En marcha la Mesa Municipal de Mujeres en El Doncello

El pasado miércoles 14 de noviembre se realizó el lanzamiento oficial del proceso participativo para la construcción de la política pública de mujer en el municipio de El Doncello en Caquetá, con el acompañamiento de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz (MAPP/OEA) y la Embajada de Suecia en Colombia.

En este encuentro se conformó oficialmente la Mesa Municipal de Mujeres, orientada a servir como instancia de articulación interinstitucional y de interlocución entre las mujeres de la sociedad civil y las entidades e instituciones que hacen presencia en el municipio. Esta Mesa fue creada con el apoyo de la administración municipal y servirá para analizar, conceptualizar y planificar efectivamente respuestas y acciones que respondan a las realidades y problemáticas de las mujeres en el marco de la construcción y posterior implementación de la política pública de mujer del municipio.

A su vez, durante todo el mes de noviembre se llevarán a cabo varios encuentros en los núcleos de Maguaré, Berlín, Puerto Hungría, Puerto Manrique y el casco urbano, con el fin de conocer de primera mano las principales necesidades y obstáculos que viven las mujeres doncellenses en el marco del proceso de construcción participativa de la política pública de mujer en la región.

En estos encuentros se recogerán las principales necesidades que enfrentan las mujeres de cada núcleo, relacionadas a su acceso a programas de educación, salud, cultura y deporte, así como en relación a la generación de ingresos que les permitan una autonomía económica y el diagnóstico de su representación en espacios de participación ciudadana.

Este proceso forma parte de la estrategia de acompañamiento que realiza la MAPP/OEA junto con la Embajada de Suecia, a la agenda de género y derechos de las mujeres en la paz territorial. En articulación con la Red de Alcaldesas por la Democracia y la Paz y la Federación Colombiana de Municipios, continuaremos apoyando estas iniciativas que permitan el empoderamiento y la mejora de la calidad de vida de las mujeres en el municipio.

Avanzan iniciativas de equidad y empoderamiento para la mujer rural

En el municipio de El Paujil, Caquetá, la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP/OEA) apoyó, los días 3 y 4 de noviembre, la II Jornada de acceso a la justicia y desarrollo interinstitucional para el fortalecimiento de la equidad de la mujer.

Esta actividad se llevó a cabo en el marco de la línea de acompañamiento territorial a los municipios que integran la Red de Alcaldesas por la Democracia y la Paz de la MAPP/OEA, junto con el apoyo de la Embajada de Suecia.

En esta oportunidad más de 300 personas de las veredas que conforman la inspección de Bolivia fueron atendidas por la Alcaldía local, de la mano con las entidades que conforman el Sistema Local de Justicia, la Gobernación del Caquetá y el programa Fe en Colombia del Ejército Nacional.

Adicionalmente, la Secretaría de Gobierno sostuvo un espacio de trabajo autónomo con la Asociación de Mujeres de Bolivia, en donde se analizaron los principales desafíos para el empoderamiento de la mujer rural y la consolidación de proyectos productivos.

Durante los días de la jornada, las comunidades contaron además con la posibilidad de dialogar directamente con los funcionarios públicos encargados de brindar soluciones a las problemáticas que aquejan a su sector.

Esta iniciativa no solo busca un acercamiento de la ciudadanía con la institucionalidad en el esfuerzo de reducir los niveles de informalidad e impunidad, sino además propender por el fortalecimiento en la gobernabilidad local, haciendo especial énfasis en el fortalecimiento de la equidad de género en la región.

Del mismo modo se busca avanzar en la construcción de confianza en el Estado, así como el posicionamiento de las Instituciones encargadas de la administración de justicia y la resolución de conflictos.

Gracias al reconocimiento de las necesidades de justicia de cada territorio, como resultado de esta iniciativa, se ha creado un cronograma de jornadas de asistencia interinstitucional a desarrollar durante los próximos meses en áreas rurales y urbanas del municipio de El Paujil, priorizando aquellas zonas donde se registran elevados índices de conflictividad, violencia contra la mujer, drogadicción e inasistencia estatal, entre otros.

