construcción de la paz y el acceso a derechos. También, generar herramientas propias para el ejercicio de liderazgo comunal con un énfasis en el territorio y en los espacios de participación relacionados al PDET y los Consejos Municipales de Paz. Así mismo, el proyecto pretende acercar la institucionalidad al territorio y finalmente rodear la labor de las y los líderes comunales en sus funciones como grupo motor, grupo veedor, consejeros y consejeras de paz y demás procesos de participación de relevancia para el territorio. 

La MAPP/OEA hace parte de una cadena de aliados internacionales, entre los que se encuentran de la Cooperación Alemana GIZ y el Programa de Derechos Humanos de USAID. 

La Misión está convencida que la construcción de Paz es un desafío inaplazable, aún en este escenario de confinamiento y restricciones a la movilidad. Por eso, su equipo en el territorio conduce los espacios radiales, sirve de puente entre la institucionalidad y los liderazgos sociales, y facilita su interacción. 

La radio se ha convertido en uno de los medios para seguir conectando con las comunidades más apartadas del país, y en una herramienta fundamental para conservar los vínculos construidos durante 16 años en el territorio. La MAPP/OEA seguirá trabajando en la urgente tarea de construir una paz completa, plural y diversa en Colombia. 

La Escuela de Líderes se toma la radio

14 octubre, 2020

A través de emisoras comunitarias, liderazgos sociales de cuatro municipios de Antioquia siguen formándose en Derechos Humanos y fortaleciendo sus capacidades de interlocución con el Estado. 

Los desafíos para las mujeres y los hombres que defienden los Derechos Humanos, la vida, la paz y los territorios en Colombia no se detienen. De hecho, la pandemia ha profundizado las inequidades prexistentes, y, con ello, ha evidenciado la necesidad de seguir fortaleciendo el rol de los liderazgos sociales para construir escenarios de paz sostenible en los lugares más afectados por el conflicto armado y la criminalidad. 

Hace tres años, la MAPP/OEA y otras instituciones comenzaron el proceso de capacitación “Escuelas de líderes, constructores de paz”, en municipios del Nordeste, Bajo Cauca, Urabá, Suroeste, Occidente y el Norte antioqueño. Hasta febrero de este año, los equipos de la Misión llegaron a caballo, en carro o a pie a los diferentes territorios de Antioquia para, acompañados por la institucionalidad, propiciar espacios de encuentro, formación y diálogo. 

De forma presencial, las Escuelas estaban dirigidas para personas a partir de los 14 años: líderes y lideresas comunitarias, socios de las Juntas de Acción Comunal, jóvenes, potenciales liderazgos y representantes de comunidades rurales, afros e indígenas. La vocación de los y las estudiantes es, en su mayoría, agrícola y minera.   

Ante las nuevas circunstancias, los equipos regionales de la MAPP/OEA en Apartadó, Caucasia y Medellín encontraron en las emisoras comunitarias a las mejores aliadas para mantener y ampliar los procesos de formación en estos municipios. 

Así nació la estrategia La escuela de líderes se toma la radio. En este nuevo espacio, que ya suma 10 capítulos en los municipios de El Bagre, Dabeiba, Valdivia y San Andrés de Cuerquia, diversas instituciones del orden nacional y territorial han podido profundizar los procesos de capacitación en rutas de acceso, ya no sólo a los liderazgos sino a la comunidad en general. 

Las Escuelas de Líderes han abordado temáticas como el liderazgo y trabajo en equipo, conceptos y estructura del Estado en Colombia, juntas de Acción Comunal, Derechos Humanos, Derecho Internacional Humanitario, derechos de los campesinos colombianos y desarrollo rural, mecanismos de Protección de los Derechos Humanos, mecanismos de Participación Ciudadana, Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR), desarrollo Humano, cultura de paz y convivencia, entre otros. 

Entidades como la Jurisdicción Especial para la Paz, la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, la Defensoría del Pueblo, alcaldías locales y las Comisarías de familia han participado en estos espacios radiales, en los que además la comunidad puede enviar sus preguntas y plantear casos particulares que, en varias ocasiones, han sido resueltos por las y los representantes de la institucionalidad. 

