Monitoreando condiciones carcelarias de miembros de las FARC y postulados de Justicia y Paz

0 Shares

cropped-logomapp.jpg

La Misión de Paz de la OEA ha realizado 290 visitas a las cárceles desde 2006, como parte del monitoreo judicial y carcelario que adelanta en el marco de Justicia y Paz y otras herramientas de Justicia Transicional. Esto ha permitido gestionar soluciones en el corto y el mediano plazo en relación con las condiciones de reclusión, como la realización de brigadas de salud y la valoración de médicos legistas a los denominados  ‘presos políticos’ de las FARC-EP que se encuentran en graves condiciones de salud.

A partir de este trabajo de monitoreo, la Misión se ha articulado con instituciones como el INPEC, el Ministerio de Justicia y la Procuraduría General de la Nación, entre otras, para lanzar alertas y entregar recomendaciones de manera directa. Así mismo, ha  generado espacios de diálogo entre las partes, que a su vez han conducido a la solución de problemáticas puntuales que afectan a los presos.

“Además de dar cumplimiento al mandato que tenemos como Misión, nos mueven razones humanitarias. Al ver la grave situación de algunos presos que necesitan atención médica inmediata, y teniendo en cuenta que ya tenemos establecido un sistema de monitoreo e incidencia carcelaria, hemos querido adelantar gestiones humanitarias que ya están teniendo fruto. Por ejemplo, ahora los llamados ‘presos políticos’ están en la agenda prioritaria de la salud”, explica Daniel Millares, responsable del área de Justicia Transicional y DDR de la MAPP/OEA.

Como resultado de la mediación adelantada por la MAPP/OEA con diferentes instituciones, entes de control y voceros de los presos políticos de las FARC-EP, los organismos encargados se comprometieron a realizar brigadas de salud en La Picota y otros centros carcelarios del país.

Así mismo, se realizarán valoraciones de médicos legistas a los 34 internos  de las FARC-EP priorizados por su grave estado de salud. Sin embargo, se estima que más de 200 reclusos de este grupo se encuentran  enfermos.

Estas medidas posibilitaron, además, el levantamiento de la huelga general  que varios internos adelantaron durante los últimas días.

Las acciones de monitoreo y acompañamiento en materia carcelaria adelantadas por la MAPP/OEA permiten caminar hacia un escenario de posconflicto, con el respeto de los derechos fundamentales como garantía para la construcción de una paz duradera.