En Cali, mujeres se reconcilian a través del video

Durante dos años, 25 mujeres víctima del conflicto, ex combatientes y de población vulnerable trabajaron en el proyecto ‘Video reconciliación´, en el cual fortalecieron su auto-reconocimiento y empoderamiento. Durante ese tiempo las mujeres produjeron dos cortometrajes. Asimismo, un documental que relata este proceso fue estrenado en el acto de clausura.

La metodología que atravesó todo este trabajo se llama Video Transformación, que consiste en formar a las mujeres en herramientas audiovisuales para producir historias, contar con su propia voz los relatos y trabajar en equipo. De esta manera, las mujeres provenientes de distintos sectores e historias personales se integraron en esta tarea, en la que el video fue una excusa y un espejo para reflexionar sobre ellas mismas y trabajar en el reconocimiento de las demás.

“Como MAPP/OEA nos sentimos honrados de haber acompañado este proceso, que nace de la decisión de mujeres y un conjunto de instituciones para apostarle a la reconciliación individual y grupal”, señaló Daniel Millares, coordinador del área de Justicias de la Misión.

Durante el proyecto las mujeres produjeron dos cortometrajes, participando de su planeación, elaboración del guion, reportería, actuación y grabación. Uno de ellos se llama ‘Una segunda oportunidad’, y trata sobre iniciativas comunitarias de reciclaje en el barrio Llano Verde, de Cali. El segundo audiovisual, ´Mujeres re-existiendo´, aborda la temática de la migración hacia las ciudades y las dinámicas de violencia que enfrentan quienes llegan a las urbes.

En la jornada de clausura, que se realizó el 8 de noviembre en Cali, fue presentado a los asistentes el documental que recoge todo lo que ha sido esta experiencia, y se realizó un conversatorio en el que las mujeres contaron lo que significó para ellas esta propuesta.

“Después de un pasado tormentoso la paz llegó a mi vida. Video-reconciliación me dió oportunidades en mi día a día. Hoy todas somos una sola”, exclamaron al unísono las 25 mujeres en el acto de graduación, en el que fluyeron los abrazos sinceros de amistad, cariño y gratitud.

Este proyecto fue financiado por la Embajada de la República de Corea en Colombia, coordinado por la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP/OEA) y apoyado por la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas (UARIV), la Agencia para la Reincorporación y Normalización (ARN), la Secretaría de Paz y Cultura Ciudadana de la Alcaldía de Cali y la Ruta Pacífica de las Mujeres.

Mujeres del Norte de Santander plantean iniciativas de paz desde la equidad

Más de 100 mujeres pertenecientes a la comunidad de Convención, en el Norte de Santander, participaron en un Taller de Género y Construcción de Paz en el marco de las actividades propuestas por el Consejo Municipal de Paz, Convivencia y Reconciliación para la Semana por la Paz.

Este encuentro se desarrolló con el objetivo de generar un espacio de reflexión y diálogo sobre los procesos de participación social y política de las mujeres en la región, como aporte a la construcción de paz en los territorios.

Durante la jornada se realizaron ejercicios de construcción colectiva de conceptos relacionados con género, roles y estereotipos, así como una socialización de las rutas de atención en casos de violencia de género para el reconocimiento y apropiación de las mismas.

A su vez, se realizaron ejercicios de reconocimiento histórico sobre los espacios de la participación de las mujeres en el ámbito social y político del país, a la par que se reflexionó sobre los retos de la implementación de los acuerdos en relación a los temas de género y se plantearon las posibilidades de involucramiento de las mujeres excombatientes en diversos espacios de participación e incidencia.

Este taller se llevó a cabo gracias a la iniciativa de la Administración Municipal, la Secretaria de Gobierno y la Comisaria de Familia de la región, y contó con el apoyo de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz (MAPP/OEA), PNUD Colombia y la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia.

Como resultado de este encuentro, las madres lideresas de Familias en Acción realizaran ejercicios de réplica en sus comunidades para dar a conocer en la región los conceptos y conocimientos compartidos con las instituciones participantes.

Mediante estos espacios, la MAPP/OEA busca visibilizar y reflexionar sobre los retos que enfrentan las mujeres en los territorios en torno a su participación e incidencia local, con el fin de generar espacios de fortalecimiento de sus habilidades y el desarrollo de iniciativas que incorporen una perspectiva diferencial de género para la construcción de paz en Colombia.