Con este esfuerzo, la MAPP/OEA reitera su compromiso de acompañar al Estado colombiano y a las comunidades en sus iniciativas para construir una paz completa, que beneficie a las zonas más vulnerables del país.

Arauca le apuesta a la participación y al liderazgo social

11 agosto, 2020

Con éxito terminó el proceso de capacitación en diálogo, construcción de Paz y transformación de conflictos a más de 40 liderazgos políticos del departamento.

Uno de los mayores impactos de la llegada del Covid-19 a Colombia ha sido la dificultad de las comunidades para reunirse en espacios presenciales de participación. Esto ha dilatado la toma de decisiones que contribuyen a la implementación de políticas de paz en los territorios y ha desafiado el fortalecimiento del tejido organizativo en el país. 

Por eso, desde el inicio de la pandemia, la MAPP/OEA y la Oficina del Alto Comisionado para la Paz hicieron uso de los recursos tecnológicos para seguir fortaleciendo las capacidades del movimiento social de Arauca, una región duramente golpeada por el conflicto y que hoy enfrenta grandes desafíos frente a la construcción de una paz completa y duradera. 

Más de 40 liderazgos sociales y políticos del país asistieron a la capacitación en diálogo, construcción de Paz y transformación de conflictos, dictada por las dos instituciones. Durante más de 2 meses trabajaron en metodologías de transformación de conflictos y escenarios de construcción de Paz colectivos, con posibilidades de replicar en sus comunidades este proceso de fortalecimiento de las capacidades de liderazgo. 

En la ceremonia de clausura, llevada a cabo a través de una plataforma digital, los facilitadores del curso insistieron en la importancia de abordar el conflicto de manera positiva, como un motor del desarrollo social. Además, resaltaron la oportunidad de replicar estos conocimientos adquiridos, en espacios como los Consejos Territoriales de Paz, que son fundamentales para la consolidación de una política pública de Paz. 

Justamente Martín Sandoval, presidente del Consejo Departamental de Paz, Convivencia y Reconciliación del departamento de Arauca, señaló que el curso sirvió para “reforzar conocimientos en el manejo de situaciones de dialogo, conversaciones, consensos con las comunidades. Nos ‘rejuvenecimos’, estas herramientas nos serán muy útiles en el futuro para todas las actividades sociales del departamento como los consejos de paz. Lo importante es continuar en medio de las dificultades, las constantes hechos dolorosos y violaciones a los Derechos Humanos en el marco del conflicto, estos hechos dolorosos hacen necesario seguir aportando desde nuestro rol para lograr el objetivo de la paz completa”.

Vea también: En Arauca, la construcción de Paz avanza en medio de la Pandemia

De igual manera, Gloria Dilva Medina, Consejera de Paz del departamento, señaló que “el proceso de aprendizaje nos permite tener herramientas para poder escuchar a quienes sienten miedo de contar lo que les pasó o lo que les está pasando, esta capacitación debe continuar con procesos donde se involucren jóvenes. Esto nos ayudará a propiciar que las nuevas generaciones de jóvenes trabajen por la construcción de paz. El taller fue maravilloso, pues permite reforzar aprendizajes, el componente que más me llenó fue el de los consensos, pues permite que se involucre gente, hacer un trabajo más amplio, más acertado, más dinámico”. 

Finalmente Diego Moreno, miembro de la Cruz Roja colombiana y asistente al taller, señaló que esta formación sirve para “entender cómo desde nuestro propio rol y cotidianidad podemos construir paz, utilizando el dialogo como herramienta para construir paz. Nos falta trabajar mucho sobre la conciencia del pueblo araucano, hay que transcender”. 

Con este ciclo formativo, la MAPP/OEA fortalece su relacionamiento e incidencia con las organizaciones de la sociedad civil y las autoridades locales de Arauca. Así, seguimos acompañando al Estado colombiano y a las comunidades en sus esfuerzo por construir una Paz Completa. 

