MAPP/OEA y organizaciones aliadas llevan libros a colegio en Sidón, Nariño

Los alumnos de la institución educativa recibieron 31 textos entre los que se encuentran informes de Memoria Histórica y literatura hispanoamericana e inglesa.

A partir de ahora, los y las estudiantes del colegio rural Sidón del municipio de Cumbitara, un pequeño pueblo nariñense ubicado a 4 horas y media de Pasto, tendrán 31 libros más para consultar. La Feria del Libro en Bogotá (FILBo) y la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de los Estados Americanos (MAPP/OEA) unieron esfuerzos para que la biblioteca de esta institución educativa sea ahora más robusta, en el marco de la campaña “Donar un libro es un hecho de paz”.

La intención de este acompañamiento es hacer de la biblioteca comunitaria un entorno seguro, que proteja a los niños, niñas y adolescentes de escenarios violentos. Actualmente, este municipio de la cordillera nariñense vive los efectos de la confrontación entre grupos armados ilegales.

Por eso, el Centro Nacional de Memoria Histórica también se sumó a la campaña, y llevó hasta el colegio varios de los informes que ha realizado sobre afectaciones en el marco del conflicto armado en Colombia. La Red Nacional de Bibliotecas Públicas aportó, por su parte, otros ejemplares para diversificar los contenidos de la donación y apoyó la selección de la institución educativa.

243 estudiantes del colegio rural Sidón tendrán desde ahora nuevos textos escolares.

La MAPP/OEA y las instituciones involucradas coinciden en afirmar que la memoria es un antídoto contra la repetición de hechos violentos en las regiones donde confluyen contextos de conflicto, criminalidad e inequidad.

Los 243 estudiantes no ocultaron su felicidad tras recibir los textos, que hacen parte de un plan de obras de construcción para el mejoramiento de la infraestructura escolar de aulas de clases, salas de informática, comedor y biblioteca. La María, el mítico libro del autor caleño Jorge Isaacs, fue uno de los que más llamó la atención de las y los estudiantes.

Los profesores también manifestaron su satisfacción por la llegada de los textos, que serán un insumo pedagógico para llenar a sus estudiantes de herramientas para encarar un futuro en paz.