“Nuestra misión es seguir siendo útiles a la construcción de paz”

Entre los días 01 y 05 de octubre, los 110 funcionarios de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de Estados Americanos (MAPP/OEA) se dieron cita en Bogotá en el marco del Taller Nacional anual.

El evento congregó a los equipos de las 16 oficinas regionales, con el fin de planificar y articular las estrategias que se adelantarán desde los territorios, en seguimiento con el Mandato de monitoreo y acompañamiento a las políticas de paz que tiene la Misión.

Este espacio permitió a todos los equipos de trabajo y áreas temáticas analizar las perspectivas de trabajo de cara a los retos identificados en el proceso, así como compartir los aprendizajes y experiencias positivas recogidas en los territorios en el último año.

Durante el encuentro, fue fundamental la presencia de autoridades institucionales, quienes agradecieron la labor de la Misión, a la vez que compartieron la visión y perspectivas de sus entidades, en el marco de la gestión del gobierno del presidente Iván Duque. El Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, destacó que “queremos seguir contando con el apoyo de la MAPP/OEA, su presencia territorial efectiva y discreta nos da tranquilidad a los colombianos”.

Adicionalmente, se generaron espacios de interlocución con la Consejera Presidencial para las Regiones, Karen Abudinen, donde se socializaron los aspectos más relevantes de la iniciativa “Construyendo País”. A su vez, la Viceministra de Asuntos Multilaterales, Adriana Mejía, destacó los retos y nuevos desafíos para la paz, valorando además “la capacidad que tienen como Misión de estar en sintonía con las dinámicas del territorio”.

Por otra parte, el Magistrado de la Jurisdicción Especial para la Paz Roberto Vidal, resaltó la importancia de la aplicación de modelos de justicia reparativa dentro de los procesos de reparación a víctimas; mientras que el Viceministro de Política Criminal y Justicia Restaurativa, Juan Francisco Espinosa, valoró la presencia territorial de la Misión en las zonas más afectadas por el conflicto en el país.

“Nuestra misión es seguir siendo útiles para la construcción de Paz en Colombia” señaló Roberto Menéndez, jefe de Misión, en el marco del cierre Taller Nacional. Este ha sido el objetivo de la MAPP/OEA en sus 14 años de trabajo ininterrumpido en los territorios, donde ha trabajado de cerca con las comunidades, organizaciones, líderes y defensores de derechos, apoyando el fortalecimiento de sus iniciativas locales de paz.

Reconciliación a través de los muros en la cárcel de Quibdó

Hacia las dos de la tarde del miércoles 19 de septiembre, en vísperas de las fiestas patronales de San Francisco de Asís, mejor conocidas como “San Pacho”, jóvenes de la zona norte de Quibdó se comenzaron a congregar a las afueras del establecimiento penitenciario y carcelario para enviar mensajes de aliento a las personas privadas de la libertad que se encuentran recluidas. A través de cantos y rezos tradicionales enviaron un mensaje de unidad y en contra de la discriminación, resaltando la importancia de las oportunidades que brinde la sociedad para que quienes han cometieron crímenes puedan reiniciar sus vidas en el camino de la legalidad, la reconciliación y la paz.

En respuesta, al interior del establecimiento penitenciario y carcelario, cerca de un centenar de personas privadas de la libertad ubicadas en el patio trasero comenzaron a acercarse al personal de la Alcaldía de Quibdó y organizaciones internacionales acompañantes para participar en el acto simbólico.

Cuando uno de los jóvenes líderes de la zona norte de Quibdó inició un canto de rap, al interior de la cárcel rápidamente se realizó una congregación de personas que se tomaron de las manos, de pie frente al sol de las tres de la tarde del Chocó, con los ojos cerrados y la cabeza gacha, pidiendo perdón por los crímenes cometidos y orando porque al salir, la sociedad a la que hicieron daño les otorgue una nueva oportunidad para recomenzar el camino.