Rodrigo Salazar, una vida de liderazgo indígena

10 julio, 2020

El gobernador suplente del Resguardo indígena Piguambí Palangala, ubicado en Tumaco, fue asesinado este jueves por desconocidos. Fue durante años un líder querido y reconocido por el pueblo Awá. Perfil.

Rodrigo tenía 44 años, y fue durante largo tiempo un destacado representante del pueblo Awá. Entre 2012 y 2016 fue consejero zonal de la Guardia Indígena para el municipio de Tumaco, donde se encuentra ubicado el resguardo. Allí fortaleció los lazos de la UNIPA, una asociación de autoridades indígenas Awá que agrupa desde hace 30 años a más de 30 cabildos y a 20 mil miembros de este pueblo, con el resguardo Piguambí Palangala.

En ese momento comenzaron las amenazas contra él y otras autoridades del resguardo. El fortalecimiento de la Guardia se daba en medio de una intensa lucha de las comunidades étnicas por la defensa del territorio, que se disputaban, y se siguen disputando, varios grupos armados ilegales.

La labor de Salazar fue tan destacada que, una vez terminó su periodo como consejero zonal de Guardias, fue elegido unánimemente como Gobernador suplente del Resguardo. Desde allí, fortaleció la defensa del territorio y la vida de sus comuneros y, en el marco de la implementación de los Acuerdos de Paz, promovió la sustitución de cultivos ilícitos en una de las zonas más conflictivas del país.

Esta lucha histórica del pueblo Awá significó que UNIPA fuera acreditada como participante en el caso 002 de la Jurisdicción Especial para la Paz, que investiga las graves afectaciones del conflicto ocurridas entre 1990 y 2016 en Tumaco, Barbacoas y Ricaurte (Nariño), contra pueblos indígenas, afrocescendientes y campesinos. El pueblo indígena Awá fue víctima de al menos dos masacres por parte de grupos armados ilegales, y varios de sus liderazgos han tenido que desplazarse y aún viven en constante zozobra por la presencia de violentos en el territorio.

El asesinato de Rodrigo Salazar es un nuevo golpe para la organización indígena en Nariño y en Colombia. Él regresaba a su casa, ubicada en el resguardo Piguambí Palangala, cuando hombres desconocidos lo abordaron. Eran las 11 de la mañana del 9 de julio del 2020. Tanto Salazar como otros miembros de ese resguardo del pueblo Awá habían recibido amenazas, al punto de que tenía un esquema de seguridad por parte de la Unidad Nacional de Protección. Sin mediar palabra, desconocidos lo asesinaron.

De inmediato, tanto la Organización Nacional Indígena de Colombia  (ONIC) como la Unidad Indígena del Pueblo Awá (UNIPA) comunicaron a través de redes sociales lo sucedido. El crimen ha causado indignación y fue condenado por la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría General, organizaciones internacionales y el gobierno nacional.

Salazar fue conocido por el equipo regional de la MAPP/OEA, por su valioso trabajo en favor de la construcción de paz territorial. La Misión lamenta y condena enérgicamente  su asesinato, al tiempo que se solidariza con su familia y con el pueblo indígena Awá. Además, reitera su exigencia a los grupos armados ilegales a cesar la violencia contra la población civil y los liderazgos en el país, al tiempo que exhorta a las autoridades a reforzar las medidas de protección efectiva para las comunidades y para quienes defienden la vida, el territorio y la paz en Colombia. 

En Arauca, la construcción de Paz avanza en medio de la Pandemia

9 julio, 2020

Con el acompañamiento de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, la MAPP/OEA imparte una capacitación en transformación de conflicto a 40 liderazgos sociales y políticos del departamento.

La nueva realidad que vive el planeta ha derivado en conflictos sociales cada vez más latentes. Los efectos de la pandemia son más evidentes en las comunidades vulnerables de Colombia, donde sus habitantes, además, sufren los impactos del conflicto armado y las consecuencias de la débil presencia institucional.

Arauca es uno de esos territorios. Aunque los casos de Covid-19 parecen estar controlados, en esta zona del país persiste el accionar de grupos armados ilegales, la crisis migratoria no encuentra salida y la implementación de los Acuerdos de Paz es todavía un desafío.

