COMUNICADO: MAPP/OEA condena asesinato del líder José Jair Cortés, y violencia contra líderes y lideresas sociales en el país

0 Shares

La Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) lamenta y repudia enérgicamente el asesinato del vocal de la Junta de Gobierno del Consejo Comunitario Alto Mira y Frontera, Jose Jair Cortés, asesinado en la tarde de este martes en la vereda El Restrepo de Tumaco, Nariño.

La Misión hace un llamado a las autoridades para adelantar con celeridad las investigaciones pertinentes con miras a esclarecer los hechos, brindar justicia y evitar la impunidad en este caso, así como en los registrados días atrás en la vereda El Tandíl, donde siete campesinos resultaron muertos en medio de una manifestación contra la erradicación de cultivos ilícitos y posteriormente una comisión humanitaria fue objeto de hostigamientos.

Además, la MAPPOEA exhorta al Gobierno Nacional a garantizar la seguridad de las poblaciones campesinas, afrodescendientes e indígenas de la zona. También, a reforzar las medidas de protección de los líderes sociales y defensores de Derechos Humanos, que deben ser adecuadas a las realidades de las personas y a las particularidades de los territorios, en su mayoría aislados y objeto de dinámicas violentas por el control de economías ilícitas y disputas entre diversos grupos armados ilegales.

Preocupa profundamente a la MAPP/OEA los asesinatos y amenazas a líderes que adelantan labores de visibilización de afectaciones y reivindicaciones sociales en Nariño y otras zonas del país. En concepto de la Misión, dichos atentados ponen en riesgo los procesos de construcción de paz, al tiempo que resquebrajan el tejido social de las comunidades, quienes se ven abocadas a continuas situaciones de violencia, tensión, zozobra y vulnerabilidad.

La Misión extiende sus más sinceras condolencias y solidaridad con la familia de Jose Jair Cortés, la comunidad y los miembros del Consejo Comunitario Alto Mira y Frontera. Finalmente, reitera su compromiso de continuar trabajando en Tumaco y en la región del Pacífico Nariñense, monitoreando y acompañando a las comunidades y al Estado colombiano en sus esfuerzos de construcción paz.