Luego de este conmovedor acto, las personas participantes realizaron un intercambio de cantos y bailes con las personas del exterior, sin que los muros de la cárcel impidieran la realización de esta actividad de reconciliación.

Al finalizar el evento los participantes afirmaron haber presenciado un acto simbólico de reconciliación y paz sin precedentes en el departamento, en el que solo la voluntad de acercamiento entre las partes permitió un espacio de reflexión tanto al interior de la cárcel como fuera de ella.

Son precisamente este tipo de actividades de reconciliación y paz a las que apuesta el programa de Justicia Restaurativa de la Procuraduría General de la Nación, de la mano con las líneas de trabajo de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de los Estados Americanos (MAPP-OEA), que desde 2004 ha acompañado al gobierno de Colombia en las iniciativas de paz. Este espacio también cuenta con el apoyo de la Alcaldía Municipal de Quibdó, el INPEC y el PNUD.

Fase municipal del PDET en la cordillera nariñense

En el marco del fortalecimiento a la construcción participativa de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) acompañó, entre el 17 y el 20 de septiembre, las precomisiones municipales de Leiva, El Rosario, Policarpa y Cumbitara, en el departamento de Nariño.

En estos espacios, representantes de las comunidades, autoridades étnicas y organizaciones sociales se reunieron en las cabeceras de cada municipio para ajustar y validar las preiniciativas seleccionadas para cada uno de los ocho pilares de la estrategia PDET durante la fase veredal de la misma. Estas preiniciativas conformaron los respectivos Pactos Municipales de Renovación Territorial, con base en los cuales se construirá posteriormente el PDET del Alto Patía y Norte del Cauca: uno de los 16 Planes de Acción para la Transformación Regional (PATR) contemplados en el punto de Reforma Rural Integral, punto 1 del Acuerdo de Paz del Teatro Colón.

Esta fase municipal se llevó a cabo tras la celebración de una serie de diálogos preparatorios con la institucionalidad de cada municipio para armonizar las preiniciativas de los PDET con sus planes de desarrollo municipal, así como reuniones con sectores claves de la sociedad civil para ajustar las preiniciativas en temas de género y atención a víctimas, entre otros.

Además, estos espacios permitieron la realización de diálogos interculturales entre representantes de la población campesina y afrodescendiente. Gracias a esto, culminó la implementación de un mecanismo adicional de consulta, mediante el cual las comunidades étnicamente diferenciadas de cada municipio formularon sus propias preiniciativas de manera autónoma.

La MAPP/OEA ha coadyuvado en la elaboración e implementación de los PDET en la cordillera nariñense desde los inicios de las actividades de la ART en septiembre de 2017, apoyando encuentros entre líderes y lideresas de la cordillera para fortalecer sus aportes metodológicos; capacitando a más de 100 mujeres de los cinco municipios nariñenses incluidos en el PDET;  acompañando los encuentros étnicos de armonización de los PDET con los planes de vida de la comunidad afrodescendiente de la zona; y asistiendo a la institucionalidad local y regional para establecer una Red de Aliados Estratégicos (RAE) en el marco de la iniciativa PDET. De esta manera, la Misión ha tenido como objeto garantizar la construcción participativa de un plan de desarrollo regional que establezca las prioridades territoriales para la inversión estatal de los próximos diez años en algunas de las zonas más afectadas por el conflicto armado.

Estos espacios fueron convocados por la Agencia de Renovación del Territorio (ART) y acompañados por las administraciones de cada municipio, la Misión de Verificación de las Naciones Unidas, la Corporación 8 de Marzo y Pastoral Social.

Fortalecimiento de justicia del pueblo Barí

Con la participación de 20 autoridades indígenas, la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP/OEA) inició este lunes el proceso para fortalecer el gobierno y justicia propia del pueblo Barí. Esta iniciativa se enmarca en el Ejercicio Nación, que busca el reconocimiento y consolidación de los usos y costumbres de la Nación Barí, cuyos miembros habitan, principalmente, en el departamento de Norte de Santander.

Para este primer encuentro, la Misión realizó una introducción pedagógica de la normativa nacional e internacional sobre la jurisdicción especial indígena, así como sobre sus alcances, competencias y límites. Así mismo, se explicaron las posibilidades y dificultades que existen en materia de coordinación con la jurisdicción ordinaria y los retos de la aplicación de la justicia propia.