En ese marco, la MAPP/OEA organizó junto con la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, un taller de fortalecimiento de capacidades en el que más de 40 miembros de los Consejos Territoriales de Paz de Arauca adquieren herramientas de diálogo, construcción de Paz y transformación de conflictos. El distanciamiento social no ha sido un problema para que las defensoras y defensores de los Derechos Humanos y del territorio asistan a la sesiones, ahora virtuales.

“La gente estaba necesitando este espacio desde hace algún tiempo.  Se están involucrando con la metodología, y el promedio de participación se ha mantenido. Ya están aterrizando las herramientas y el enfoque de transformación de conflictos que estamos planteando, que involucra a todas y a todos en el diálogo auténtico y en sus implicaciones”, señaló el coordinador del área de Fortalecimiento de Capacidades de la MAPP/OEA, Herbert Ortega.

Utilizando la virtualidad, liderazgos sociales de Arauca siguen fortaleciendo sus capacidades en resolución y transformación de conflictos.

La capacitación, que irá hasta el mes de agosto, está dirigida a liderazgos políticos, sociales, étnicos y religiosos de la zona, y tiene como objetivo que estas personas se conviertan en replicadores de metodologías de transformación de conflictos y de escenarios de construcción de Paz colectivos.

 “Este lugar ha sido un punto de encuentro y de entendimiento de las posturas de los diferentes movimientos sociales y los Consejos Municipales de Paz en el departamento. Ha sido muy fructífero participar en los talleres porque hemos adquirido nuevos conocimiento y nuevas terminologías para poder trabajar e incidir en los conflictos sociales que vive nuestra región”, señaló Yesid Robles, líder social y miembro del Consejo Municipal de Paz de Arauquita.

Por su parte, la profesora Gloria Dilva Medina, representante del Consejo de Cultura de Saravena, destacó que “si algo he aprendido en mi vida como docente es que los seres humanos nos conocemos cuando estamos en grupo, que nos volvemos una familia. Yo me he convertido en una especie de motor para desarrollar confianza, competencias y su mejor potencial. Con estas herramientas quenos da el curso podemos abordar mejor los conflictos de estos jóvenes y ayudarlos a que saquen lo mejor de ellas y ellos”.

De la mano de la institucionalidad nacional, la MAPP/OEA reafirma su compromiso de seguir acompañando a las comunidades en la construcción de una Paz completa que beneficie a los territorios más afectados por el conflicto, la criminalidad y la inequidad en el país.

MAPP/OEA expresa preocupación por aumento de violencia de género en zonas vulnerables de Colombia durante la pandemia

22 junio, 2020

Bogotá, 22 de junio de 2020. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) expresa su preocupación por el aumento de las violencias basadas en género en contra de jóvenes, mujeres, lideresas y defensoras de derechos humanos en el marco de la crisis sanitaria, social y económica que supone el Covid-19 en el país.

En el marco de su monitoreo permanente, la MAPP/OEA ha constatado la profundización de las brechas, riesgos para el ejercicio de liderazgo de las mujeres y persistencia de afectaciones basadas en género en las zonas afectadas por el conflicto armado, específicamente en territorios como Antioquia, Arauca, Cauca, Córdoba, Nariño, Norte de Santander, Sur de Bolívar y Valle del Cauca.

La Misión reconoce los esfuerzos institucionales desplegados para adecuar y reforzar las medidas de atención a la violencia contra las mujeres durante la pandemia, al igual que la voluntad de sumarse a las estrategias hemisféricas de visibilización y respuesta. No obstante, hace un llamado a fortalecer el enfoque de género en los análisis, decisiones y acciones que den respuesta a la pandemia, con el fin de abordar las afectaciones generadas a los derechos de las mujeres al trabajo, la seguridad alimentaria, la participación política y a una vida libre de violencias.

“Nos sumamos al llamado por la protección de la vida de las mujeres, especialmente de quienes están en las comunidades más afectadas por el conflicto armado interno, la criminalidad y la inequidad, y reiteramos que una paz completa incluye el refuerzo de medidas institucionales que atiendan al impacto de la violencia de género, la llegada de mujeres a los espacios de decisión y el fin de los feminicidios” señaló Roberto Menéndez, jefe de la MAPP/OEA.

La Misión ratifica su compromiso con la protección de los derechos de las mujeres y su acompañamiento a mujeres, lideresas, organizaciones e instituciones colombianas en el fortalecimiento de la agenda de género y paz.

Link relacionado: CIM, OEA “COVID 19 en la vida de las mujeres. Razones para reconocer los impactos diferenciados”

MAPP/OEA advierte sobre continuidad de violencia de grupos armados ilegales contra población civil en Colombia

19 junio, 2020

Junio 19 de 2020. La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) presentó hoy ante el Consejo Permanente de la Organización su vigésimo octavo informe semestral, en el que da cuenta de los altos niveles de hostilidad que, durante el segundo semestre de 2019, los grupos armados ilegales ejercieron contra comunidades y liderazgos sociales.

Roberto Menéndez, jefe de la MAPP/OEA, señaló que “alarma la persistencia del reclutamiento forzado de niños, niñas y adolescentes, así como la instalación de minas antipersonal y artefactos explosivos improvisados, el secuestro, la violencia sexual, el confinamiento y el desplazamiento”, que generan profundos impactos en comunidades indígenas, afrodescendientes y campesinas.

En 1.200 misiones de monitoreo, la MAPP/OEA constató que la continuidad en las acciones de expansión y control territorial de los grupos armados ilegales generaron afectaciones a la población del Bajo Atrato, Alto y Medio Baudó, Bajo Cauca, Sur de Córdoba, Sur de Bolívar, Catatumbo, Pacífico Nariñense y en los departamentos de Arauca, Antioquia, Cauca, Caquetá, Meta, Guaviare, Valle del Cauca y Putumayo.

La Misión de la OEA también advierte, con alta preocupación, sobre amenazas, hostigamientos, estigmatización, desplazamientos forzados y homicidios contra liderazgos comunales, de derechos humanos, reclamantes de tierras, promotores de la sustitución de cultivos ilícitos y autoridades étnicas, en territorios como Cauca, Antioquia, Caquetá, Guaviare, Meta, Nariño, Norte de Santander, Valle del Cauca y Chocó. El informe señala que el acceso a la tierra y la defensa del territorio siguen configurándose como escenarios de riesgo en el país. Además, llama la atención sobre graves afectaciones contra excombatientes en proceso de reincorporación.

Frente a este panorama, la MAPP/OPEA reitera su exigencia a los grupos armados ilegales a cesar todo ataque contra la población civil. También insta a las autoridades nacionales y locales a fortalecer la articulación de esfuerzos en favor de la protección y la no repetición de violencias. Además, renueva su llamado al Gobierno y al ELN a continuar la búsqueda de escenarios de diálogo.

La MAPP/OEA destaca los impactos positivos que ha traído para la paz la implementación de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), así como la activación de los Consejos Territoriales de Paz. Además, valora la llegada sostenida del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR) a los territorios más vulnerables.

Desde el semestre anterior, la Misión viene observando la persistencia del cultivo de hoja de coca como principal fuente de sustento en varios municipios, presiones e incentivos de grupos armados ilegales, desafíos frente a la implementación de planes de sustitución voluntaria y confrontaciones derivadas de la erradicación forzosa. “Insistimos en la necesidad de avanzar en la transformación de los territorios; también, en la generación de un diálogo amplio que aborde con determinación todas las dimensiones del fenómeno, en especial los relacionados con la narcoactividad. Es urgente ponerle fin a uno de los impulsores de la violencia en Colombia”, dijo el Jefe de Misión.

Frente a estos desafíos y el actual contexto de pandemia, la MAPP/OEA reafirma su compromiso con las comunidades e instituciones para seguir avanzando hacia una Paz Completa en Colombia.

El informe completo y los informes anteriores están disponibles aquí.