El objetivo de estos espacios es abrir el diálogo entre las autoridades Barí, para que conversen sobre los conceptos de justicia en su comunidad y discutan sobre sus mecanismos de aplicación, las conductas consideradas problemáticas en el territorio, los actores que intervienen en el proceso y su coordinación con las entidades nacionales.

Para la cosmovisión Barí, los saberes ancestrales explican la existencia, y plasman “todo lo que sale del corazón del hombre como representación de la protección hacia el mundo que rodea”. Estos saberes representan el conjunto de sus sentimientos, así como “la unión y fusión” que tienen con la naturaleza.

En este espacio, igualmente, se pudo generar un plan de trabajo conjunto entre la MAPP/OEA y el pueblo Barí, con el objeto de continuar afianzando el proceso de fortalecimiento de sus instituciones de justicia. Este proyecto hace parte de las actividades realizadas por la MAPP/OEA en el marco de las líneas de interjurisdiccionalidad y de fortalecimiento al Derecho Propio y responden al mandato de la Misión renovado en el año 2017.

“La desaparición no es una opción, buscarlos es nuestra convicción”

Bajo este lema, las organizaciones de familiares de víctimas de desaparición forzada y la Mesa Departamental de Víctimas de Nariño realizaron el 29 y 30 de agosto de 2018 una serie de actos simbólicos con el fin de dignificar a las víctimas de desaparición forzada en el territorio.

Los actos conmemorativos iniciaron con una eucaristía en el templo Cristo Rey, seguida por una gran marcha “por la vida y el regreso de los desaparecidos”, que recorrió las principales calles del centro de Pasto.

Una vez culminada la caminata, entidades y organizaciones de víctimas participaron en la entrega del “Jardín de la Memoria”, un espacio que se levanta en el Parque Chimayoy, a las afueras de la capital nariñense. Allí, los familiares de las víctimas han sembrado árboles que representan a sus seres queridos.

De igual forma, estuvo abierto al público durante estos días una exposición de fotografías y recuerdos de los desaparecidos de Nariño en la Galería de la Memoria, en el Centro Cultural el Nido.

Se espera que estos actos, así como el trabajo articulado y continuo de la Mesa Departamental de Desaparición Forzada, contribuyan de manera más eficiente a la búsqueda de los desaparecidos y al acompañamiento a sus familiares. También, que constituyan un aporte al trabajo de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD) para poder acceder a la verdad y la reparación que tan ansiosamente esperan miles de familias nariñenses.

Más imágenes:

Reactivación del Consejo municipal de paz, reconciliación y convivencia en Samaniego

Más de 50 representantes de la ciudadanía y la institucionalidad local de Samaniego, Pasto, se dieron cita el pasado 24 de agosto para buscar fórmulas que permitan fortalecer la participación e incidencia del Consejo Municipal de Paz, creado en 2008.

En este marco se propuso analizar el alcance del Consejo, así como las propuestas de paz territorial, pedagogía y cultura ciudadana en el municipio, con miras a robustecer la organización y la participación ciudadana para la construcción de una paz estable y duradera.

Esta sesión ampliada, presidida por la Secretaría de Gobierno de Samaniego, contó con la participación de más de 40 líderes y lideresas de organizaciones de víctimas, mujeres, y de la comunidad LGBTI.

También participaron concejales y representantes del Sindicato del Magisterio de Nariño (SIMANA), de emisoras comunitarias, de la asociación de mineros, de la Asociación Región de Abades, de Asojuntas, de profesionales de la salud y de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz (OACP). Además, contó con el acompañamiento de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas (UNVM), la Defensoría del Pueblo y la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA).

Orientada por su mandato, la MAPP/OEA, a través de la oficina de Pasto y sus demás oficinas regionales, viene acompañando el fortalecimiento de los Consejos Municipales de Paz, Reconciliación y Convivencia, así como otros espacios de diálogo y participación ciudadana que tengan continuidad en el tiempo y que le permitan a la población civil articularse con los distintos organismos del Estado para trabajar conjuntamente a favor de la paz.